Descargar Aplicación

Ilustraciones Teocráticas para Nuestro Ministerio, Tema: «PECADO»

«PECADO»

1) Supongamos que tenemos una computadora, y alguien introduce en un programa perfecto un error (o virus) que corrompe un archivo electrónico. Esto ilustra el efecto de lo que Adán hizo al desobedecer voluntariamente a Dios, es decir, cuando pecó. Volvamos a la ilustración. Todas las copias que se hagan del archivo corrompido se verán afectadas. Sin embargo, no está todo perdido. Puede detectarse el error con un programa especial y eliminarlo de los archivos y del ordenador. Del mismo modo, la humanidad ha recibido un “virus” (pecado) de Adán y Eva, y necesita ayuda exterior para erradicarlo (Romanos 5:12). Según la Biblia, Dios hizo posible esta limpieza mediante la muerte de Jesús. Es una provisión amorosa de la que todos podemos beneficiarnos (1 Corintios 15:22). (ct cap. 9 págs. 156-157)

2) IMAGÍNESE que sufre una enfermedad cuya curación requiere una intervención quirúrgica. ¿Cómo se sentiría si el costo de la operación fuera muy superior a lo que usted puede pagar, o incluso a lo que pueden sufragar toda su familia y sus amigos en conjunto? Sería frustrante verse en tal situación de vida o muerte.

Este ejemplo ilustra la situación en la que se halla la especie humana. A nuestros primeros padres, Adán y Eva, se les creó perfectos (Deuteronomio 32:4). Sin embargo, se rebelaron contra su Creador (Génesis 3:1-6). Su desobediencia no solo les acarreó el pecado a ellos, sino también a su prole no nacida.

De modo que el pecado es como una enfermedad que cada uno de nosotros ha contraído, pues la Biblia dice que “todos han pecado”. Es una enfermedad letal. Nadie puede evadirlo. Todos los hombres pecan, por lo tanto, todos mueren. Como descendientes de Adán, nacimos en este estado. (w99 15/2 pág. 13)

3) Nuestra situación es similar a la de un arquero que quiere dar en el medio, pero aunque lo intenta lo único que hace es acercarse al blanco.

4) A modo de ilustración, imaginémonos una pequeña fábrica. Todas las máquinas que hay en ella están defectuosas y dificultan la labor de los operarios porque años atrás el primer trabajador pasó por alto el libro de instrucciones y las estropeó todas. Los operarios actuales hacen todo lo que pueden con las máquinas que tienen a su disposición. El dueño de la fábrica quiere arreglar las máquinas para ayudar a sus trabajadores, y está apartando los fondos necesarios para ese propósito. (w95 15/1 pág. 4)

Recopilatorio de varias publicaciones publicada por Watchtower Bible and Tract Society of New York, Inc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *