Descargar Aplicación

Examinando las Escrituras diariamente 2020

Lunes 17 de agosto del 2020

El que se porta como uno de los menores entre todos ustedes es el que es grande (Luc. 9:48).

Es difícil poner en práctica lo que aprendemos en la Palabra de Dios. ¿Por qué? Una razón es que en estos “últimos días” no es nada fácil mantener la humildad que se necesita para lograrlo. Vivimos rodeados de personas que se aman a sí mismas y aman el dinero, que son presumidas y arrogantes, y que no tienen autodominio (2 Tim. 3:1-3). Algunos siervos de Dios podrían rechazar esta actitud, que tanto se ve y se aplaude en este mundo, pero envidiar los aparentes beneficios que conlleva (Sal. 37:1; 73:3). Podrían llegar a preguntarse si vale la pena poner en primer lugar los intereses de los demás y si la gente les perderá el respeto si se comportan “como uno de los menores”. Permitir que el mundo nos contagie su egoísmo dañaría nuestra relación con los hermanos y nuestra identidad cristiana. Por eso, nos será de mucho beneficio estudiar y copiar algunos buenos ejemplos de la Biblia. w18.09 3 párr. 1.

¿Qué podemos aprender de los siervos fieles de Dios del pasado?

Para seguir el modelo de los siervos fieles de Dios, tenemos que investigar las cosas que hicieron. ¿Cómo llegaron a ser amigos de Jehová? ¿Qué hicieron para mantener su aprobación? ¿De dónde sacaron las fuerzas para hacer su voluntad? Esta clase de estudio es fundamental para estar bien alimentados espiritualmente.

¿A través de qué medios recibimos instrucción espiritual? y ¿Por qué podemos decir que es necesario hacer más que estudiar para alimentarnos espiritualmente?

Los cristianos recibimos muchos consejos y educación mediante la Biblia, las publicaciones bíblicas, el sitio jw.org, el canal JW Broadcasting, las reuniones y las asambleas. Ahora bien, para alimentarnos en sentido espiritual, tenemos que hacer algo más que estudiar, pues Jesús dijo: “Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y terminar su obra” (Juan 4:34).

Según Jesús, ser obediente a Dios forma parte de la alimentación espiritual. ¿En qué sentido? Cuando tomamos una buena comida, nos sentimos satisfechos y felices. De modo similar, cuando hacemos lo que Dios desea, se fortalece nuestra fe y nos sentimos satisfechos en sentido espiritual. ¿Verdad que a veces hemos ido a predicar desanimados y luego hemos regresado a casa contentos y llenos de energía?

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *