Descargar Aplicación

Ilustraciones Teocráticas para Nuestro Ministerio, Tema: «SOBERANÍA, POR QUÉ DIO TIEMPO JEHOVÁ»

«SOBERANÍA, POR QUÉ DIO TIEMPO JEHOVÁ»

1) Digamos que usted es el entregado padre de varios hijos y que toda su familia vive feliz. Supóngase que uno de sus vecinos difunde mentiras que le acusan de ser un mal padre; que llega incluso a decir que sus hijos no lo aman, que se quedan a su lado solamente porque no conocen nada mejor, y que se marcharían si alguien les ofreciese la oportunidad. “¡Eso es ridículo!”, diría usted. Sí, pero ¿cómo lo demostraría? Algunos padres se pondrían furiosos. No obstante, tal reacción violenta, además de crear otros problemas, respaldaría las mentiras. Una buena manera de ocuparse del problema sería dando la oportunidad a su acusador de probar su alegación y permitiendo a sus hijos atestiguar que lo aman de corazón. Jehová es como el entregado padre de la ilustración. Adán y Eva pueden compararse a los hijos, y Satanás encaja muy bien con el vecino mentiroso. Prudentemente, Dios no acabó de inmediato con Satanás, Adán y Eva, sino que los dejó con vida por un tiempo. De este modo, nuestros primeros padres tendrían la oportunidad de dar comienzo a la familia humana, y el Diablo, de demostrar la veracidad de sus acusaciones. No obstante, desde el mismo principio Dios sabía que algunas personas serían leales a él y probarían así que Satanás es un mentiroso. (kl cap. 8 págs. 75-76)

2) Un maestro está explicando a sus alumnos cómo resolver un difícil problema de matemáticas. De repente, un alumno inteligente pero rebelde afirma que la forma en que lo está resolviendo es incorrecta, y así da a entender que es un mal maestro. El muchacho insiste en que él conoce una forma mucho mejor de resolverlo. Algunos de sus compañeros de clase creen que tiene razón y se rebelan también. ¿Qué debería hacer el maestro? Podría echar de la clase a los estudiantes rebeldes, pero ¿cómo reaccionarían los demás? Tal vez pensarían que su compañero y los que se unieron a él tienen razón.

Podrían perderle el respeto al maestro y pensar que tiene miedo de que se pruebe que está equivocado. Pero ahora suponga que el profesor permite que el estudiante rebelde demuestre a la clase cómo resolvería él el problema. Jehová ha hecho algo parecido. Recuerde que quienes se rebelaron en el jardín de Edén no eran los únicos implicados en la cuestión. Millones de ángeles observaron lo que ocurrió (Job 38:7; Daniel 7:10).

La forma en que Jehová respondiera a la rebelión tendría importantes consecuencias para aquellos ángeles y, con el tiempo, para todas las demás criaturas inteligentes. Así pues, ¿qué ha hecho Jehová? Ha permitido que Satanás demuestre cómo gobernaría él a la humanidad. Y también ha permitido que los seres humanos se gobiernen a sí mismos bajo la dirección de Satanás. El maestro del que hablábamos sabe que el joven rebelde y los alumnos que lo apoyan no tienen razón. Pero también sabe que si deja que intenten resolver el problema a su manera, toda la clase se beneficiará. Así es, cuando se demuestre que los rebeldes están equivocados, los alumnos que sean sinceros reconocerán que el maestro es el único capacitado para dar la clase. Además, entenderán por qué a continuación este expulsa de la clase a los estudiantes rebeldes. Del mismo modo, Jehová sabe que todos los ángeles y humanos sinceros se beneficiarán cuando vean que Satanás y los demás ángeles rebeldes no tienen razón y que la humanidad no puede gobernarse a sí misma. Aprenderán esta gran verdad que expresó el profeta Jeremías: “Bien sé yo, oh Jehová, que al hombre terrestre no le pertenece su camino. No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso” (Jeremías 10:23).

3) Aunque el sufrimiento que ha habido por siglos ha sido muy doloroso para las personas que han sido sus víctimas, ha cumplido con un buen propósito. Esto pudiera compararse con permitir uno que su hijo fuera sometido a una dolorosa operación para corregir un grave problema de salud. Los beneficios de largo plazo sobrepasan por mucho el dolor temporal. Además, el futuro que Dios se ha propuesto para esta Tierra y los humanos sobre ella quitará de la memoria la carga del pasado: “Las cosas anteriores no serán recordadas, ni subirán al corazón” (Isaías 65:17). Por tanto, los sufrimientos que los humanos han experimentado serán con el tiempo borrados de la mente de los que vivan cuando la gobernación de Dios rija sobre toda la Tierra. (ce cap. 16 págs. 196-198 párr. 2)

Recopilatorio de varias publicaciones publicada por Watchtower Bible and Tract Society of New York, Inc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *