Descargar Aplicación

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS: 14 al 20 de junio del 2021, Deuteronomio 5 al 6, Respuestas. 

Deuteronomio 5:21 ¿Qué nos enseña la ley contra la codicia? (w19.02 22 párr. 11)

Nos enseña que debemos aprender a identificar los malos pensamientos, si lo hacemos, lograremos tener control sobre ellos y de esta manera evitaremos llevar a cabo malas acciones. Jehová ve más allá de nuestras apariencias, ve nuestros corazones, y no le podemos ocultar ningún pensamiento, sentimiento ni acción. Así que identificamos a tiempo nuestros malos pensamientos, lograremos proteger nuestro corazón.




COMENTARIOS ADICIONALES

Si un israelita permitía que los malos deseos crecieran en su interior, era probable que no mostrara amor a los demás. Eso fue lo que le pasó al rey David, cuando deseó a una mujer casada, y ese deseo lo llevó a pecar (Sant. 1:14, 15). Cometió adulterio con ella, y aunque trató de engañar a su esposo y se aseguró de que este muriera en batalla, fue algo que no quedó oculto ante los ojos de Jehová, además de que sufrió las consecuencias de sus malas acciones.

Jehová puede leer nuestros corazones, ve lo que realmente somos por dentro, así que, cuando un israelita violaba la ley sobre la codicia, él lo sabía (1 Crón. 28:9). Sin embargo es importante que recordemos que Jehová busca lo bueno de nosotros y nos brinda su ayuda para que lo desarrollemos de la mejor manera.

Jesucristo enseñó que la codicia contamina al hombre (Mr 7:20-23) y que debe evitarse. Incluso reforzó esta enseñanza con la ilustración que se menciona en Lucas 12:15-21 de un hombre rico y codicioso que al morir ya no tuvo más beneficio ni control de su riqueza y, además, se encontró en la lamentable situación de no ser “rico para con Dios”. 

Tal como leemos en Deuteronomio 5:21, se nos enseña a cultivar buenos sentimientos y a desarraigar sentimientos nocivos de nuestro corazón que puedan poner en riesgo nuestra espiritualidad.

Jehová ve nuestro corazón y ve todo lo bueno que tenemos dentro aún con nuestras imperfecciones. Claro está, que aunque Jehová vea lo bueno y le de más importancia a esto, también ve sentimientos que pueden no ser tan buenos. Dada nuestra imperfección es normal tenerlos, y es por ello que debemos luchar contra estos sentimientos para evitar que se conviertan en malas acciones y para tener un corazón limpio y sincero.

¿Qué perlas espirituales ha encontrado sobre Jehová, el ministerio y otros temas en la lectura bíblica de esta semana?

Deuteronomio 6:8 encontramos la indicación de Jehová de que las leyes que Él les había dado a los israelitas debían estar en sus manos y en sus frentes. Aunque esta indicación es en sentido figurado lo que deseaba transmitir en el pasado y aún en nuestros días es que mediante nuestras acciones —representadas por nuestras manos— debemos demostrar que somos obedientes a Jehová y que al igual que una “cinta en la frente”, nuestra obediencia debe ser evidente a todos. 

Deuteronomio 6:16 leemos el recordatorio a los israelitas de que no debían poner a prueba a Jehová cómo ya lo habían hecho en cierto lugar llamado Masá. Este suceso de Masá se encuentra registrado en Éxodo 17:2, donde el pueblo se puso a discutir con Moisés debido a la falta de agua. Y parece ser que fue un suceso muy recordado ya que en los Salmos y en la carta a los Hebreos también se hace referencia a este suceso. Sería bueno entonces que cada uno de nosotros también cuidemos nuestra actitud para con lo que Jehová nos da y nunca manifestemos una actitud desafiante.

Deuteronomio 5:7 encontramos el mandato de parte de Jehová hacia el pueblo de Israel de: “Nunca tener otros dioses aparte de Él”. Y es que Jehová era para el pueblo de Israel tanto su Dios como su rey, su cabeza espiritual y gubernativa. Por lo que, cuando un israelita quebrantaba este mandamiento, inclinándose ante otros dioses, incurría en un pecado de lesa majestad o traición, el más grave de todos los pecados y por el que se prescribía la pena más severa. De igual manera, en nuestros días debemos de ser muy cuidadosos de no darle honra o adoración a nada ni nadie más que a Jehová Dios.

Deuteronomio 5:11 es uno de los versículos que lamentablemente se ha malinterpretado y ha hecho que mucha gente defienda el hecho de que no se debe de usar el nombre de Dios. Algunos defienden el hecho de que este versículo menciona que el nombre de Dios no se debe de usar en vano o de manera indigna, sin embargo  cierto lexicón hebreo traduce la expresión “en vano” como: “Decir un nombre sin razón […] utilizar mal un nombre”.⁠ Por lo tanto, el mandamiento no prohíbe emplear el nombre divino, más bien prohíbe el utilizarlo mal.

Deuteronomio 6:5 encontramos la expresión “tienes que amar a Jehová con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas”. Dado que sabemos que el alma abarca básicamente a toda la persona, quizá surja la pregunta ¿por qué se mencionan por separado al corazón y al alma?. Esto se puede responder pensando en un esclavo, que vende su alma a otra persona. Sin embargo, pudiera ocurrir que no sirviera a su amo de todo corazón, es decir que no utilizase todas sus fuerzas o facultades mentales en favor de los intereses de su amo. Es por eso que en este versículo y otros se nos exige servir a Jehová de todo corazón y de toda alma, sin exclusión de parte alguna de nuestro cuerpo, funciones, capacidades o deseos.

Deuteronomio 6:11 vemos cómo una vez que Israel entrara a la tierra prometida heredarían ‘casas llenas de toda suerte de cosas buenas, cisternas labradas, viñas y olivares ya plantados que daban fruto’. El hecho de que heredaran una tierra que ya se estaba cultivando fue muy conveniente, pues la gran mayoría de los hebreos que habían conocido la agricultura en Egipto habían perecido en el desierto, por lo que habría pocos labradores competentes con experiencia práctica, si acaso alguno, capaces de dar comienzo a la labranza de una tierra nueva y extraña para ellos.

Deuteronomio 5:7. Un texto muy claro donde nos dice que no tengamos otros dioses aparte de mí. Y esto se extiende a grandes campos en la actualidad. El dinero es un dios para muchas personas, los deportes para otras, el trabajo para muchas. Todo lo que se ponga por delante de nuestro servicio a Dios puede convertirse en un dios. Debemos tener mucho cuidado con esto, y poner siempre en primer lugar a Jehová.

Deuteronomio 5:9. Este inclinar y serviles se puede extrapolar a cómo dedicamos nuestro tiempo. Si cada vez estamos haciendo más horas en el trabajo a costa de nuestra predicación, adoración en familia o incluso de alguna reunión. Lo que realmente estaríamos haciendo es inclinarnos y servir a nuestro jefe, a nuestro trabajo. Y esto es muy peligroso, la mayor parte de nuestras energías deben ir dirigidas a Jehová, todo lo demás es secundario.

Deuteronomio 5:10. No hay duda de que si amamos a Jehová, Él nos mostrara el mismo amor o como dice el texto “por mil”. La felicidad de las familias cristianas se basan en esto, en que todos aman a Jehová y le obedecen, tal es así, que Jehová nos ama por igual y nos cuida. No queremos perder esta bonita relación de amor por nada que ofrece este sistema.

Deuteronomio 5:13. Jehová conoce la necesidad de trabajar, de hecho, cuando Adán y Eva pecaron ya dijo que iba a costar mucho ganar nuestro sustento. Permitió trabajar 6 días a la semana y un día exclusivo para él. No se nos prohíbe trabajar, ni mucho menos, pero sí se nos prohíbe solo pensar en trabajo. También debemos dedicar tiempo a Jehová, que es mucho más importante que el trabajo.

Deuteronomio 5:16-21. Conocemos todos estos mandamientos y vemos que el pueblo de Dios está libre de estos pecados a diferencia de lo que ocurre en este sistema. ¿Y qué es lo que provoca? Muchos problemas sociales y económicos. ¿Y qué ocurre con el pueblo de Dios? Que sea un pueblo feliz y sabio sin estos problemas. ¡Cuánto nos alegra la sabiduría de Jehová y el regalo que nos ha hecho con darnos su Palabra!.

Deuteronomio 5:29. Normalmente el temor se asocia a miedo. Pero Jehová no quiere que le tengamos miedo, sí temor. Temor en el sentido de señal de respeto, admiración y sumisión a su voluntad y su Palabra. Ese es el temor que estos hombres tenían, y el que debemos tener nosotros para realmente amarlo y acercarnos a Jehová.

Deuteronomio 6:5. Este versículo no deja ninguna duda de cómo debe ser nuestro amor por Jehová, de todo corazón y alma, con todas nuestras fuerzas. Claro, para que esto sea posible, sobre todo cuando se comienza en la verdad, se debe aprender de él, de sus cualidades, de su Palabra… solo así nos podemos acercar a una persona, conociéndola… solo así nos podemos acercar más a Dios y amarlo cada vez más.

Deuteronomio 6:7. Independientemente de que cuando nuestros hijos crezcan y sean mayores de edad tomen sus propias decisiones. El deber de un padre para cumplir con el mandato bíblico de Dios es inculcarle el mismo amor que sentimos nosotros por Él. Así también nos estaremos asegurando que ellos mismos creen su propia relación con Dios al conocer lo bueno y justo que es.

Deuteronomio 6:9. Para que nuestros hijos aprendan de la importancia del amor a Jehová, éste que sienten los padres debe impregnar toda la casa, todas las puertas. Si los padres no dan un ejemplo de adoración pura y amor a Jehová en todos los sentidos, es muy difícil que los hijos, quienes luchan con las presiones de este sistema, lo hagan.

Deuteronomio 6:20. “En el futuro cuando tu hijo te pregunte (…)”. Nuestros hijos que nacen en la verdad nos pueden preguntar porqué somos testigos de Jehová. Posiblemente esta pregunta se la hacen otros compañeros de su clase. Jehová dio la instrucción de que se respondiera con exactitud esta pregunta en la antigüedad. Nosotros debemos hacer lo mismo, y no dar por asentadas estas cosas, dejar claro a nuestros hijos porqué servimos a Dios cuando la mayoría de personas y de sus compañeros de clase no lo hacen.

Deuteronomio 5:1. Si los israelitas querían contar con la aprobación de Jehová, recibir bendiciones y ser reconocidos como su pueblo, debían prestar mucha atención a las normas y las decisiones judiciales que tenían en su Ley, pero ahí no acababa la cosa ya que ellos debían aprendérselas y obedecerlas al pie de la letra, en otras palabras, debían aprender la Ley al pie de la letra, en nuestro caso no debemos aprender un reglamento escrito lleno de leyes cristianas pero si debemos aprender y aplicar en nuestra vida los principios bíblicos, de esta manera lograremos obtener la aprobación de Jehová, obtendremos muchas bendiciones y tendremos la satisfacción de ser reconocidos como sus siervos.

Deuteronomio 5:8. Recordando uno de los mandamientos que los israelitas recibieron de parte de Jehová, Moisés dijo que no debían hacerse imágenes talladas que tenga forma de algo que esté arriba en los cielos, abajo en la tierra o debajo en las aguas, ahora bien, en la Traduccion del Nuevo Mundo con Referencias la parte final de texto dice “que esté en las aguas debajo de la tierra”, pueda que nos preguntemos a que se refería Moisés, al parecer esta fue una referencia a las criaturas acuáticas que hay en las aguas de la tierra, las cuales están por debajo del nivel del terreno,  esto incluiría los ríos, lagos, mares y aguas subterráneas.

Deuteronomio 5:11. Muchas personas usan este texto para dar la ida de que usar el nombre de Dios estaba prohibido desde que se enseñó los diez mandamientos, pero si examinamos con más atención, el texto no prohíbe pronunciar el nombre divino pero lo que si prohíbe es que utilízalo mal como por ejemplo usarlo como en juramento que era mentira, si Jehová no hubiera deseado que el hombre pronunciara su nombre, podría haberlo prohibido explícitamente, sin embargo, la Biblia no prohíbe en ningún pasaje su uso correcto ni su pronunciación, de hecho, Dios condenó reiteradamente a los que procuraban que Su pueblo olvidara Su santo nombre.

Deuteronomio 5:21. Estemos solteros o casados, debemos tener en cuenta este mandado que Jehová le dio a su pueblo, de hecho Jesús, tomando en cuenta ese mandamiento, habló de la importancia de del matrimonio, puesto que desde la unión ellos llegarían a ser una sola carne y que  lo que Dios ha unido bajo un yugo, no lo separe ningún hombre, si cualquier cristiano llega a albergar ese deseo impuro, debe desarraigarlo de inmediato, aunque le suponga un gran dolor emocional por haber permitido que ese anhelo egoísta crezca en su interior, por eso es vital que rechace los malos pensamientos y reprima los impulsos pecaminosos de un corazón traicionero.

Deuteronomio 6:4. Podemos usar este texto para refutar la doctrina de la trinidad ya que indica claramente que Jehová nuestro Dios es un solo Jehová, no dice que él sea tres personas divinas en un solo Dios, también podemos basarnos usando el contexto tomando en cuenta que los israelitas salieron de una nación en donde se adoraban tríadas de dioses, por eso se mandó a la nación que adorara únicamente a un Dios, incluso podemos mencionar las declaraciones de rabinos maestros en la Ley que reconocen que lo que dice el texto es una sublime declaración solemne de monoteísmo absoluto es una declaración de guerra contra todo politeísmo y que la Ley excluye la trinidad del credo cristiano como violación de la Unidad de Dios.

Deuteronomio 6:5-7. A los padres israelitas se les recordó tres cosas importantes, primero que debían amar a Jehová con todo su corazón y con toda su alma y con toda su fuerza, segundo que la Ley debía estar en sus corazones y tercero que debían enseñar tales cosas a sus hijos y para ello tenían que dar un buen ejemplo, actualmente para enseñar a sus hijos a amar a Jehová, usted mismo tiene que amarlo y atesorar sus dichos en el corazón, porque usted es el maestro principal de sus hijos y lo que aprenden de su ejemplo tendrá un profundo efecto en ellos. Y no hay nada que ejerza más influencia en la vida de un niño que el ejemplo de sus padres.

Deuteronomio 6:9. Este versículo menciona que los padres israelitas debían escribir la Ley en los postes de las puertas de su casa para que sirviera de recordatorio, algunas actualmente piensan que esto era algo que debía hacerse y que de hecho es algo que se debe seguir haciendo colocando textos y pasajes bíblicos en diferentes partes de la casa, pero esto no significa que los padres habían de escribir literalmente las leyes divinas en las puertas, el objetivo era recordarles constantemente los mandamientos de Dios, esta instrucción debía impartirse de forma tan periódica y constante, que sería como si tuviesen siempre enfrente las normas divinas.

 

Deuteronomio 6:11. Cuando los israelitas entraron en la Tierra Prometida y se establecieron en ella enseguida emprendieron una vida agropecuaria, en ese aspecto ellos tuvieron una gran venta ya que tal como dice el texto, ellos heredaron cisternas ya construidas y terrenos ya sembrados y la gran mayoría de los israelitas que habían conocido la agricultura en Egipto habían perecido en el desierto puesto que formaban parte de la generación que se había rebelado contra Jehová, por lo que habría pocos labradores competentes con experiencia práctica, si acaso alguno, capaces de dar comienzo a la labranza de una tierra nueva y extraña para ellos así que esta circunstancia fue una gran ventaja.

2 comentarios en «BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS 2021, Semana Del 14 al 20 de junio , Deuteronomio 5 al 6, Respuestas.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *