Descargar Aplicación

Presentando las buenas nuevas… por teléfono

1 Preferimos predicar las buenas nuevas por medio de hablar directamente a las personas, pero las circunstancias pueden hacer del testificar por teléfono una alternativa necesaria. Los publicadores que se vean obligados a permanecer temporal o permanentemente en su hogar, debido a enfermedad o incapacidad física, pudieran hacer buen uso del teléfono para testificar. Además, las llamadas telefónicas pueden resultar útiles para comunicarse con los que viven en edificios con sistemas elaborados de seguridad, estacionamientos de casas remolques u otras áreas donde no se permita entrar sin invitación previa. La testificación por teléfono presenta desafíos singulares; pero con planes cuidadosos estos se pueden vencer.

2 A veces pueden obtenerse los nombres de los directorios en el vestíbulo de los edificios, o de los buzones del correo. Luego se puede usar la guía telefónica para hallar los números. Esto debe hacerse bajo la dirección del superintendente de servicio a fin de organizar los territorios de teléfonos y mantener registros completos.

¿CÓMO PREPARARSE?

3 Para testificar con eficacia por teléfono se necesita una voz amigable y placentera. Evite hacer llamadas temprano por la mañana, tarde en la noche o a la hora de las comidas. No hay que dejar sonar el teléfono muchas veces. Si responde un contestador automático de llamadas, usted pudiera decir: “Me llamo […], y el propósito de mi llamada es compartir la esperanza que la Biblia da para el futuro. Llamaré otra vez”. Sería mejor considerar la llamada como no en casa y llamar de nuevo en otra ocasión.

4 Ensaye bien su presentación de antemano para que no suene como si la estuviera leyendo. Trate de que el amo de casa perciba que usted se interesa personalmente en él permitiendo que participe en la conversación. Use su nombre y apellido en la introducción, y esfuércese por utilizar el nombre del amo de casa durante la conversación.

5 Hable despacio, pero no haga pausas largas a menos que pregunte algo, pues la pausa pudiera interpretarse como pregunta. Pudiera decir: “Me llamo […], y lo llamo ya que no puedo visitarlo personalmente”. Entonces, sin pausar, puede pasar a decir: “El propósito de mi llamada es saber su opinión sobre una pregunta muy interesante. ¿Se ha preguntado usted si…?”. Puede cambiar la pregunta por medio de decir: “¿Ha pensado usted acerca de…?”. No hay respuestas equivocadas a estas preguntas, y proveen un medio fácil para que el amo de casa participe en la conversación. No dé oportunidad para respuestas negativas al decir: “Espero no haberlo interrumpido” o “Espero que no esté muy ocupado”. A menos que el amo de casa diga lo contrario, prosiga como si llamara en un momento oportuno.

6 Si la persona pregunta: “¿A quién representa usted?”, diga sin pausar: “Soy testigo de Jehová y llamo para saber su opinión sobre esta interesante pregunta. ¿Se ha preguntado usted…?”. Si el amo de casa pregunta: “¿Dónde obtuvo mi número telefónico?”, pudiera contestar: “De la guía telefónica, y lo llamo para saber su opinión sobre esta interesante pregunta. ¿Ha pensado usted…?”.

7 Algunos han obtenido buenos resultados al decir al amo de casa que tenemos un programa gratuito para contestar preguntas bíblicas, y entonces mencionan algunos capítulos del libro Vivir para siempre. O pudiera decir: “Puesto que el edificio donde usted vive tiene un sistema de seguridad debido al aumento del delito, le llamo para saber su opinión. ¿Por qué cree usted que hoy día hay tanto delito?”.

8 En cierto edificio con elaborados sistemas de seguridad no se habían obtenido buenos resultados hasta que se trató la testificación por teléfono. El resultado fue que se comenzaron 14 nuevos estudios bíblicos. Por lo tanto, los edificios que tienen acceso limitado constituyen un territorio que casi no se ha predicado y con enormes posibilidades. Con una actitud positiva, sabiendo que tenemos la ayuda de Jehová, hallaremos que el testificar por teléfono es otra manera eficaz de presentar las buenas nuevas. (2 Tim. 4:5.)

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *