TEXTO DIARIO, De hoy Lunes 31 de enero del 2022

Examinemos las Escrituras todos los días 2022

Lunes 31 de enero del 2022

Una nación poderosa e innumerable ha invadido mi país (Joel 1:6).

El profeta Joel estaba prediciendo un ataque militar (Joel 2:1, 8, 11). Jehová dijo que usaría a su “gran ejército” (los soldados babilonios) para castigar a los israelitas desobedientes (Joel 2:25). Se dice que el ejército invasor “viene del norte” porque los babilonios llegarían desde allí para invadir Israel (Joel 2:20). A este ejército se lo compara con un enjambre de langostas que está bien organizado. Joel describe así a los soldados: “Cada hombre avanza por su camino. […] Invaden la ciudad […]. Trepan por las casas, entran por las ventanas como un ladrón” (Joel 2:8, 9). ¿Podemos imaginarlo? Hay soldados por todas partes. No hay donde esconderse. Nadie puede escapar de la espada de los babilonios. Como si fueran langostas, los babilonios (o caldeos) invadieron Jerusalén en el año 607 antes de nuestra era. Hablando de lo que hizo el “rey de los caldeos” en esta ciudad, la Biblia dice: “No sintió compasión ni por los jóvenes ni por las vírgenes, ni por los ancianos ni por los débiles” (2 Crón. 36:17). w20.04 5 párrs. 11, 12

a) ¿Qué pregunta surge al analizar Joel 2:20? b) ¿Y qué pregunta surge al analizar Joel 2:25?

En primer lugar, fijémonos en lo que Jehová promete en Joel 2:20: “Al que viene del norte [o sea, la plaga de langostas] lo llevaré muy lejos de ustedes”. Si las langostas representaran a los testigos de Jehová, que predican y hacen discípulos tal y como mandó Jesús, ¿por qué iba a llevárselos lejos Jehová? (Ezeq. 33:7-9; Mat. 28:19, 20). Sin duda, Dios no se lleva lejos a sus siervos fieles, sino a alguien o algo que está en contra de ellos.

En segundo lugar, pensemos en lo que Jehová dice en Joel 2:25: “Les compensaré los años en los que sus cosechas fueron comidas por la langosta con alas, la langosta sin alas, la langosta voraz y la langosta devoradora, el gran ejército que envié contra ustedes”. Notemos que Dios promete compensar el daño causado por las langostas. Si estas representaran a los testigos de Jehová, ¿por qué iba a decir que el mensaje que predican causa daños? En realidad, su mensaje salva vidas y puede hacer que algunas personas malas se arrepientan (Ezeq. 33:8, 19). Desde luego, eso sería algo bueno para ellas.

¿Qué importancia tiene la palabra “después” en Joel 2:28, 29?

(Lea Joel 2:28, 29). En tercer lugar, examinemos el orden en el que suceden las cosas en la profecía. Jehová dice: “Después derramaré mi espíritu”, es decir, luego de que las langostas hayan terminado su misión. Si las langostas representaran a quienes predican el Reino de Dios, ¿por qué iba a derramar Jehová su espíritu sobre ellos después de que terminaran su labor? En realidad, si no fuera por el poder del espíritu santo de Dios, no habrían podido seguir predicando durante tantos años a pesar de la oposición e incluso las prohibiciones de los gobiernos.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Por toolsjw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.