Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Sábado 6 de marzo del 2021.

Examinemos las Escrituras todos los días 2021

Sábado 6 de marzo del 2021

Transfórmense rehaciendo su mente, para que prueben para ustedes mismos lo que es la buena y la acepta y la perfecta voluntad de Dios (Rom. 12:2).

¿Qué tenemos que hacer? Estudiar con regularidad nos ayudará a estar seguros de que lo que hemos aprendido en la Biblia es la verdad. Además, estaremos totalmente convencidos de que las normas de Jehová son correctas. Como consecuencia, seremos como un árbol con raíces fuertes y estaremos bien arraigados, “estabilizados en la fe” (Col. 2:6, 7). Recordemos que nadie puede estabilizarnos en la fe; debemos hacerlo nosotros. Por tanto, sigamos renovando la fuerza que impulsa nuestra mente. Oremos de continuo a Jehová y pidámosle que nos dé su espíritu. Meditemos profundamente, examinando siempre nuestra manera de pensar y nuestros motivos. Busquemos buenas amistades; rodeémonos de personas que nos ayuden a transformar nuestro modo de pensar. Haciendo todo esto, contrarrestaremos los efectos tóxicos del mundo de Satanás y derribaremos “razonamientos y toda cosa encumbrada que se levanta contra el conocimiento de Dios” (2 Cor. 10:5). w19.06 13 párrs. 17, 18.




RENOVEMOS “LA FUERZA QUE IMPULSA” NUESTRA MENTE

¿Cómo podemos cambiar lo que somos en el interior?

¿Es posible cambiar lo que de verdad somos en el interior? La Palabra de Dios responde: “Deben ser hechos nuevos en la fuerza que impulsa su mente, y deben vestirse de la nueva personalidad que fue creada conforme a la voluntad de Dios en verdadera justicia y lealtad” (Efes. 4:23, 24). Como vemos, es posible hacer este cambio, pero no es fácil. No basta con reprimir los malos deseos y acciones. Tenemos que modificar “la fuerza que impulsa” nuestra mente. Esto quiere decir cambiar nuestros deseos, tendencias y motivaciones. Para ello, es necesario hacer un esfuerzo constante.

¿Cómo pone de relieve la necesidad de cambiar lo que somos en el interior la experiencia de un hermano?

Veamos el ejemplo de un hermano que había sido violento, bebía y se metía en peleas. Cuando hizo los cambios necesarios y llenó los requisitos para bautizarse, la pequeña comunidad en la que vivía recibió un magnífico testimonio. Pero una tarde, poco después de su bautismo, nuestro hermano se enfrentó a una prueba inesperada: un borracho fue a su casa buscando pelea. Al principio, el hermano resistió el impulso de pelear. Pero no pudo aguantarse más cuando el hombre blasfemó contra el nombre de Jehová. Así que salió y le pegó. ¿Por qué lo hizo? Porque, aunque el estudio de la Biblia lo había ayudado a reprimir sus tendencias violentas, aún no había logrado renovar la fuerza que impulsaba su mente. En otras palabras, no había cambiado lo que de verdad era en el interior.

Pese a todo, no se dio por vencido (Prov. 24:16). Con la ayuda de los ancianos, siguió progresando, y con el tiempo llenó los requisitos para ser anciano. Pero una noche, cuando estaba fuera del Salón del Reino, se le presentó una prueba parecida a la que había tenido años antes: un borracho le iba a pegar a otro anciano. ¿Qué hizo nuestro hermano? Con calma y humildad, razonó con el borracho, lo tranquilizó y lo ayudó a llegar a su casa. ¿Por qué actuó así? Porque había renovado la fuerza que impulsaba su mente. Se había transformado en su interior en una persona pacífica y humilde, un cambio que resultó en la alabanza de Jehová.

¿Qué implica cambiar lo que somos en el interior?

Estos cambios no se hacen de la noche a la mañana ni de manera automática. Puede que tengamos que esforzarnos al máximo durante varios años (2 Ped. 1:5). Llevar en la verdad una determinada cantidad de tiempo no es suficiente. Tenemos que hacer todo lo posible por cambiar lo que somos en el interior. ¿Qué nos ayudará? Veamos algunas cosas importantes que debemos hacer.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *