Descargar Aplicación

Estudio del Libro de la congregación, Semana del 9 al 15 de Noviembre del 2020, Imitemos el ejemplo de Jesús, Respuestas.

 

Estudio bíblico de la congregación (30 mins. o menos), ¿Cómo podemos imitar a Jesús en estos campos?.

SEAMOS COMPASIVOS

Jesús Debido a su perfección, no experimentó muchos de los problemas y preocupaciones que tenemos los humanos. Aun así, se interesó sinceramente en las personas y estuvo dispuesto a hacer grandes sacrificios por ellas. No se limitó a hacer solo lo necesario, sino que fue más allá. Sin duda, la compasión lo motivó a ayudar a los demás. 

Podemos ver algunos ejemplos en los capítulos 32, 37, 57 y 99.

LECCIONES DE LOS CAPÍTULOS

En el capítulo 32 aprendimos que Jesús muestra compasión al curar en sábado a un hombre que tiene la mano paralizada, su actitud fue muy diferente de la de los líderes religiosos que no querían ayudarlas, ¿Como podemos mostrar compasión?, lo podemos hacer de varias maneras: ayudando al prójimo en asuntos cotidianos, participando en la madre de socorro, ayudando a los mayores y a los enfermos  y ayudando a las personas a conocer a Jehová.

Por ejemplo Jesús fue compasivo con personas que la sociedad de su tiempo las trataba mal ya sea por su raza por ejemplo en el capítulo 57, habla que ayude o ayudó a una mujer de origen griego y también ayudaba a los más pobres como los ciegos que eran indigentes, nosotros también podemos mostrar esa compasión al no ser parciales en la predicación pues Jehová ha dado la oportunidad de que se salven todas las personas.

También en el capítulo 57, aprendimos que Jesús trataba bien a las personas que venían a él, hasta en momentos que no eran convenientes, por ejemplo mostró compasión al expulsar un demonio de la hija de una mujer Sirofenicia, los Cristianos Imitamos a Jesús al no permitir que influya en nosotros la actitud de las personas que muestran poca consideración en este mundo agitado que exige cada vez más de nuestro tiempo y energías. Aún así no queremos ceder fácilmente a las presiones y perder nuestros buenos modales queremos esforzarnos por sostener las normas elevadas de los modales Cristianos en el mundo maleducado de hoy día.

En el capítulo 99 observamos que le dio la oportunidad de que Zaqueo quien era un recaudador de impuestos, que no era observado de buena manera en su localidad, le predicó y vemos que su vida cambió, entonces este ejemplo también nos ayuda a no juzgar a las personas, pues no sabemos lo que hay en el corazón de las personas y puede que éstas también lleguen a ser siervos leales de Jehová.

Además en el capítulo 57 hay una gran lección para los hermanos que llevan la delantera, pues cuando Jesús curó a un hombre sordo tomó en cuenta sus sentimientos, y por eso cuando lo iba a curar lo apartó de la multitud antes de curarlo, los ancianos también cuando damos un consejo a un hermano tiene que ser en privado, para que así no podemos avergonzar al hermano delante de otras personas.

SEAMOS ACCESIBLES

Personas de todas las edades —jóvenes y mayores— se sentían con la libertad de acercarse a Jesús porque él no era distante ni tenía aires de superioridad. Al ver el interés personal que les mostraba, todos se sentían cómodos con él. 

Fijémonos en cómo demostró ser accesible en los capítulos 25, 27 y 95.

LECCIONES DE LOS CAPÍTULOS

En el capítulo 95, vemos que Jesús era accesible, es por eso que los niños se acercaban a él con confianza, y un buen ejemplo que nos deja a las personas mayores, pues en la congregación a veces siempre nos centramos en personas de nuestra edad, pero debemos sacar tiempo también para conversar con los jóvenes, y también para conversar con los niños, pues así también ellos se van a sentir parte de la congregación y estaremos imitando a Jesús al ser accesible.

En el capítulo 27, Jesús mostró ser accesible al no despreciar a personas imperfectas y pecaminosas como los recaudadores de impuestos, él deseaba ayudarlas en sentido espiritual, por eso aceptó estar en el banquete que ofreció Mateo y enseñarles que debían tener una amistad con Jehová, en imitación a Jesús los ancianos cristianos en particular se esfuerzan por ser accesible cuando nunca dan la impresión de que están tan ocupados que no pueden atender las necesidades del rebaño de Dios, también los demás cristianos somos accesibles cuando les hablamos del Reino a toda clase de personas y no las tachamos de casos perdidos, pues deseamos que tengan una amistad con Jehová.

También en el capítulo 95, se destaca el tema de ser accesibles, allí aprendimos que las personas llevan sus hijos entre ellos bebés a Jesús para que los bendiga, él era accesible pues es significativo que hasta los niños se sintieran cómodos con él, seguramente no les hubiera atraído un hombre frío áspero que nunca sonriera ni se riera. A Jesús se acercaban personas de todas las edades porque percibían que era afectuoso y bondadoso y sabían que no la rechazaría, en estos tiempos críticos las ovejas de Dios necesitan pastores accesibles. El interés genuino lo verán los demás en su expresión facial, lo percibirán en el torno de su voz y lo observarán en la amabilidad de sus gestos, este afecto sincero crea un ambiente de confianza que incluso los niños se acercaran a ellos.

OREMOS CON FRECUENCIA

Jesús hacía oraciones sinceras con regularidad, tanto en privado como en presencia de quienes adoraban a Dios. Oraba en muchas ocasiones, no solo antes de comer. En sus oraciones, le daba gracias y alabanza a su Padre, y le pedía guía antes de tomar decisiones importantes. 

Analicemos las situaciones que se mencionan en los capítulos 24, 34, 91, 122 y 123.

LECCIONES DE LOS CAPÍTULOS

En el capítulo 24 vemos, que Jesús buscaba estar a solas para conversar con su padre, esto me enseña que hoy en día en el mundo en que vivimos es difícil sacar tiempo, por ejemplo si somos padres o si somos jóvenes estamos ocupados con las obligaciones, es por eso que debemos buscar tiempo para orar, quizás como lo hacía Jesús muy temprano o al anochecer sacaba tiempo para orar a Jehová.

En el capítulo 123, vemos que Jesús oró cuando le tocó enfrentarse a una muerte injusta, eso nos enseña que cuando tenemos problemas o a veces estamos angustiados no debemos olvidar orar a Jehová, puede que no nos quite la prueba como en el caso de Jesús que aun cuando oro tenía que enfrentarse a esta muerte, pero lo que sí podemos ver es que Jehová puede darnos valor para aguantar y ser leales a él.

En el capítulo 34, dice que Jesús antes de elegir a sus doce apóstoles pasa la noche entera orando a su padre, probablemente pidiéndole sabiduría y su bendición, los cristianos que nos preocupamos por los intereses espirituales imitamos a Jesús, aun cuando no pasemos necesariamente toda la noche orando, pues a la hora de tomar decisiones importantes oramos a Dios el tiempo que sea necesario, buscando la dirección del Espíritu Santo, pues deseamos que nuestras decisiones tengan la aprobación de Dios.

En el capítulo 123, aprendimos que Jesús no deja de suplicarle ayuda a su padre, sino que sigue orando con más intensidad. Está angustiado porque muy pronto morirá como un delincuente, lo que le traerá deshonra al nombre de su Padre, Jesús un magnífico ejemplo en este respecto, siendo el hijo perfecto de dios era un hombre de oración, por consiguiente cuanto más debemos nosotros que somos imperfectos adoptar la costumbre de orar con frecuencia, si las inquietudes nos afligen o angustia, la oración constante y ferviente contribuirá a que conservemos la paz.

SEAMOS ALTRUISTAS

En ocasiones, aunque Jesús necesitara descansar y relajarse, renunció a ello para ayudar a otros. No fue egoísta. En esto también nos puso un ejemplo que debemos seguir con atención. 

Veamos cómo mostró esta cualidad en los capítulos 19, 41 y 52.

LECCIONES DE LOS CAPÍTULOS

En el capítulo 52, vemos que Jesús no había terminado de predicar e iba a descansar pero la gente los encontró y dice que Jesús, pues sintió compasión por las personas aún cuando era muy tarde les enseñó incluso vemos que les dio de comer, lo que me enseña es que debemos interesarnos en las personas, pues quizás podemos sacrificar nuestro horario por ejemplo para predicar en horas que quizás no de tenemos planeado como las horas de la tarde o a veces predicar en horas de descanso laboral.

En el capítulo 19, nos enseña que Jesús aunque estaba cansado por el viaje que había hecho con sus discípulos, mostró altruismo al estar dispuesto a hablar con la mujer samaritana, Jesús dio un magnífico ejemplo al anteponer con altruismo las necesidades e intereses ajenos a los de él.. Los cristianos podemos manifestar altruismo en muchos campos pero a modo de ejemplo en cuanto a la ropa y el arreglo personal, es cierto que se trata de una cuestión de gustos pero si nos interesamos de que nuestra forma de vestir o arreglar nos impide que escuchen el mensaje del Reino ciertas personas de la comunidad de antecedentes distintos a los nuestros, debemos hacer los cambios pertinentes no cabe duda de que ayudar a otra persona la vida eterna, es más importante que complacernos a nosotros mismos.

En el Capítulo 52, allí vimos que aunque las muchedumbres a menudo interrumpida la intimidad de Jesús, él lo recibía con amabilidad y les hablaba del Reino de Dios, pues Jesús mostró su altruismo al anteponer sus necesidades a los intereses de las personas, hoy las personas también son como ovejas sin pastor y están llenas de problemas, pero nosotros tenemos lo que necesita el mensaje del reino. Así que hacemos lo mismo que nuestro maestro y mostramos altruismo al llevarle las buenas noticias a pesar que podamos estar cansados o con problemas.

PERDONEMOS A OTROS

Jesús no solo enseñó la importancia de estar siempre dispuestos a perdonar. Enseñó con el ejemplo al tratar con sus discípulos y con otras personas. 

Veamos cómo lo hizo en los capítulos 26, 40, 64, 85 y 131.

LECCIONES DE LOS CAPÍTULOS

Jesús habló muchas veces sobre el perdón, pero en el capítulo 131, pues vemos el perdón en acción, pues cuando lo estaban colgando en un madero le pidió a su Padre que los perdonara porque en este caso esas personas no sabían que hacían, eso me enseñan que el perdonar a las personas forma parte de nuestra adoración a Jehová.

En el capítulo 64, Jesús enseña la importancia de perdonar al contar una historia que trata sobre un esclavo que no hizo lo mismo que él su compasivo amo, la lección es que debemos tener la disposición a perdonar a quienes nos ofenden, sean o no miembros de la congregación cristiana, pues es fundamental que lo hagamos para mantener relaciones pacíficas con nuestros familiares, amigos y semejantes así como con Jehová, las escrituras indican que es un requisito cristiano, sin importar la frecuencia con que los demás pequen contra nosotros.

En el capítulo 85, Jesús habla acerca de dos parábolas la de la oveja perdida y la moneda perdida, en ella se resalta un atributo sobresaliente de nuestro misericordioso Padre Celestial, que está dispuesto a perdonar al pecador que se arrepiente y se convierte sinceramente. Así es como Dios ve los asuntos y actúa si lo imitamos obraremos de igual manera, no tomaremos de mala gana la readmisión de nadie, por lo tanto hablaremos libremente al hermano restablecido y lo animaremos de diferentes maneras, debemos hacer patente que desplegamos misericordia como lo hace nuestro misericordioso Padre Celestial que sabe perdonar.

SIRVAMOS A DIOS CON TODO NUESTRO CORAZÓN

Las profecías decían que la mayoría de los judíos rechazarían al Mesías y que sus enemigos lo matarían. Así que Jesús podría haberse conformado con hacer lo mínimo. Sin embargo, se esforzó al máximo por promover la adoración verdadera. De esa manera, nos puso a todos sus seguidores un ejemplo que podemos imitar cuando enfrentamos indiferencia o incluso oposición. 

Meditemos en lo que explican los capítulos 16, 72 y 103.

LECCIONES DE LOS CAPÍTULOS

En el capítulo 16  y 103 vemos el celo que Jesús tenía por promover la adoración verdadera, es por eso que expulsó a los comerciantes del templo, lo que me enseña en este caso que nosotros también debemos tener valor, por ejemplo a veces cuando queremos defender las verdades del Reino o a veces cuando nos toca hablar de nuestra creencia delante de personas que quizás tengan algún cargo o quizás sean nuestros compañeros, y nos de cierto temor, entonces de esa manera vamos a servir a Jehová con todo nuestro corazón.

En el capítulo 72 aprendimos que Jesús organiza una campaña de predicación elige a 70 discípulos y los envía de dos en dos así que hay 35 equipos predicando el Reino en la zona, donde realmente la cosecha es mucha pero los trabajadores son pocos, eso nos muestra que él siempre se esforzó al máximo por promover la adoración verdadera, un análisis de nuestras prioridades, nos ayudará a comprobar si estamos sirviendo a Dios con un corazón completo. Así que esforcémonos vigorosamente por promover los intereses del Reino y Glorificar el nombre de Jehová.

También en el capítulo 72, vemos que Jesús junto un grupo de 70 para predicar por toda galilea por todo el territorio que conocían en ese tiempo, y lo que me enseña es que aprovecho todo el tiempo que tenía en la tierra para hacer esa obra, nosotros también podemos aprovechar nuestro tiempo para servir de lleno a Jehová y lo hacemos al ponernos metas espirituales.

En el capítulo 103, también se nos enseñó a servir a Dios con todo nuestro corazón, allí aprendimos que Jesús echa a los comerciantes y los condena por haber convertido el templo en una casa de mercancías, de esa manera demuestra devoción por la adoración verdadera, pues en la actualidad nosotros vivimos en un entorno donde la gente incluso nuestros familiares podría distraernos e impedirnos que le demos a Jehová adoración exclusiva, no se damos a su presión, usemos nuestro tiempo fuerzas y recursos para servir a Jehová. Siempre adoramos a Jehová dándole lo mejor de la manera que él quiere y con motivos puros.

SEAMOS HUMILDES

Jesús era superior a los humanos imperfectos en muchísimos aspectos, como por ejemplo en conocimiento y sabiduría. Era perfecto, así que nadie podía igualar sus capacidades físicas y mentales. No obstante, fue humilde y sirvió a los demás. 

Podemos aprender sobre su humildad en los capítulos 10, 62, 66, 94 y 116.

LECCIONES DE LOS CAPÍTULOS

En el capítulo 66, vemos que Jesús reconoció en público que tanto el poder para hacer milagros como su enseñanza provenían de su padre, y lo que aprendemos es que cuando alguien nos elogia por alguna asignación que estamos realizando siempre debemos dirigir la gloria a Jehová.

En el capítulo 116, creemos que Jesús demostró su humildad pues cuando les lavó los pies a sus discípulos, entonces eso me enseña que no solo debemos hablar de la humildad, sino que también debemos encontrar maneras de demostrar de que somos humildes y practicarlo, por ejemplo cuando damos excelentes discursos, pero también se muestra la humildad cuando hacemos tareas como por ejemplo la limpieza del Salón del Reino.

En el capítulo 62, aprendimos que Jesús se valió de un niño para inculcarles a sus apóstoles la necesidad de ser humildes y modestos y su exhortación es válida para los verdaderos cristianos de hoy, pues quien se comporta como uno de los menores es grande, es decir más valioso para la organización de Jehová porque su humildad lo convierte en un siervo de Dios, bueno y útil, aunque no siempre nos resulte fácil, pues si reconocemos nuestra insignificancia en comparación con la grandeza de Jehová y Jesús y apreciamos su humildad podemos cultivar esta hermosa cualidad.

En el capítulo 94 Jesús cuenta la historia de dos hombres que subieron al templo a orar uno era Fariseo y el otro recaudador de impuestos, este último Rey conoce con humildad sus defectos, el consejo es muy práctico para sus discípulos, pues les deja claro que deben ser humildes, pues se han criado en una sociedad en la que los Fariseos que se creen muy justos dan mucha importancia a la posición Social, de igual manera si somos humildes y tenemos verdadero amor no dejaremos que influyan en nosotros la raza el color de la piel la nacionalidad ni la posición social, ya que a Jehová le desagradan las personas que buscan su propia gloria por tal razón esforcémonos por ser humildes al servir a Jehová.

SEAMOS PACIENTES

Cuando los apóstoles y otras personas no imitaban el ejemplo de Jesús o no ponían en práctica sus consejos, él siempre era paciente con ellos. Les repetía con paciencia las lecciones que necesitaban aprender para acercarse más a Jehová. 

Veamos algunas muestras de la paciencia de Jesús en los capítulos 74, 98, 118 y 135.

En el capítulo 118 vemos que Jesús les tuvo paciencia a sus discípulos, pues constantemente ellos siempre estaban discutiendo de quién era el mayor, y eso en este caso lo podemos aplicar con las personas a las que damos estudio, pues a veces tenemos que tenerles paciencia para que cambien su modo de vivir o también a veces necesitamos tener paciencia para soportar las malas actitudes de nuestros hermanos en la congregación.

En el capítulo 98, Jesús vuelve a mostrar paciencia y corrige a sus apóstoles por su deseo de prominencia, en la congregación es importante ser pacientes unos con otros, de esa manera seremos capaces de resolver los problemas y avanzar unidos en el servicio de Jehová, en especial han de ser sufridos y pacientes los superintendentes cristianos, porque tal vez se presenten ocasiones en que tengan que llamarle la atención a otro siervo de Dios y deben corregir censurar con gran paciencia y arte de enseñar.

En el capítulo 135, aprendimos que Jesús mostró paciencia aún después de resucitar, pues sus discípulos no comprendían a plenitud acerca de su resurrección. Así que Jesús en varias ocasiones se les aparece y les explica claramente las escrituras, de igual manera debemos ser pacientes con nuestros estudiantes de la biblia el crecimiento espiritual es un proceso gradual por etapas, quizás a nuestros estudiantes les sea difícil abandonar ciertas creencias o costumbres que chocan con las escrituras, no tratemos de apresurar su crecimiento presionandolos para que cambien, más bien seamos pacientes y démosle tiempo para que el espíritu de dios hombre en su corazón.

7 comentarios en «Estudio del Libro de la congregación, Semana del 9 al 15 de Noviembre del 2020, Imitemos el ejemplo de Jesús, Respuestas.»
  1. Hola Hnos., muchísimas gracias por todo su trabajo que manifiestan para facilitar él entendimiento de la información de todos los programas espirituales, que Jehova los siga bendiciendo

  2. Exelente su preparación
    Me ayuda mucho para comentar en mi congregación
    Estamos muy agradecidos
    Qué Jehová los bendiga con sabiduría
    Muchas Gracias
    Los queremos hermanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *