Descargar Aplicación

Seamos Mejores Maestros, 4-10 Enero 2021, Discurso, Lección 7, Asignación Preparada.

 

 

 Discurso (5 mins.): w02 1/2 29. Título: ¿Deben los cristianos seguir las restricciones que imponía la Ley al matrimonio entre parientes? (th lec. 7).

¿Usted ha escuchado la expresión incesto?, una Atalaya lo definió como el ayuntamiento o las relaciones entre parientes cercanos, el término en latín significa “incasto” lo que denota aún más lo desagradable de esta práctica, de hecho la Ley que Jehová había dado a los israelitas prohibía de manera tajante bajo pena de castigo el matrimonio entre parientes, en la lista de Levítico 18:6-20 se menciona una lista de los “parientes próximos” a los que no se permitía tener relaciones y casarse entre sí.

Como sabemos la Ley que recibieron los israelitas en el desierto fue abolida en el siglo primero, entre esos decretos estaba la del matrimonio entre parientes, aunque ya no estamos obligados a obedecer esa Ley, no significa que debamos pasar por alto este asunto, en especial a la hora de escoger cónyuge. Para esto analicemos varios principios y razones lógicas para llegar a esta conclusión.




Leamos por favor Romanos 13:1, si relacionamos este tema con la autoridad que les fue conferida a los gobiernos, descubrimos que la mayoría de países prohíben tajantemente las relaciones entre parientes, la mayoría de estas leyes se basan en el hecho científico de que hijos de matrimonios entre parientes cercanos tienen más posibilidades de sufrir de defectos genéticos, puesto que nosotros como cristianos nos sometemos a estas autoridades superiores.

El cristiano también debe tener en cuenta lo que menciona 2 Corintios 6:3, la gran  mayoría de comunidades rechazan el matrimonio entre parientes cercanos sobre esto la Enciclopedia Britannica digo lo siguiente al respecto, “más fuerza y vehemencia se prohíben o rechazan las relaciones sexuales entre ellas”, saber esto nos ayudara a cumplir con lo que leímos en el texto, que nuestros actos nunca demuestren falta de consideración a los demás,  a fin de no causar oprobio a la congregación ni al nombre de Jehová.

El último factor que debemos tener en cuenta seria nuestra propia conciencia, Jehová advirtió a los israelitas en Levítico 18:3 que su forma de pensar jamás se pareciera a la de naciones que no respetan las normas divinas, así mismo una conciencia educada por la Biblia evitara que caigamos en razonamiento que nos corrompa el sentido distorsionado del bien y el mal que tienen las naciones.

En resumen, aunque ya no estemos bajo la Ley mosaica que prohibía el matrimonio entre familiares o incesto, los cristianos estamos en la obligación de cumplir con las leyes que prohíben tal unión, tener en consideración el modo de pensar de las comunidades que se oponen a tales uniones y principalmente la de tener una conciencia educada por la Biblia nos ayudará a tener en cuenta cuando llegue el momento de escoger un cónyuge, con todo esto presente lograremos cumplir con lo que dice Hebreos 13:4, Que todos honren el matrimonio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *