Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Sábado 30 de octubre del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Sábado 30 de octubre del 2021

Sigan llevando las cargas los unos de los otros, y así cumplan la ley del Cristo (Gál. 6:2).

Jehová ama a quienes le sirven. Siempre lo ha hecho y siempre lo hará. Además, ama la justicia (Sal. 33:5). Así que estamos seguros de dos cosas. Primero, que le duele que sus siervos sufran injusticias. Y, segundo, que se encargará de hacer justicia. La Ley que Dios le dio a la nación de Israel se basaba en el amor y fomentaba la justicia para todos, incluso para los desfavorecidos (Deut. 10:18). Esta Ley revela el profundo interés que Jehová siente por quienes lo adoran. La Ley de Moisés terminó en el año 33, cuando se formó la congregación cristiana. ¿Significa eso que los cristianos no contarían con una ley basada en el amor y que fomentara la justicia? Por supuesto que no. Los cristianos tenían una nueva ley, “la ley del Cristo”. Jesús no puso por escrito un código legal para sus discípulos, pero sí les dio instrucciones, mandatos y principios que debían seguir. “La ley del Cristo” incluye todo lo que Jesús enseñó. w19.05 2 párrs. 1-3

a) ¿Cómo deben tratar a los demás quienes tienen autoridad? b) ¿Cómo demuestran amor sacrificado los esposos? c) ¿Cómo deben tratar los padres a sus hijos?

Como hemos visto, la ley del Cristo se basa en el amor. Por tanto, bajo esta ley, quienes tienen autoridad deben tratar a los demás con dignidad y cariño. Tienen que recordar que Cristo espera que demostremos amor en todo lo que hacemos.

En la familia. Los esposos deben amar a sus esposas “tal como el Cristo también amó a la congregación” (Efes. 5:25, 28, 29). Imitan su amor sacrificado poniendo las necesidades y deseos de sus esposas antes que los suyos. A algunos hombres se les hace difícil mostrar esta clase de amor, quizás porque se criaron en una familia en la que no se mostraba cariño y no se trataba a los demás con justicia. Aunque les resulte difícil abandonar sus costumbres, tienen que cambiar a fin de obedecer la ley del Cristo. Los esposos que demuestran amor sacrificado consiguen el respeto de sus esposas. Y los padres que aman de verdad a sus hijos nunca les harán daño con sus palabras o acciones (Efes. 4:31). Al contrario, les expresarán su cariño y aprobación de maneras que los hagan sentir seguros. De esta forma, se ganarán el amor y la confianza de sus hijos.

Según 1 Pedro 5:1-3, ¿Quién es el dueño de las ovejas, y cómo se las debe tratar?

En la congregación. Los ancianos deben recordar que las ovejas no son suyas (Juan 10:16; lea 1 Pedro 5:1-3). Las expresiones “el rebaño de Dios” y “la herencia de Dios” les recuerdan que son de Jehová. Y él quiere que se las trate con cariño y ternura (1 Tes. 2:7, 8). Los ancianos que cuidan así a las ovejas consiguen la aprobación de Jehová y el amor y respeto de sus hermanos.

a) ¿Cuál es la función de los ancianos cuando se cometen pecados graves en la congregación? b) En estos casos, ¿Qué cuestiones analizan los ancianos?

Bajo la Ley que Dios le dio a Israel, los jueces y ancianos atendían los asuntos espirituales y también los casos civiles y los delitos. En cambio, bajo la ley del Cristo, la función de los ancianos es diferente. Cuando se comete un pecado grave en la congregación, ellos solo se encargan de los aspectos espirituales de la situación. Reconocen que Dios les ha dado a las autoridades de este mundo la responsabilidad de juzgar los casos civiles y los delitos. Por eso, ellas tienen la autoridad para imponer multas o penas de cárcel (Rom. 13:1-4).

Entonces, ¿Cómo actúan los ancianos cuando se comete un pecado grave? Utilizan la Biblia para analizar los asuntos y tomar decisiones. Tienen presente que la ley del Cristo se basa en el amor. Esta cualidad los motiva a analizar qué debe hacerse para ayudar a cualquier persona de la congregación que haya sido víctima de un pecado. Y el amor los mueve a examinar si el pecador está arrepentido y si se le puede ayudar a recuperar su amistad con Dios.

¿Qué analizará el siguiente artículo?

Sin duda, nos sentimos muy agradecidos de estar bajo la ley del Cristo. Cuando todos nos esforzamos por obedecerla, contribuimos a que la congregación sea un lugar donde todos se sientan queridos, valorados y seguros. Pero vivimos en un mundo en el que los hombres malvados van “de mal en peor” (2 Tim. 3:13). Así que no debemos bajar la guardia. ¿Cómo puede reflejar la congregación la justicia de Dios cuando se tiene que ocupar de casos de abuso de menores? El artículo siguiente responderá esta pregunta.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *