Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Jueves 11 de febrero de 2021.

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Jueves 11 de febrero de 2021

Delante de él derramen ustedes su corazón (Sal. 62:8).

Tanto si servimos en Betel como en otras facetas del tiempo completo, llegamos a amar a la gente y hasta a encariñarnos con el lugar. Por eso, si tenemos que irnos por algún motivo, se nos parte el corazón. Extrañamos a quienes dejamos atrás y nos preocupamos por ellos, sobre todo si tuvimos que irnos porque empezó a perseguirse nuestra obra (Mat. 10:23; 2 Cor. 11:28, 29). Además, empezar en una asignación a menudo implica un choque cultural, incluso si hemos regresado al que fue nuestro hogar. Por otro lado, es posible que nos enfrentemos de repente a problemas económicos inesperados. Tal vez nos sintamos inseguros y desanimados. ¿Qué nos puede ayudar en estos casos? Permanecer cerca de Jehová (Sant. 4:8). ¿Cómo lo hacemos? Confiando en él, pues es el “Oidor de la oración” (Sal. 65:2). Jehová puede hacer infinitamente más que todo lo que pedimos o imaginamos (Efes. 3:20). Él no se limita a hacer solo lo que le pedimos en oración. Para resolver nuestros problemas, puede hacer cosas inesperadas, cosas que jamás se nos pasaron por la imaginación. w19.08 21 párrs. 5, 6.

¿Qué nos ayudará a permanecer cerca de Jehová? y Según Hebreos 6:10-12, ¿cuál será el resultado de que sigamos sirviendo fielmente a Jehová?

También nos ayudará a permanecer cerca de Jehová leer la Biblia todos los días y meditar en ella. Un ex misionero dice: “Es necesario seguir celebrando la adoración en familia y preparándonos para las reuniones de manera regular, igual que cuando estábamos en nuestra asignación anterior”. Además, sigamos participando al máximo en la predicación con la nueva congregación. Jehová no olvida a quienes le sirven fielmente, aunque no puedan hacer tanto como antes (lea Hebreos 6:10-12).

¿Cómo nos ayudan las palabras de 1 Juan 2:15-17 a llevar una vida sencilla?

Llevar una vida sencilla. No permitamos que las inquietudes del mundo de Satanás ahoguen las actividades espirituales (Mat. 13:22). No escuchemos a amigos, parientes u otras personas que nos aconsejen con buenas intenciones que busquemos seguridad económica en este mundo (lea 1 Juan 2:15-17). Confiemos en Jehová, que nos promete darnos “al tiempo apropiado” todo lo que necesitamos en sentido espiritual, emocional y material (Heb. 4:16; 13:5, 6).

Según Proverbios 22:3, 7, ¿por qué es importante evitar deudas innecesarias, y qué puede ayudarnos a tomar buenas decisiones?

Evitar deudas innecesarias (lea Proverbios 22:3, 7). Las mudanzas pueden ser muy caras, y es fácil endeudarse. Así que no compremos a crédito cosas que no necesitamos. Al pasar por una situación que nos causa tensión emocional, como cuidar a un ser querido enfermo, tal vez nos cueste decidir cuánto dinero vamos a pedir prestado. En esos momentos, es bueno recordar que dirigirnos a Jehová en “oración y ruego” puede ayudarnos a tomar buenas decisiones. Él nos dará la paz que protegerá nuestra mente y corazón, y nos ayudará a pensar las cosas con calma (Filip. 4:6, 7; 1 Ped. 5:7).

¿Qué nos ayudará a hacer nuevas amistades?

Tener una buena relación con los amigos y la familia. Hablemos de lo que sentimos y de lo que nos ocurre con nuestros amigos, sobre todo con los que han pasado por situaciones parecidas. Eso hará que nos sintamos mejor (Ecl. 4:9, 10). Aunque conservamos los amigos que teníamos en nuestra anterior asignación, necesitamos hacer nuevas amistades. Para ello, debemos hacernos amigos de los demás. Contémosles las bendiciones que Jehová nos ha dado para que así vean lo felices que somos al servirle. Aunque algunos hermanos no entiendan el entusiasmo que sentimos por el servicio de tiempo completo, es posible que otros se sientan atraídos por nuestro ejemplo y se hagan amigos nuestros. Pero tengamos cuidado de no dirigir demasiado la atención a lo que nosotros hemos hecho y no centrarnos en los sentimientos negativos.

¿Cómo podemos seguir siendo felices en nuestro matrimonio?

Si el motivo por el que dejamos nuestra asignación fue una enfermedad de nuestro cónyuge, no le echemos la culpa. Y, si éramos nosotros los que teníamos mala salud, no nos sintamos culpables ni pensemos que le hemos fallado a nuestro cónyuge. Recordemos que somos “una sola carne” y que le prometimos a Jehová cuidar el uno del otro en toda circunstancia (Mat. 19:5, 6). Por otro lado, si el motivo fue un embarazo inesperado, asegurémosle a nuestro hijo que para nosotros él es más importante que aquella asignación. Digámosle a menudo que lo consideramos un regalo de Jehová (Sal. 127:3-5). También, hablemos con él de los maravillosos momentos que pasamos, pues eso puede motivarlo a dedicar su vida al servicio de tiempo completo, como hicimos nosotros.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *