TEXTO DIARIO, De hoy Viernes 12 de agosto del 2022

Examinemos las Escrituras todos los días 2022

Viernes 12 de agosto del 2022

Tu humildad me hace grande (2 Sam. 22:36).

¿De veras podemos decir que Jehová es humilde? El texto de hoy deja claro que sí (Sal. 18:35). Al escribir esas palabras, David quizás estaba pensando en el día en que el profeta Samuel fue a la casa de su padre para ungir al futuro rey de Israel. Aunque David era el menor de ocho hijos, Jehová lo eligió para sustituir al rey Saúl (1 Sam. 16:1, 10-13). De seguro, David concordaba con lo que dijo sobre Jehová el escritor de un salmo: “Él se agacha para observar el cielo y la tierra, para levantar del polvo al humilde. Alza al pobre […] para sentarlo con nobles” (Sal. 113:6-8). Algo que demuestra que Jehová es humilde es la manera en que trata a sus siervos humanos imperfectos. No solo acepta que lo adoremos, sino que además nos considera sus amigos (Sal. 25:14). Esta amistad es posible gracias a que tomó la iniciativa de entregar a su Hijo como sacrificio por nuestros pecados. ¡Qué gran muestra de compasión! w20.08 8 párrs. 1-3

¿De qué manera nos enseña lecciones Jehová?

Como Jehová es nuestro “Gran Instructor”, en su Palabra ha incluido ejemplos de los que podemos aprender lecciones (Is. 30:20, 21). Podemos meditar en personajes bíblicos que mostraron cualidades que agradan a Dios, como la modestia, y en lo que les pasó a otros que no las mostraron (Sal. 37:37; 1 Cor. 10:11).

¿Qué aprendemos del mal ejemplo de Saúl?

Meditemos en lo que le pasó al rey Saúl. Cuando era joven, era tan modesto y se sentía tan insignificante que hasta se le hizo difícil aceptar mayores responsabilidades (1 Sam. 9:21; 10:20-22). Pero, poco después de ser nombrado rey, se volvió arrogante e hizo cosas que no tenía derecho a hacer. En cierta ocasión, perdió la paciencia mientras esperaba a que llegara el profeta Samuel. En vez de ser modesto y confiar en que Jehová ayudaría a su pueblo, ofreció un sacrificio quemado a pesar de que no estaba autorizado a hacerlo. Como resultado, Jehová le quitó su aprobación y, más tarde, el trono (1 Sam. 13:8-14). Hacemos bien en aprender la lección y no ir más allá de lo que nos corresponde.

¿Qué buen ejemplo de modestia nos dejó Daniel?

A diferencia de Saúl, el profeta Daniel nos dejó un buen ejemplo. A lo largo de su vida, siempre fue un hombre humilde y modesto que buscó la guía de Jehová. Por ejemplo, cuando Dios lo usó para interpretar el sueño de Nabucodonosor, Daniel no se atribuyó ningún mérito, sino que fue modesto y le dio toda la honra a Jehová (Dan. 2:26-28). De esto aprendemos que, si presentamos discursos que gustan a los hermanos o si tenemos éxito en el ministerio, debemos darle todo el mérito a Jehová. Seamos modestos y reconozcamos que no podríamos hacer nada de eso sin su ayuda (Filip. 4:13). De este modo también seguimos el excelente ejemplo de Jesús. Veamos por qué decimos esto.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

NOTA: Los anuncios que aparecen en este Sitio, son únicamente para costear los gastos implicados que requieren mantener una página. Por lo tanto este sitio no se responsabiliza de «Los contenidos de las publicidades que aparecen», ya que los anunciantes no son Testigos de Jehová. De modo que se le sugiere no prestar atención ni confiar en dichos anuncios. Atentamente TOOLSJW.COM

Por toolsjw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.