Descargar Aplicación

SEAMOS MEJORES MAESTROS: 19 al 25 de julio del 2021, Discurso, Lección 18, Asignación Preparada.

Discurso (5 mins.): it-2 1159 párr. 1. Título: ¿Hay jueces en la congregación? (th lec. 18).

La justicia es uno de los atributos principales de Jehová Dios. Deuteronomio 32:4 dice que «todos sus caminos son justos»…

En imitación de la justicia divina, Jesús lo mostro de muchas maneras… El rescate muestra que la justicia divina está entretejida con el amor basado en principios. En realidad, la justicia de Dios es una manifestación de sus principios rectos, un reflejo de sus forma moral.

Si entendemos bien la justicia de Jehová, confiaremos «el Juez de toda la tierra», siempre hace lo que es correcto. 

Eso lo mostro en la Antigüedad con Israel, al poner jueces para atender los pecados del pueblo de manera justa, sin parcialidad, siguiendo principios justos, basados en la misericordia… Ahora bien, hoy día. 

¿Hay jueces en la congregación?

La respuesta es sí y estos jueces son los hermanos que desempeñan responsabilidades y representan a la congregación, los ancianos de congregación y para reforzar esto leamos lo que dijo el apóstol Pablo en 1 Corintios 5:12,13

Pues ¿por qué voy a tener que juzgar yo a los de afuera? ¿No son ustedes los que juzgan a los de adentro 13 mientras que Dios juzga a los de afuera? «Saquen a la persona malvada que está entre ustedes».

Cuando los Ancianos atienden casos judiciales, Deben tener siempre presente que antes de Jueces son Pastores, es decir, su interés debe ser rescatar a quienes han errado, procurando mostrar misericordia cuando es posible.

En el caso de pecadores que no muestran arrepentimiento o pesar por su pecado durante la audiencia, y que sean una amenaza para la espiritualidad de la congregación, en algunos casos es necesario aplicar la expulsión. 

Sin embargo, aun en esos casos deben tener cuidado de no expulsar al pecador por afán de venganza. Desean que la expulsión le haga recobrar el juicio, por lo tanto deben ser imparcial y razonables.

Al expulsar a pecadores de manera justa, se les muestra que su proceder pecaminoso no puede tolerarse en la congregación. Algo muy importante es que si no hay confesión, solo deben aceptar la veracidad de la acusación sobre la base de dos o tres testigos, sopesar las pruebas sin prejuicio y no hacer nada movidos por parcialidad, teniendo como base el principio de 1Ti 5:19,21.

Finalmente debemos entender que el tener jueces en la congregación es muy beneficioso, los ancianos hacen uso de la palabra de Dios para disciplinar, enseñar, censurar  rectificar.

Y cuando Jehová disciplina  a miembros de la congregación por algún mal cometido, lo hace para ayudarlos a reponerse de su caída en pecado e impedir que esa mala influencia contamine a la congregación, sin duda debemos agradecer sus esfuerzos por mantener limpia y protegida a ala congregación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *