Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Domingo 31 de octubre del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Domingo 31 de octubre del 2021

El Dios de todo consuelo nos consuela en toda nuestra tribulación (2 Cor. 1:3, 4).

Los seres humanos nacemos con la necesidad de recibir consuelo y la extraordinaria capacidad de darlo. Por ejemplo, cuando un niño se cae y se raspa las rodillas mientras juega, corre llorando a buscar a su papá o su mamá. Ellos no pueden curarlo, pero sí consolarlo. Le preguntan qué pasó, le secan las lágrimas, lo abrazan y le hablan con cariño, y quizás le limpian y le vendan la herida. Enseguida, el niño deja de llorar y hasta puede que se vaya a jugar de nuevo. Con el tiempo, la herida habrá sanado. Sin embargo, hay niños que sufren heridas mucho más graves. Algunos son víctimas de abusos sexuales, ya sea una sola vez o durante años. En cualquier caso, las cicatrices emocionales pueden ser profundas. A algunos abusadores se les descubre y castiga, mientras que otros parece que logran evadir la justicia. Pero, aunque el culpable reciba castigo de inmediato, la víctima sigue sufriendo incluso cuando es adulta. w19.05 14 párrs. 1, 2

¿Qué clase de oraciones pueden consolar a los que sufren, y por qué?

Oremos desde el corazón con los que sufren. La persona deprimida tal vez sea incapaz de orar. Puede que no se sienta digna de dirigirse a Jehová. Si deseamos ayudarla, oremos con ella utilizando su nombre. Digámosle a Jehová lo mucho que la queremos, tanto nosotros como la congregación. Y roguémosle que calme el dolor de su valiosa ovejita. Este tipo de oraciones pueden ser una fuente de mucho consuelo (Sant. 5:16).

¿Qué nos ayudará a prepararnos para consolar a otra persona?

Escojamos palabras que sanen y consuelen. Pensemos antes de hablar. Las palabras irreflexivas hieren, pero las amables curan las heridas (Prov. 12:18). Así pues, pidámosle a Jehová que nos ayude a encontrar palabras cariñosas que tranquilicen y sanen a quien se siente herido. Recordemos que las palabras con mayor poder son las que se encuentran en la Biblia, pues provienen de Jehová (Heb. 4:12).

A causa de las malas experiencias sufridas, ¿de qué pueden estar convencidas algunas víctimas, y qué deseamos recordarles?

A causa de los abusos sufridos en el pasado, algunos tal vez estén convencidos de que son indignos y sucios, y de que nadie los quiere. Es más, tal vez crean que no merecen el cariño de nadie. Esta es una mentira espantosa. Por tanto, utilicemos la Biblia para recordarles que son muy valiosos para Jehová (vea el recuadro “Textos bíblicos que consuelan”). Recordemos que, cuando el profeta Daniel se sintió sin fuerzas y deprimido, Dios envió a un ángel para fortalecerlo porque deseaba que supiera que era valioso y querido (Dan. 10:2, 11, 19). Del mismo modo, Jehová considera valiosos a nuestros hermanos afligidos.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *