TESOROS DE LA BIBLIA, 14-20 de noviembre 2022, Jehová hizo que sucediera lo inesperado, Discurso Preparado.

“Jehová hizo que sucediera lo inesperado” (10 mins.)

Les invito a leer 1 Tesalonicenses 5:2,3 dice: Porque ustedes saben muy bien que el día de Jehová vendrá exactamente como un ladrón en la noche. cuando ellos estén diciendo «¡paz y seguridad!» entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores de parto de una mujer embarazada y de ninguna manera escaparan.

En este texto bíblico que siempre a despertado mucho interés utiliza el Apóstol Pablo bajo inspiración dos ilustraciones, en el versículo 2 hablamos de un ladrón que llega en la noche cuando menos se lo espera, pero también no llega a cualquier hora y en el versículo 3 se habla de dolores de parto de una mujer embarazada. Utilicemos esta dos ilustraciones también para referirnos a algo repentino algo e inesperado.

De eso vamos a hablar en esta sección de Tesoros de la Biblia: «Jehová hizo que sucediera lo inesperado». Para esto vamos a ubicarnos en la historia bíblica. En la época del siglo nueve, antes de nuestra era, Los ejércitos de Siria estaba sitiando a Samaria y ya por mucho tiempo tenían al pueblo sin que les llegara comida. De repente aparece Eliseo y da una profecía que veremos cuánto tiempo después se cumpliría. Para esto vamos a leer 2 Reyes 7:1.

VAMOS A LEER 22 REYES 7:1.

Eliseo Entonces dijo: «Escuchen las palabras de Jehová. Esto es lo que Jehová dice: Mañana como a esta hora, en la puerta de samaria, un sea de harina fina valdrá un siclo y dos seas de cebada valdrá un siclo» 

Tratemos de entender este versículo. La situación en Samaria era muy complicada. Siria había rodeado esta ciudad y no dejaba que nadie entre o salga. Asimismo, no tenían alimento de ningún tipo. Era tan severo ya que esta tierra estaba rodeada para que nadie saliera y por ende no podían proveerse alimento, fue tan grave esta situación que se le informó al rey que por lo menos en un caso, una mujer se había comido a su propio hijo debido al hambre que existía en ese lugar. Era una situación terrible. No nos podemos imaginar siquiera esa escena tan pero tan triste.

Pero ¿Qué es lo que está sucediendo ahora en el versículo 1 del capítulo 7? Eliseo está profetizando que al siguiente día, 24 horas después, iba a haber alimento en abundancia. Tanto es así que una harina fina costaría un siclo y dos seas de cebada valdría un siclo. Debemos recordar que las monedas en esa época eran por peso, la cantidad de metal que tenía un siclo pesaba 11.4 gramos, para tratar de entender un poco más aproximado el equivalente a $2.20 dólares eso indica libro perspicacia con relación al siclo 

Lo que estaba diciendo aquí Eliseo la que al siguiente día debió haber tanto alimento que la harina fina la de mejor calidad no tendría un valor de más de $2.20 dólares, así que era algo inesperado. 24 horas después iba a haber alimento en abundancia. ¿Quién iba a creerlo? Es como cuando nosotros, En nuestros hogares, y nuestras casas, No sentimos tan confiados de que la hemos construido tan segura que nadie podría entrar. 

Pero como leíamos en 1 Tesalonicenses 5, cuando menos se lo espera como un ladrón en la noche, llegará el día de Jehová. ¿Tal vez usted ha escuchado cuál es el momento más apropiado para que las personas que se dedican a robar lleguen a una casa? Es cuando el sueño es más profundo alrededor de las 3 o 4 de la mañana, cuando el ser humano tiene un sueño muy pero muy profundo. 

O ¿Qué pensar de una mujer embarazada? se espera que después de un lapso de aproximadamente 9 meses, ella dé a luz. Pero a ¿Cuántas de estas mujeres les ha llegado de sorpresa los dolores de parto antes, tal vez un mes antes de la fecha que ellas pensaban?

De repente, aquí estaba sucediendo algo raro. 24 horas después abrir alimento en abundancia. Pero cuando alguien, un oficial de Israel, escuchó esta profecía sucedió algo que vamos a leer en el siguiente versículo de 2 Reyes 7:2.

VAMOS A LEER 22 REYES 7:2.

Al oír esto, el oficial de confianza del rey le contestó al hombre del Dios verdadero: “Aun si Jehová abriera compuertas en los cielos, ¿Cómo es posible que pase eso?». Eliseo respondió: “Lo verás con tus propios ojos, pero no comerás nada”.

Aquí estamos hablando de un hombre que era adorador de Jehová. Era alguien de confianza del rey. Y le dice a Eliseo ¿Cómo es posible que pase esto? cuánta falta de confianza. Pero también las palabras que fueron dirigidas a él eran muy claras. Iba a ver el cumplimiento de esta profecía, pero no se iba a beneficiar de dicho cumplimiento.

En estos días sabemos claramente que la gran tribulación está por comenzar. Hablamos de Armagedón, pero Armagedón es la parte final de La Gran Tribulación. Aparentemente las cosas podrían estar mejorando en ciertos momentos. Hemos pasado una pandemia. Aparentemente se ha tranquilizado un poco, aunque de vez en cuando aparecen nuevas variantes.   

Hay amenazas de guerra a nivel mundial de una tercera guerra mundial o hasta una guerra nuclear, Pero como las cosas se están calmando y uno podría pensar que es imposible que venga la gran tribulación. Todavía tiene que haber un caos terrible que tiene que suceder.

Pero recordando el texto 1 Tesalonicenses 5:2,3 decía que vendría como un ladrón en la noche o como dolores de parto de una mujer embarazada. De un momento a otro, Jehová hace que suceda lo inesperado. ¿Qué pasó con la situación que mencionó Eliseo? En 2 Reyes 7:6,7 Jehová hace que los sirios escuchen algo como carros de guerra y caballos. Les da mucho temor y salen huyendo. Dejaron todo el campamento, lo abandonaron. Si vemos ahora los versículos 16 y 18.

VAMOS A LEER 22 REYES 7:16-18.

Entonces el pueblo salió a saquear el campamento de los sirios. Así, de acuerdo con las palabras de Jehová, un sea de harina fina llegó a valer un siclo y dos seas de cebada llegaron a valer un siclo.17  El rey había puesto a su oficial de confianza a cargo de la puerta de la ciudad. Pero la gente lo atropelló allí en la puerta y él murió, tal como había dicho el hombre del Dios verdadero cuando el rey bajó a verlo. 18  Pasó tal como el hombre del Dios verdadero se lo había dicho al rey: “Mañana a esta hora, dos seas de cebada valdrán un siclo y un sea de harina fina valdrá un siclo en la puerta de Samaria”.

Esperaba que 24 horas después todo había cambiado, si vemos nosotros aquí en la Ilustración que se presenta muchos están escuchando en un lugar donde están vendiendo comida, en algún restaurante o cafetería, escuchando tal vez una declaración de paz. Países que antes eran enemigos gobernantes que antes eran enemigos, ahora están unidos dando una declaración, tal vez de que todo está bien, no hay de qué preocuparse, ¿Qué decía el texto de primera los Tesalonicenses? cuando estén diciendo paz y seguridad, cuando las cosas aparentemente estén ya como en calma, sin ninguna preocupación. Es ahí cuando Jehová hará lo inesperado acabará con este sistema malvado y por supuesto iniciará algo hermoso, la mejor clase de vida que jamás hemos imaginado. 

Jehová hace lo inesperado. Aunque muchos pongan en duda aún algunos siervos de Dios, como este hombre de confianza del Rey, Jehová lo cumplirá vendrá como ladrón en la noche o como dolores de parto pero la palabra de Jehová siempre se cumplirá.

NOTA: Los anuncios que aparecen en este Sitio, son únicamente para costear los gastos implicados que requieren mantener una página. Por lo tanto este sitio no se responsabiliza de «Los contenidos de las publicidades que aparecen», ya que los anunciantes no son Testigos de Jehová. De modo que se le sugiere no prestar atención ni confiar en dichos anuncios. Atentamente TOOLSJW.COM.

Por toolsjw

2 comentarios en «TESOROS DE LA BIBLIA, Semana del 14 al 20 de noviembre 2022, Jehová hizo que sucediera lo inesperado, Discurso Preparado.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *