Descargar Aplicación

SEAMOS MEJORES MAESTROS: 9-15 de agosto del 2021, Discurso, Lección 20, Asignación Preparada.

Discurso (5 mins.): w19.06 23, 24 párrs. 13-16. Título: ¿Cómo podemos dar nuestro apoyo a quienes se han quedado viudos? (th lec. 20).

La pérdida de un ser querido es uno de los dolores más grandes que podemos experimentar pero ahora imagínese perder a la persona que ha sido su compañía y su apoyo personal durante muchos años, para entender el dolor de perder a un cónyuge piense en la siguiente ilustración, Con el paso de los años, sus raíces se entrelazan. Si se arranca uno de ellos y muere, el otro puede sufrir graves daños.

De manera parecida, la muerte de uno de los cónyuges puede provocar en el otro cónyuge sentimientos muy intensos durante mucho tiempo, ellos sienten como si le hubieran arrancado una parte de ellos mismo. Es por eso que, cuando un hermano o hermana de la congregación pierde a su cónyuge, necesita nuestro apoyo es por eso que responderemos a la pregunta, ¿Cómo podemos consolar a alguien que ha enviudado?

Una de las primeras cosas que podemos hacer es hablar con esa persona, pueda que al hacer esto nos sintamos incomodos o también tengamos miedo a decir algo que pueda resultar inapropiado pero no decir nada podría ser peor, por ejemplo podemos decir que lo sentimos muchos, podemos hablar de los bonitos recuerdos, recordar lo mucho que queríamos y apreciábamos a esa persona, para animarlo podemos orar con el cónyuge viudo y leer uno o dos textos bíblicos que hablen acerca del consuelo y de la resurrección, sin duda una buenas palabras serán como un bálsamo sanador a su corazón herido.

Algo que también podemos hacer por quienes han enviudado es apoyándolos y ayudándolos con algunas tareas que podamos hacer por ellos, recordemos que estuvieron acostumbrados a realizar muchas actividades con su cónyuge pero al ya no tenerlo a su lado pueda que le cueste hacer algunas cosas o incluso sufren cada vez que hacen algo que hacían con la persona fallecida, así que es importante darles nuestro apoyo porque su proceso de duelo puede durar meses, incluso durante años, así que recordemos nuestra ayuda puede ser de gran alivio para el cristiano que haya enviudado.

Finalmente mis hermanos, recordemos que Jehová nos da el honor y la responsabilidad de cuidar de quienes han enviudado, si aplicamos los consejos que analizamos sobre hablar con ellos cosas animadoras y darles nuestra mano cuando lo necesiten estaremos cumpliendo con lo que se nos manda en Santiago 1:27 (leer el texto) así que sigamos cuidando de nuestros hermanos viudos en sus dificultades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *