Descargar Aplicación

Estudio De La Atalaya, 9-15 de agosto 2021, Con Jehová, nunca estamos solos, Respuestas Subrayadas.

1. ¿Por qué se sienten solos a veces algunos siervos de Jehová?

CASI todos nos hemos sentido solos en algún momento. Para algunos, es algo pasajero. Pero, en el caso de otros, es un sentimiento que no logran quitarse de encima. Hay quienes se sienten solos a pesar de estar rodeados de muchas personas. A algunos les cuesta adaptarse a su nueva congregación. Otros vienen de familias muy unidas y sienten un gran vacío cuando se mudan lejos. Hay quienes han perdido a un ser querido y extrañan muchísimo su compañía. Y algunos cristianos, sobre todo los que son nuevos en la verdad, se sienten solos debido al rechazo o la oposición de familiares y examigos que no son Testigos.

2. ¿Qué preguntas responderemos en este artículo?

Jehová nos conoce a la perfección y nos comprende. Así que él sabe cuándo nos sentimos solos y desea ayudarnos. En este artículo, responderemos las siguientes preguntas: ¿Cómo nos ayuda Jehová a luchar contra la soledad?, ¿Qué podemos hacer si nos sentimos solos? y ¿Qué podemos hacer para ayudar a los hermanos de nuestra congregación que se sienten solos?

JEHOVÁ ESTÁ PENDIENTE DE CÓMO NOS SENTIMOS

ILUSTRACION:

Un ángel despierta a Elías y le sugiere que coma algo. A su lado hay un pan redondo sobre piedras calentadas y una jarra de agua.

Jehová le envió a un ángel a Elías para confirmarle que no estaba solo. (Vea el párrafo 3).

3. ¿Cómo demostró Jehová que estaba pendiente de Elías?

Jehová se interesa profundamente en el bienestar de todos sus siervos. Él está cerca de cada uno de nosotros y sabe cuándo nos ha invadido el desánimo (Sal. 145:18, 19). Veamos cómo estuvo pendiente del profeta Elías.  Este siervo fiel de Dios vivió en una época complicada en la historia del pueblo de Israel. Poderosos enemigos de Dios perseguían con crueldad a sus siervos y estaban empeñados en asesinar a Elías (1 Rey. 19:1, 2). Elías pensaba que era el único profeta de Jehová que quedaba, y esto lo tenía muy afligido (1 Rey. 19:10). De inmediato, Jehová hizo algo para ayudar a Elías: le envió a un ángel para confirmarle que no estaba solo y que todavía había muchos israelitas fieles (1 Rey. 19:5, 18).

4. ¿Cómo muestra Marcos 10:29, 30 que Jehová se interesa por los que han perdido el apoyo de familia o amigos?

Jehová sabe que hemos hecho muchos sacrificios a fin de servirle. Puede que hayamos perdido el apoyo de familiares y amigos que no sirven a Jehová. Una vez, el apóstol Pedro le dijo a Jesús, quizás un tanto preocupado: “Mira que nosotros lo hemos dejado todo para seguirte. ¿Qué vamos a recibir?” (Mat. 19:27). Con cariño, Jesús les confirmó a sus discípulos que tendrían una inmensa familia espiritual (lea Marcos 10:29, 30). Y nuestro Padre celestial, Jehová, promete que les brindará su apoyo a los que le sirven (Sal. 9:10). Veamos cómo podemos beneficiarnos de esa ayuda en la lucha contra la soledad.

QUÉ PODEMOS HACER SI NOS SENTIMOS SOLOS

5. ¿Por qué es bueno que pensemos en cómo nos está ayudando Jehová?

Pensar en cómo nos está ayudando Jehová (Sal. 55:22). Esto nos ayudará a ver las cosas con equilibrio. Una hermana soltera llamada Carol, * que es la única Testigo en su familia, dice: “Lo que de verdad me ayuda a no sentirme sola es pensar en cómo me ha apoyado Jehová cuando he tenido dificultades. Eso me confirma que Jehová no me abandonará en el futuro”.

6. ¿Cómo puede animar 1 Pedro 5:9, 10 a quienes se sienten solos?

Pensar en cómo Jehová está ayudando  a otros hermanos que se sienten solos (lea 1 Pedro 5:9, 10). Hiroshi, un hermano que durante años ha sido el único Testigo en su familia, dice: “En la congregación, es fácil ver que nadie tiene las circunstancias perfectas. Saber que todos estamos dando lo mejor a Jehová nos anima a los que no tenemos familia en la verdad”.

7. ¿Cómo le ayuda a usted la oración?

Mantener una buena rutina espiritual. Es importante que le abramos nuestro corazón a Jehová y le digamos cómo nos sentimos (1 Ped. 5:7). Veamos lo que cuenta Massiel, una hermana joven a quien su familia le dio la espalda cuando decidió servir a Jehová: “Una de las cosas que más me ayudó a luchar con los sentimientos de soledad fue orar con todas mis fuerzas a Jehová. Era un verdadero Padre para mí. Hablaba con él todos los días, muchas veces al día, y le expresaba mis sentimientos”.

ILUSTRACION:

Un hermano viudo escucha grabaciones de audio.

Escuchar las grabaciones de la Biblia y las publicaciones nos puede ayudar a no sentirnos tan solos. (Vea el párrafo 8). *

8. ¿Cómo le ayuda a usted leer la Palabra de Dios y meditar en ella?

También es importante leer la Palabra de Dios con regularidad y meditar en relatos que nos recuerden cuánto nos ama Jehová. Bianca, una hermana que tiene que soportar los comentarios negativos de su familia, dice: “Me ayuda mucho leer historias de la Biblia y biografías de siervos de Jehová que han pasado por problemas parecidos y meditar en lo que leo”. Algunos hermanos se aprenden de memoria textos que son animadores, como Salmo 27:10 e Isaías 41:10. Otros se preparan para las reuniones o hacen su lectura de la Biblia utilizando las grabaciones de audio. Han visto que esto los ayuda a sentirse menos solos.

9. ¿Cómo le beneficia a usted ir a las reuniones?

Debemos esforzarnos por asistir a las reuniones con regularidad, pues nos animan y nos dan la oportunidad de conocer mejor a los hermanos (Heb. 10:24, 25). Massiel, mencionada en el párrafo 7, cuenta: “Aunque era muy tímida, me propuse asistir a todas las reuniones y dar un comentario. Esto me ayudó a sentir que era parte de la congregación”.

10. ¿Por qué es importante que nos hagamos amigos de hermanos fieles?

Hacernos amigos de hermanos fieles. Hagámonos amigos de hermanos que sean un buen ejemplo para nosotros, aunque no sean de nuestra misma edad o vengan de otra cultura. La Biblia nos recuerda  que “hay sabiduría entre la gente mayor” (Job 12:12). Pero los mayores también pueden aprender mucho de los jóvenes fieles. David era mucho menor que Jonatán, pero llegaron a ser muy buenos amigos (1 Sam. 18:1). Ambos se dieron el apoyo necesario para servir a Jehová en medio de graves dificultades (1 Sam. 23:16-18). Irina, una hermana que en la actualidad es la única Testigo en su familia, dice: “Nuestros compañeros cristianos pueden llegar a ser como padres o hermanos. Jehová puede usarlos para que sean la familia que necesitamos”.

11. ¿Qué hay que hacer para tener buenos amigos?

Puede que para algunos no sea fácil hacer nuevos amigos, sobre todo si son un poco retraídos. Veamos lo que confiesa Ratna, una hermana tímida que afrontó oposición cuando aprendió la verdad. Dice: “Tuve que aceptar el hecho de que necesitaba la ayuda y el apoyo de mi familia espiritual”. Quizás nos cueste expresarle a alguien cómo nos sentimos, pero esa es la base de una buena amistad. Nuestros amigos quieren animarnos y apoyarnos, pero debemos ayudarlos a saber cómo hacerlo.

12. ¿Cómo nos ayuda la predicación a hacer buenos amigos?

Participar en el ministerio con otros hermanos es una de las mejores formas de hacer amigos. Carol, citada en el párrafo 5, dice: “He hecho muchas amistades bonitas predicando con las hermanas y participando en otras actividades teocráticas. Jehová ha usado estas amistades a lo largo de los años para darme su apoyo”. Sin duda, vale la pena esforzarnos por hacernos amigos de hermanos fieles. Jehová los utiliza para ayudarnos en los momentos difíciles, como por ejemplo cuando nos sentimos solos (Prov. 17:17).

HAGAMOS QUE OTROS SE SIENTAN PARTE DE NUESTRA FAMILIA

13. ¿Qué responsabilidad tenemos todos?

Todos debemos contribuir a que haya paz y amor en la congregación. Así nadie se sentirá totalmente solo (Juan 13:35). Lo que hagamos y digamos puede marcar la diferencia. Una hermana recuerda: “Cuando aprendí la verdad, la congregación se convirtió en mi familia. Sin su apoyo, no habría podido llegar a ser testigo de Jehová”. ¿Qué podemos hacer para que los que están solos en la verdad se sientan parte de la congregación?

14. ¿Cómo podemos hacernos amigos de los que son nuevos en la congregación?

Tomemos la iniciativa y ofrezcamos nuestra amistad. Podemos empezar recibiendo con cariño a los que son nuevos en la congregación (Rom. 15:7). Pero debemos ir más allá de un saludo amigable. Queremos hacer buenos amigos con el paso del tiempo. Para ello, seamos amables y mostremos interés sincero en los nuevos. Tratemos de entender los problemas que tienen sin entrometernos en su vida. Puesto que a algunos quizás se les haga difícil decir cómo se sienten, tengamos cuidado de no hacer que se sientan obligados a hablar. Más bien, hagamos preguntas prudentes con cariño y escuchemos con paciencia. Por ejemplo, podemos preguntarles cómo llegaron a conocer a Jehová.

15. ¿Cómo pueden ayudar los cristianos maduros a los demás hermanos de la congregación?

Cuando los cristianos maduros, sobre todo los ancianos, se interesan en los demás, la congregación se fortalece en sentido espiritual. Melissa, que fue criada en la verdad por su madre, dice: “Las palabras no me alcanzan para agradecer que, a lo largo de los años, haya habido hermanos dispuestos a portarse como padres para mí. Siempre que necesito hablar, hay alguien que me escucha”. Veamos lo que cuenta Mauricio, un hermano joven que se sintió abandonado cuando el que había sido su maestro de la Biblia se hizo inactivo: “Una de las cosas que más me ayudó fue el interés personal de los ancianos. Sacaban tiempo para hablar conmigo con regularidad, me acompañaban en la predicación, me contaban sobre alguna perla que hubieran hallado en su estudio personal de la Biblia y hasta hacían deporte conmigo”. Tanto Melissa como Mauricio han estado sirviendo a Jehová a tiempo completo.

ILUSTRACION:

Un hermano y su hija visitan a un hermano mayor y le llevan galletas.

¿Hay alguien de la congregación que agradecería que le ofreciéramos nuestro cariño y compañía? (Vea los párrafos 16 a 19). *

16, 17. ¿De qué maneras prácticas podríamos ayudar a algunos hermanos?

Demos ayuda práctica (Gál. 6:10). Un misionero llamado Leo, que sirve lejos de su familia, dice: “A menudo, todo lo que necesitas es un sencillo acto de bondad en el momento oportuno. Recuerdo lo que pasó un día que tuve un accidente con mi vehículo. Cuando por fin llegué a mi casa, tenía los nervios de punta. Pero entonces un matrimonio me invitó a su casa para comer algo sencillo. No recuerdo lo que me dieron, pero se me quedó grabado el cariño con el que me escucharon. Al final, me sentía mucho mejor”.

Todos disfrutamos de estar en nuestras reuniones especiales, como las asambleas, en parte porque estamos con los hermanos y hablamos sobre el programa. Pero veamos lo que explica Carol, citada antes: “Las asambleas son ocasiones especialmente difíciles para mí, pues, aunque estoy rodeada de cientos o hasta miles de hermanos, la mayor parte de ellos están con sus familias.  El sentimiento de soledad es muy fuerte”. Para algunos es muy duro ir a una asamblea por primera vez después de la muerte de su esposo o su esposa. ¿Conocemos a alguien que esté en alguna situación parecida? ¿Podríamos invitarlo a estar con nuestra familia en la siguiente reunión especial?

18. ¿Cómo podemos mostrar hospitalidad de acuerdo con 2 Corintios 6:11-13?

Pasemos tiempo juntos. Tratemos de incluir en nuestras actividades sociales a diferentes hermanos y hermanas, sobre todo aquellos que pudieran sentirse solos. Queremos abrir “de par en par nuestro corazón”, en especial con ellos (lea 2 Corintios 6:11-13). Melissa, citada en el párrafo 15, recuerda: “Nos encantaba que algunas familias nos invitaran a ir a su casa o a ir de viaje con ellos”. ¿Hay alguien en nuestra congregación con quien pudiéramos ser hospitalarios?

19. ¿En qué momentos es muy importante que estemos cerca de algunos hermanos?

Hay ciertos momentos del año en los que algunos hermanos agradecerían tenernos cerca. Por ejemplo, a quienes tienen familiares no Testigos se les pueden hacer difíciles los días de fiesta. Para otros, hay ciertas fechas que son muy dolorosas, como la del aniversario de la muerte de un ser querido. Cuando les dedicamos tiempo a estos hermanos, les mostramos que nos preocupamos sinceramente por ellos (Filip. 2:20).

20. ¿Cómo pueden ayudarnos las palabras de Jesús en Mateo 12:48-50 cuando nos sentimos solos?

Hay muchas razones por las que un cristiano a veces pudiera sentirse solo. Pero no debemos olvidar que Jehová sabe muy bien cómo nos sentimos. A menudo usa a nuestros hermanos para darnos lo que necesitamos (lea Mateo 12:48-50). Por nuestra parte, nosotros podemos mostrar que lo agradecemos esforzándonos por apoyar a nuestra familia espiritual. Sin importar cómo nos sintamos en algunos momentos, nunca estamos solos, porque Jehová está allí, a nuestro lado.

¿QUÉ RESPONDERÍA?

¿Por qué sabemos que Jehová está pendiente de cómo nos sentimos?

Sabe que hemos hecho sacrificios para servirle o pasamos por situaciones difíciles y usa a hermanos para animarnos así como lo hizo con Elías enviando un ángel.

¿Qué podemos hacer si nos sentimos solos?

Pensar como nos ayuda Jehová. Y como ayuda a los que se sienten solos. Mantener una buena rutina espiritual. Hacernos amigos de hermanos fieles.

¿Qué podemos hacer para que los hermanos se sientan parte de la congregación?

Ofrezcamos nuestra amistad, demostremos interés genuino. Demos ayuda práctica, visitarlos o invitarlos a nuestras casas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *