Descargar Aplicación

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS: 9-15 Noviembre 2020, LEVÍTICO 1-3, Respuestas.

 

Busquemos perlas escondidas (10 mins.)

Le 2:13. ¿Por qué tenían los israelitas que presentar sal con todas las ofrendas? (Eze 43:24; w04 15/5 22 párr. 1).

Porque la sal hasta el día de hoy se utiliza como conservante, entonces en este sentido la sal representaba que la ofrenda estaba libre de corrupción y deterioro.

RESPUESTA OPCIONAL

Bajo la ley Mosaica todo lo que se ofrecía a Jehová sobre el altar, se tenía que salar, pues no era para mejorar el sabor sino que era debido a que la sal se utiliza en todo el mundo como conservante, seguramente entonces la sal en las ofrendas representaba que éstas estaban libres de corrupción y deterioro.

INFORMACIÓN EXTRA

Según la Despertad de 1975 referente a la Sal, mencionó: Que la Sal era tan valiosa en la Roma antigua que se usaba como dinero, pues los soldados recibían parte de su salario en sal. Esta parte se llamaba el salarium, de la cual proviene la palabra “salario.”

Le 3:17. ¿Por qué los israelitas nunca debían comer grasa, y qué lección aprendemos? (it-1 1039; w04 15/5 22 párr. 2).

Porque se consideraba que la grasa es igual que la sangre le pertenecía a Jehová, ya que ésta se veía como la mejor parte de la carne del animal, y las mejores partes le pertenecen a Jehová y tenían que ofrecerlas a él, entonces de esto lo que aprendemos es que siempre debemos dar lo mejor que tengamos a Jehová y no lo que nos sobra.

RESPUESTA OPCIONAL

La razón es que la grasa se consideraba la mejor porción y la más rica. La prohibición de comerla grabó en los Israelitas que la mejor porción pertenecía a Jehová, la elección para nosotros es que aunque no estamos bajo la restricción de la ley, nos recuerda que debemos dar lo mejor de nosotros a Jehová.

COMENTARIOS ADICIONALES

Aprendemos que los israelitas respetaban a Jehová y lo tenían en primer lugar en sus vidas, tanto la sangre como la grasa pertenecían a Dios, la sangre por la vida que sólo la puede dar Jehová y la grasa se consideraba la parte más sabrosa del animal, y por tanto la más importante es no comer esta parte del animal, Pues reconocían que lo mejor le pertenece a Dios.

Además a diferencia con la sangre que solo le pertenece a Jehová es el único que puede dar la vida, la grasa se puede utilizar para otros propósitos según como se obtuviera, pero nunca como alimento ya que suponía una usurpación de los derechos de Jehová y era castigado con la pena de muerte.

INFORMACIÓN ADICIONAL

El libro Perspicacia para comprender las Escrituras, volumen 1, explica tocante a ley sobre la grasa, ya que en el tercer capítulo de Levítico, Jehová dio instrucciones a los israelitas sobre el uso de la grasa en los sacrificios de comunión. Cuando ofrecieran reses vacunas o cabras, habrían de hacer que humearan sobre el altar la grasa que estaba alrededor de los lomos, de los intestinos y sobre los riñones, así como el apéndice graso que está sobre el hígado. En el caso de las ovejas, había de ofrecerse igualmente la cola grasa entera. Ya que si no tenían cuidado la grasa ardería rápidamente y se consumiría por completo sobre el altar. No habría de dejarse hasta la mañana siguiente nada de la grasa que se hubiera ofrecido sobre el altar; Pues existía la posibilidad de que se echara a perder y su olor fuera desagradable, algo absolutamente impropio para cualquier cosa que formará parte de las ofrendas sagradas. 

¿Qué perlas espirituales ha encontrado sobre Jehová, el ministerio y otros temas en la lectura bíblica de esta semana?

SOBRE JEHOVÁ

El capítulo 1 de Levítico, vemos el gran amor de Jehová, ya que en la antigüedad los Israelitas tenían que estar ofreciendo vez tras vez sacrificios de animales, porque mediante ellos no tenían un perdón completo, es por eso que después Jehová envió a Jesús y ahora ya con su vida humana perfecta, ahora sí podemos tener el perdón de nuestros pecados.

Levítico 1:14, me enseña que Jehová es un Dios flexible y comprensivo ya que como vemos en este texto si un Israelita no podía ofrecer quizás una oveja o un toro, Jehová aceptaba  que le ofrecieran unas tórtolas en lugar de este, así podemos ver que los pobres tenían la oportunidad de hacer sacrificios mostrando así, que lo que le importa a Jehová es la buena disposición de corazón.

Levítico 1:3, nos enseña que Jehová es un Dios justo ya que como vemos en el texto no obliga a nadie a servirle, por más que él sea un ser todopoderoso y creador de todo, sino más bien, deja que cada uno aunque cada ser humano elija libremente si quiere servirle o no.

Levítico 1:13, cuando los sacerdotes preparaban la ofrenda tanto la sangre y el sebo o grasa está al quemarse en el altar de la ofrenda quemada producía un aroma muy agradable a Jehová, él nos conoce y conoce nuestros sentimientos, cuando Dios ve en nosotros que nos esforzamos estudiamos la Biblia y nos mantenemos firmes frente pruebas y leales en su adoración producimos también un aroma muy agradable a Jehová.

Levítico 1:10,14, Jehová incorporó en la adoración Judía un sistema de sacrificio bien definido, Los israelitas siguieron instrucciones específicas sabían qué sacrificios ofrecer donde hacerlos y cómo presentarse los a Jehová, esto me enseña una verdad fundamental, Jehová es quien pone las normas para la adoración pura, aquellos que afirman que no importa cómo adoramos a Dios están muy equivocados, por eso es importante que incluso los siervos dedicados de Dios, tengamos que mejorar en ciertos aspectos para hacerlo, quizá debamos examinar nuestras acciones y actitudes a fin de asegurarnos de que estén en conformidad con la adoración que Jehová aprueba.

Levítico 1:13, cada vez que los Israelitas presentaban sobre el fuego del altar un sacrificio digno del humo que se elevaba era de aroma muy agradable para Jehová, dicho de otro modo a aquellas expresiones de amor de sus siervos le producían sosiego y placer, estos detalles de la ley nos enseña en un principio aplicable hoy recibiremos la aprobación de Jehová si le ofrecemos los sacrificios que le agradan, entre esos sacrificios están nuestras acciones, por eso seamos santos en toda conducta, otra expresión de nuestro amor son nuestras palabras. Si trabajamos con celo en el ministerio damos pruebas de que amamos a Jehová y anhelamos su aprobación, de esa manera estamos haciendo ofrendas que lo complacen y les son un placer.

Le 1:14,16. Las tórtolas o pichones de paloma eran animales pequeños en comparación con el toro o la oveja, pero es interesante notar que para Jehová el aroma del sacrificio de tales aves era muy agradable para él, lo que valoraba Jehová era que sus siervos hicieran tales sacrificios de corazón, lo que también nos debería motivar a nosotros a servirle con todo el corazón.

Le 2:11. A Jehová no se le debía presentar alguna ofrenda de grano que tenga levadura o que estuviera fermentada, ya que la palabra levadura se utiliza a menudo en la Biblia para referirse al pecado o corrupción, demostrando así el nivel de pureza que esperaba Jehová en las ofrendas, en cambio nosotros que nos ofrecemos como “sacrificas vivos” debemos permanecer libres de la levadura del mundo de Satanás, así obtendremos la aprobación de Jehová.

Le 3:1-17. Existía otra ofrenda voluntaria que era el sacrificio de comunión o el sacrificio de paz, estos sacrificio no eran para conseguir la paz con Jehová, más bien era para expresar la gratitud o la condición de paz porque al estar en paz con él también tenemos su aprobación, nosotros podremos estar en paz con Dios si nos centramos en las cosas espirituales, cultivar una relación con él y ejercemos fe en el sacrificio de Jesús.

EL MINISTERIO

Levítico 3:17,  es un texto que nos puede servir en el ministerio o también con nuestros estudiantes, para hacerle ver que es un mandato que Jehová que dio desde la antigüedad de que sus siervos o las personas que quieran agradarle no deben comer sangre.

En el capítulo 1 al 3, allí se habla de los sacrificios y las ofrendas que tenían que dar las cierra listas ya que éstos formaban parte de la adoración verdadera, en aquel momento tenían que cumplir si querían seguir teniendo la aprobación de Jehová, entonces esto nos enseña que debemos cumplir con todo en la actualidad con todo lo que se nos manda como parte de nuestra adoración verdadera, y no solo lo que se nos haga más fácil o quizás lo que más nos convenga.

Levítico 1:10, dice que todos los animales sacrificados tenían que ser sanos y sin ningún defecto, pues esto nos enseña que todos para servir a Jehová debemos tener una conciencia limpia, arrepentirnos de corazón de todos nuestros pecados y de hecho darle por siempre una adoración sin hipocresía.

Levítico 2:5, en el caso de la ofrenda de grano preparado sobre una plancha ésta debía ser sin levadura, todas las ofrendas que eran aceptadas por Jehová tenían que ser puras en buen estado y de buena calidad, nuestra preparación para las Reuniones de Servicio del Ministerio del Campo también tienen que ser de calidad así estaríamos honrando a Jehová.

Levítico 1:10, los Israelitas podían ofrecer diferentes ofrendas siempre que fueran voluntarias y dentro de lo permitido por Dios, pues todo tenía que estar en buen estado ya que en este caso los animales tenían que estar sanos, aprendemos que tenemos que dar lo mejor de nosotros a Jehová y su ministerio, no el tiempo que nos sobra o la energía que nos sobra, tenemos que hacer un esfuerzo por dar siempre lo mejor de nosotros y hacer sacrificios por ofrecer cada día más.

Levítico 1:9, vemos que el tabernáculo estaba diseñado como una fuente con agua para que limpiarán las ofrendas a presentar y se lavaron antes de entrar a presentar la ofrenda, la limpieza era fundamental y no entraba nada sucio al interior de la tienda de Jehová, lo que aprendemos es que nuestra adoración a Dios también tiene que ser limpia tanto en nuestro aspecto físico como espiritualmente hablando.

Levítico 1:3, leemos que se deberá presentar de forma voluntaria y es que todo lo que hacemos y damos a Jehová tiene que ser de corazón no de forma obligada o interesada para tener una u otra responsabilidad. Esto aplica a todos nuestro servicio a Dios en las congregaciones y con nuestros hermanos, Jehová ve nuestros corazones y mentes nuestra dedicación, pues nuestro servicio de Dios ha de ser puro voluntario desinteresado y de corazón alegre.

Levítico 1:2, Jehová dio directrices precisas sobre cómo debían ser las ofrendas y qué era lo que se podía ofrecer, como ofrenda quemada para que fuera aceptada según lo que merece Dios, de la misma forma aunque nos tenemos que hacer este tipo de ofrendas, si tenemos que hacer la voluntad de Dios tal como la Biblia nos dice y siguiendo las instrucciones y consejos del Cuerpo Gobernante.

Levítico 2:11, las ofrendas de grano que Israel presentaba Jehová no debían estar hechas con masa fermentada, la levadura es la sustancia que hace fermentar la masa del pan, y en la biblia la levadura simboliza pecado o corrupción, esto nos enseña que para mantener la pureza en las congregaciones se debe eliminar las influencias corruptoras de algunos individuos que tratan de introducir doctrinas falsas y prácticas hipócritas. Por lo tanto los adoradores verdaderos de Jehová debemos manifestar odio a tal levadura y no permitir que corrompan nuestra vida ni que arruinen la pureza de la Congregación Cristiana.

Le 1:14,16. Los sacrificios de tórtolas o pichones de paloma generalmente sería ofrecidos por israelitas que por sus circunstancias no podían dar más, aun así se esforzaban por ofrecerle algo a Jehová, actualmente muchos hermanos no pueden hacer tanto en el ministerio debido a ciertas circunstancias, pero a pesar de ello siguen participando de la predicación pues saben que su esfuerzo será del agrado de Jehová.

Le 2. La ofrenda de grano era una ofrenda voluntaria que podían realizar los israelitas y en ella podían expresar las gracias y el amor que sentían por Jehová Dios, sin duda una ofrenda voluntaria que sería de mucha ayuda en el tabernáculo, nosotros también podemos ofrecer voluntariamente nuestro tiempo, energías y recursos en apoyar la predicación de las buenas noticias al servir donde hay más necesidad.

Le 3:17. Podemos usar este texto para explicar que la sangre no debía consumirse y después podemos usar el texto de Levítico 17:14 en la que relaciona aún de modo más directo la vida con la sangre, dejando claro que para Jehová que la vida como la sangre son algo sagrado para él.

OTROS TEMAS

Levítico 1:1, muestra que Jehová hablaba con Moisés desde la tienda de reunión, ya que allí estaba la presencia de él, esto nos hace pensar en los lugares de adoración de la actualidad que son los salones del Reino, estos cuentan con la aprobación de Jehová es por eso que él allí nos instruye mediante su espíritu santo y mediante el esclavo fiel y prudente.

Levítico 2:1, Jehová permitió diferentes tipos de ofrendas según las condiciones de los Israelitas y los aceptaba de igual forma, y todos ellos generaban este aroma agradable a Dios, las circunstancias de nuestros hermanos tanto ya sea por salud o económicas, les permite una adoración a Jehová según sus condiciones virtudes o limitaciones, el esfuerzo que hace cada uno dadas estas circunstancias personales todos generan este aroma agradable , y Jehová agradece el esfuerzo que hacen todos nuestros hermanos y hermanas.

Levítico 3:2,5, Jehová designó a los hijos de Aarón para ayudar a su padre en sus funciones para el sacerdocio aunque el objetivo principal era lo espiritual, es seguro que los preparó para ser hombres responsables disciplinados y confiables, esto me enseña que en las familias donde los hijos ayudan a sus padres con un espíritu alegre y dispuesto al igual que los hijos de Aarón, los prepara para que sean hombres responsables disciplinados y confiables porque aprenden a anteponer las necesidades de otras personas a la suya, a la misma vez promueven un ambiente agradable en el hogar.

Levítico 1:1,2, Jehová habla con Moisés y establece normas y da detalles de cómo deberían realizarse los sacrificios u ofrendas, esto me enseña que en la actualidad estos detalles podrían parecernos innecesarios a simple vista podría ser difícil ver el valor de ellos, pero si excavamos un poco para encontrar dicho valor, veremos que nuestro esfuerzo recibirá una hermosa recompensa, en este caso los detalles relativos a los sacrificios profundizan nuestro aprecio y fortalecen nuestra fe en el valor de un sacrificio mucho más importante el de Jesús. Así que debemos de estar agradecidos a Jehová que haya registrado todos estos detalles en su palabra la Biblia.

Levítico 1:3, cuando un Israelita ofrecía un sacrificio quemado, lo hacía de su propia voluntad delante de Jehová, de este modo reconocía pública y voluntariamente las abundantes bendiciones y bondad amorosa que había recibido de parte de Jehová, esto me enseña que nosotros mostramos agradecimiento a Jehová cuando ofrecemos voluntariamente y con entusiasmo nuestro sacrificio de alabanza, de esta manera reconocemos las cosas maravillosas que Jehová ha hecho por nosotros, tengamos la seguridad que nuestra participación celosa en el ministerio es muy agradable a Dios como el olor conducente a descanso de una ofrenda quemada.

Le 1:3. Los sacrificios que se ofrecerían en el tabernáculo debían cumplir con una condición importante y era que todo animal debía estar sano y sin ningún defecto, esto era porque serían usados y ofrecidos como ofrendas quemadas o por el pecado, sin duda una representación adecuada para el sacrificio que haría Jesús, un hombre perfecto y sin defecto, en el futuro para el perdón de nuestros pecados.

 Le 2:1. El olíbano es un producto de varias especies de árboles del incienso que son originarios de ciertas partes de África y Asia, el olíbano se obtiene haciendo incisiones sucesivas en la corteza, lo que hace que el árbol desprenda un fluido blanquecino que al recogerlo en pequeños pedazos o gotas tiene un sabor amargo y produce un olor aromático al quemarlo, por eso era uno de los ingredientes del incienso santo.

 Le 3:1. El sacrificio de comunión consistía en ofrecer a un macho o hembra de la vacada o de los rebaños como sacrificio, entonces en el altar se consumían las mejores partes grasas del animal mientras que cierta porción era consumido por quien hacía el sacrificio junto con el sacerdote y por decirlo así, con Jehová mismo, por eso cuando compartían la comida estaban en comunión por decirlo así.

Vemos en el Capítulo 1 de Levítico: que Jehová dio el mandato de que los Judíos o los Israelitas ofrecieran sacrificios, entonces los Israelitas tenían que ofrecer a sacrificios de animales a Jehová, pero en la actualidad pues ya no nos regimos por esa ley, pero de igual forma podemos ofrecer sacrificios a nuestro padre celestial, claro no van a ser animales, pero puede ser nuestro tiempo, nuestros recursos económicos, nuestras energías y nuestras habilidades.

Un comentario en «BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS 2020, Semana Del 9 al 15 de Noviembre, Levítico 1 al 3, Respuestas.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *