Descargar Aplicación

Examinando las Escrituras diariamente 2020

Martes 29 de septiembre del 2020

Sean como personas libres, y tengan su libertad como esclavos de Dios (1 Ped. 2:16).

Jehová nos ha liberado mediante Jesús de la ley del pecado y la muerte con el propósito de que dediquemos toda nuestra vida a su servicio. ¿Cuál es la mejor manera de no usar mal la libertad ni volver a ser esclavos de los deseos y las ambiciones del mundo? Estar totalmente concentrados en los intereses espirituales (Gál. 5:16). Veamos el caso del patriarca Noé y su familia. Aunque vivían en un mundo inmoral y violento, no se dejaron entrampar por los deseos y los intereses de la gente. ¿Cómo lo lograron? Manteniéndose ocupados en todo lo que Jehová les había mandado hacer: construir el arca, almacenar alimento para sí y para los animales, y advertir a la gente del fin de aquel mundo. La Biblia dice: “Noé procedió a hacer conforme a todo lo que le había mandado Dios. Hizo precisamente así” (Gén. 6:22). El resultado fue que Noé y su familia sobrevivieron (Heb. 11:7). w18.04 10 párr. 8; 11 párrs. 11, 12.

¿Qué nos ha mandado Jehová?

¿Qué nos ha mandado Jehová? Los seguidores de Jesús sabemos muy bien que nos ha mandado predicar (lea Lucas 4:18, 19). En nuestros días, la gran mayoría de las personas están ciegas por culpa de Satanás y son esclavas del sistema religioso, económico y social (2 Cor. 4:4). Nosotros tenemos el honor de seguir el ejemplo de Jesús y ayudarlas a conocer y servir a Jehová, el Dios de la libertad (Mat. 28:19, 20). No es una tarea fácil, y hay muchas dificultades. En algunos países, la gente es cada vez más indiferente y en algunos casos hasta hostil. La pregunta que debemos hacernos es si podemos usar nuestra libertad para apoyar aún más la obra del Reino.

¿Qué han decidido hacer muchos siervos de Jehová? (Vea las fotos del principio).

Nos anima mucho ver la gran cantidad de siervos de Jehová que, al entender lo cerca que está el fin, han simplificado su vida para servir a tiempo completo (1 Cor. 9:19, 23). Algunos continúan en sus congregaciones, mientras que otros se han mudado adonde se necesita ayuda para predicar. Los informes indican que en los últimos cinco años más de 250.000 hermanos se han hecho evangelizadores de tiempo completo. Hoy, la cantidad total es de más de 1.100.000. ¡Qué magnífico resultado de usar bien la libertad para servir a Jehová! (Sal. 110:3).

¿Qué ha ayudado a estos hermanos a actuar así? Veamos el caso de John y Judith. Durante los pasados treinta años, han servido en varios países. Recuerdan que, cuando comenzó la Escuela del Servicio de Precursor, en 1977, se animaba a los estudiantes a mudarse a lugares donde hacían falta más publicadores. John dice que tuvo que cambiar de trabajo varias veces a fin de poder llevar una vida sencilla y conservar su meta. Con el tiempo, se fueron a predicar a otro país. Allí se dieron cuenta de que orar a Jehová y confiar en él los ayudaba a vencer los obstáculos, como aprender un nuevo idioma o adaptarse a una cultura nueva o a un clima severo. ¿Qué piensan de esos años de servicio a Jehová? John dice: “Siento que he estado envuelto en la mejor actividad que he conocido. Jehová ha llegado a ser muy real para mí, igual que un padre amoroso. Ahora entiendo mejor lo que significa Santiago 4:8, que dice: ‘Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes’. Sabía que había encontrado lo que buscaba: una vida feliz y con propósito”.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *