TEXTO DIARIO, De Domingo 22 de octubre 2023, Al fijarse en la fuerza del viento, le dio miedo. Y, como empezó a hundirse, gritó: “¡Señor, sálvame!” (Mat. 14:30).

Examinemos las Escrituras todos los días 2023

Domingo 22 de octubre

Al fijarse en la fuerza del viento, le dio miedo. Y, como empezó a hundirse, gritó: “¡Señor, sálvame!” (Mat. 14:30).

Jesús “le extendió la mano” al apóstol Pedro y lo salvó. Fijémonos en que Pedro logró caminar sobre el mar agitado mientras mantuvo la vista fija en Jesús; pero, cuando miró la tormenta, lo invadieron el miedo y las dudas, y empezó a hundirse (Mat. 14:24-31). Lo que le pasó a Pedro nos enseña una lección. Cuando se bajó de la barca y empezó a caminar sobre el agua, no pensó que se distraería y empezaría a hundirse. Su meta era llegar hasta donde estaba Jesús, pero no lo logró porque desvió la mirada hacia la tormenta. Claro, nosotros no podemos caminar sobre el agua, pero sí afrontamos problemas que ponen a prueba nuestra fe. Si perdemos de vista a Jehová y sus promesas, empezaremos a hundirnos en sentido espiritual. Sean cuales sean las tormentas que nos sobrevengan, sigamos centrados en Jehová y en su capacidad de ayudarnos. w21.12 17, 18 párrs. 6, 7.

¿Qué nos ayudará a no preocuparnos demasiado por las necesidades materiales?

Algo que nos ayudará es sustituir la preocupación por la confianza en Jehová. Recordemos que nuestro amoroso Padre nos promete que, si lo ponemos a él en primer lugar, se encargará de darnos lo que necesitamos en sentido material (Mat. 6:32, 33). Él siempre ha cumplido esta promesa (Deut. 8:4, 15, 16; Sal. 37:25). Si Jehová cuida a los pájaros y las flores, no tenemos por qué preocuparnos de lo que vamos a comer o nos vamos a poner (Mat. 6:26-30; Filip. 4:6, 7). Tal como el amor mueve a los padres responsables a proveer para sus hijos, el amor impulsa a nuestro Padre celestial a atender las necesidades materiales de sus siervos. Así es, podemos estar seguros de que Jehová nos cuidará.

¿Qué aprende usted de lo que le pasó a un matrimonio?

Veamos una experiencia que demuestra que Jehová sí puede atender nuestras necesidades materiales. Un matrimonio que sirve a tiempo completo viajó más de una hora en su viejo automóvil para ir a buscar a unas hermanas que vivían en un campo de refugiados y llevarlas a la reunión. El hermano contó: “Después de la reunión, les dijimos a las hermanas que fuéramos a nuestra casa a comernos algo. Pero entonces caímos en la cuenta de que no teníamos nada que darles”. ¿Qué harían? El hermano añadió: “Cuando llegamos, había en la puerta dos bolsas grandes llenas de comida. No sabíamos quién las había dejado allí. Jehová nos cuidó”. Algún tiempo después, el automóvil de este matrimonio se averió. Lo necesitaban para el ministerio, pero no tenían dinero para repararlo. Así que lo llevaron a un taller para saber cuánto costaría arreglarlo. Entonces, apareció un hombre que preguntó quién era el dueño. El hermano dijo que era suyo y que necesitaba una reparación. El hombre respondió: “No importa. Mi esposa quiere justo este tipo de auto y de este color. ¿Cuánto pide por él?”. El hermano consiguió suficiente dinero para comprarse otro. Dijo: “No tengo que explicar cómo nos sentimos al final de aquel día. Sabíamos que aquello no había sido una casualidad. Había sido la mano de Jehová”.

¿Cómo nos ayudan las palabras de Salmo 37:5 a no preocuparnos por las necesidades materiales?

Cuando escuchamos al pastor excelente y dejamos de preocuparnos en exceso por las cosas materiales, podemos tener la certeza de que Jehová nos dará lo necesario (lea Salmo 37:5; 1 Ped. 5:7). Pensemos en las situaciones difíciles mencionadas en el párrafo 5. Puede que hasta ahora Jehová se haya valido del cabeza de familia o del patrono para cuidar de nuestras necesidades diarias. Ahora bien, si el cabeza de familia ya no puede llevar el pan a la casa o nos quedamos sin trabajo, Jehová se encargará de proveer de alguna otra manera. Sin duda, lo hará. Analicemos ahora otra cosa que el pastor excelente nos dice que debemos dejar de hacer.

11. Según Mateo 7:1, 2, ¿qué dijo Jesús que debemos dejar de hacer, y por qué puede ser difícil?

11 (Lea Mateo 7:1, 2). Jesús sabía que los seres humanos somos imperfectos y que tenemos la tendencia a fijarnos en los defectos de los demás. Por eso dijo: “Dejen de juzgar”. Y, aunque tratemos de no juzgar a nuestros hermanos, no siempre lo conseguimos. ¿Qué podemos hacer en esos casos? Escuchar a Jesús y esforzarnos por dejar de juzgar.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2023 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

NOTA: Los anuncios que aparecen en este Sitio, son únicamente para costear los gastos implicados que requieren mantener una página. Por lo tanto este sitio no se responsabiliza de «Los contenidos de las publicidades que aparecen», ya que los anunciantes publicitarios no son Testigos de Jehová. De modo que se le sugiere no prestar atención ni confiar en dichos anuncios. Atentamente TOOLSJW.COM.

IMPORTANTE: Saludos Cordiales mis Queridos Hermanos, les informamos que estamos teniendo problemas con la aplicación en Google Play, lo animamos a descargar nuestra aplicación interna solo hasta que solucionemos el problema, Y tenga la seguridad que esta aplicación es muy confiable y lo mejor es que ya «NO CONTIENE ANUNCIOS», solo que por no ser de Google Play les saldrá un mensaje de advertencia, pero no se preocupe está libre de virus. Muchas gracias por su comprensión, y que Jehová los llene de bendiciones este día, para descargarlo clic abajo

Por toolsjw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *