Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Domingo 10 de octubre del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Domingo 10 de octubre del 2021

Los estoy enviando como ovejas en medio de lobos (Mat. 10:16).

Muchos hermanos viven en países donde no pueden predicar ni en público ni de casa en casa, así que usan su ingenio para hacerlo de otras maneras (Mat. 10:17-20). En uno de esos países, un superintendente de circuito sugirió que cada publicador predicara en su propio “territorio”: sus parientes, vecinos, compañeros de escuela y de trabajo, y demás conocidos. En dos años, la cantidad de congregaciones de ese circuito aumentó considerablemente. Quizás nosotros podemos predicar con libertad. Aun así, aprendemos una valiosa lección de estos hermanos: busquemos siempre maneras de participar al máximo en la predicación, con la confianza de que Jehová nos dará las fuerzas que necesitamos para superar cualquier obstáculo (Filip. 2:13). En estos días históricos, asegurémonos de saber cuáles son las cosas más importantes, esforcémonos por no tener ningún defecto, no hagamos tropezar a otros y llevemos fruto justo. Entonces, nuestro amor se hará abundante y honraremos a nuestro cariñoso Padre, Jehová. w19.08 13 párrs. 17, 18

¿Cuáles son algunas de “las cosas más importantes” de las que habló Pablo en su carta a los filipenses?

Inspirado por el espíritu santo, Pablo les mandó a los filipenses, y a todos los cristianos, asegurarse de “las cosas más importantes” (Filip. 1:10). Entre ellas están la santificación del nombre de Dios, el cumplimiento de su propósito y la paz y unidad de la congregación (Mat. 6:9, 10; Juan 13:35). Cuando nuestra vida se centra en estas cosas, demostramos que amamos a Jehová.

¿Qué debemos hacer para que Jehová nos vea sin ningún defecto?

Pablo también dijo que debemos estar “exentos de defectos”. Esto no quiere decir que se nos pida perfección. No podemos ser como Jehová, que no tiene pecado. Pero él nos verá sin ningún defecto si hacemos todo lo posible por profundizar nuestro amor y nos aseguramos de las cosas más importantes. Una manera de mostrar amor es esforzándonos al máximo por no hacer tropezar a los demás.

¿Por qué no debemos hacer tropezar a los demás?

La advertencia de no hacer tropezar a los demás es muy seria. Nuestro entretenimiento, nuestra ropa o incluso nuestro empleo pueden hacer tropezar a otras personas. Tal vez no hagamos nada malo, pero sería muy grave que nuestras decisiones hirieran la conciencia de alguien y lo hicieran tropezar. Jesús dijo que sería mejor que nos ataran una enorme piedra al cuello y nos arrojaran al mar que el que hiciéramos tropezar a una de sus ovejas (Mat. 18:6).

¿Qué aprendemos del ejemplo de un matrimonio de precursores?

Veamos cómo siguió un matrimonio de precursores la advertencia de no hacer tropezar a los demás. En su congregación, había una pareja recién bautizada que se había criado en un ambiente muy conservador. Estos hermanos creían que los cristianos no debían ir al cine, ni siquiera a ver una película aceptable. Así que se escandalizaron cuando se enteraron de que los precursores habían visto una película. Debido a ello, los precursores decidieron no ir al cine hasta que los hermanos recién bautizados educaran su conciencia y fueran más equilibrados (Heb. 5:14). Así demostraron que los amaban no solo de palabra, sino con hechos (Rom. 14:19-21; 1 Juan 3:18).

¿Cómo podríamos inducir a alguien a pecar?

También podríamos hacer tropezar a alguien si lo incitáramos a pecar. Veamos cómo podría ocurrir. Imaginemos que un estudiante de la Biblia logra vencer su adicción al alcohol después de una larga y difícil lucha. Se da cuenta de que no debe beber nada en absoluto. Hace muchos cambios en poco tiempo y se bautiza. Un día, un hermano los invita a él y a otros cristianos a su casa. Sin ninguna mala intención, le ofrece una bebida alcohólica y le dice: “Ya estás bautizado y tienes el espíritu de Jehová. Recuerda que un aspecto del fruto del espíritu es el autodominio. Si te controlas, podrás beber con moderación”. No hace falta decir cuáles serían las consecuencias si el nuevo hermano hiciera caso de este mal consejo.

¿Cómo nos ayudan las reuniones a seguir los consejos de Filipenses 1:10?

Las reuniones nos ayudan a seguir de muchas maneras los consejos de Filipenses 1:10. Primero, nos recuerdan qué es lo que Jehová considera más importante. Segundo, nos enseñan a aplicar lo que aprendemos y así no tener defectos. Y, tercero, nos motivan a mostrar amor y hacer buenas obras (Heb. 10:24, 25). Cuanto más ánimo recibimos de los hermanos, más amor sentimos por ellos y por nuestro Dios. Si amamos a Jehová y a los hermanos con todo el corazón, intentaremos por todos los medios no hacer tropezar a ningún hermano.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *