Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Miércoles 17 de noviembre del 2021

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Miércoles 17 de noviembre del 2021

Recibí una espina en la carne (2 Cor. 12:7).

El apóstol Pablo quiso decir que estaba sufriendo por culpa de una prueba de carácter personal. La llamó “un ángel de Satanás”, que seguía abofeteándolo (o golpeándolo, según la nota). Puede que Satanás y sus demonios no le hubieran clavado esa espina, es decir, que ellos no le hubieran provocado su angustia. Pero, cuando esos espíritus malvados vieron que Pablo tenía esa “espina”, tal vez intentaran clavársela más, por decirlo así, para causarle más sufrimiento. ¿Qué hizo el apóstol? Al principio, Pablo quiso librarse de la “espina”. Dijo: “Le supliqué tres veces al Señor [Jehová] que me la quitara”. Pese a sus ruegos, la espina en la carne no desapareció. ¿Significa esto que Jehová no respondió sus oraciones? Claro que no. Él sí las contestó. Aunque no le quitó el problema, le dio las fuerzas para soportarlo. Y le dijo: “Mi poder se demuestra plenamente en la debilidad” (2 Cor. 12:8, 9). Gracias a la ayuda divina, Pablo logró mantenerse feliz y en paz (Filip. 4:4-7). w19.11 9 párrs. 4, 5

a) ¿Por qué decimos que “el viento está soplando” en nuestras reuniones? b) ¿Qué podemos hacer para asistir a las reuniones con “las velas desplegadas”?

Segundo, adoremos a Dios con sus siervos (Sal. 22:22). En cierto sentido, podemos decir que en nuestras reuniones “está soplando el viento”, puesto que el espíritu de Jehová está en ellas (Apoc. 2:29). ¿Por qué lo decimos? Porque, cuando nos reunimos, pedimos en oración el espíritu santo, cantamos canciones basadas en la Palabra de Dios y escuchamos instrucción bíblica presentada por hermanos que han sido nombrados por espíritu santo. Y este mismo espíritu ayuda a las hermanas a preparar y presentar sus demostraciones. Ahora bien, si queremos beneficiarnos plenamente de este espíritu, tenemos que ir a las reuniones preparados para participar. De esa manera, asistiremos a ellas con “las velas desplegadas”.

¿Cómo logramos que el espíritu santo nos ayude en la predicación?

Tercero, salgamos a predicar. Cuando leemos de la Biblia en nuestra obra de predicar y enseñar, dejamos que el espíritu nos ayude en el ministerio (Rom. 15:18, 19). Pero tenemos que salir a predicar con regularidad y utilizar la Biblia siempre que sea posible para beneficiarnos al máximo de ese espíritu. Algo que nos ayudará a tener mejores conversaciones con las personas es emplear las ideas para conversar que aparecen en la Guía de actividades para la reunión Vida y Ministerio Cristianos.

¿Cuál es la manera más directa de conseguir espíritu santo?

Cuarto, oremos a Jehová (Mat. 7:7-11; Luc. 11:13). La manera más directa de conseguir espíritu santo es pidiéndoselo a Jehová en oración. Nada —ni los muros de una prisión ni Satanás mismo— puede impedir que nuestras oraciones le lleguen a Jehová o que el regalo del espíritu santo nos llegue a nosotros (Sant. 1:17). ¿Cómo debemos orar para beneficiarnos totalmente del espíritu santo? Para responder a esta pregunta, vamos a analizar con más detalle el tema de la oración examinando un ejemplo que solo se encuentra en el Evangelio de Lucas.*

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *