Descargar Aplicación

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS: 3-9 Mayo 2021, Números 27-29, Respuestas.

  

Busquemos perlas escondidas (10 mins.)

Nú 28:7, 14. ¿Qué eran las ofrendas líquidas o libaciones? (it-2 525).

Las libaciones consistían en vino que se derramaba sobre el altar y se presentaban una vez que los israelitas se establecieron en la Tierra prometida. 

COMENTARIOS ADICIONALES

Las libaciones, a las que también se les dice como ofrenda líquida, es así porque se usaba un líquido para ofrecer las ofrendas. Esta libación consistía en vino o un licor embriagante y se derramaba sobre el altar. Este tipo de ofrenda líquida, se empezaron a realizar sobre todo cuando los israelitas ya estaban asentados en la Tierra Prometida.

Esta palabra libación, este significado de ofrenda líquida sobre el altar también se utilizó por ciertas personas como Pablo para referirse a él mismo. En el sentido que se estaba derramando, que tal como la libación se ofrece como ofrenda líquida, él se está ofreciendo con su trabajo y servicio a los demás como una libación.

El apóstol Pablo escribió a los cristianos de Filipos: “Si yo estoy siendo derramado como libación sobre el sacrificio y servicio público a los cuales los ha conducido la fe, me alegro”. Usando el ejemplo de una libación para expresar su disposición a gastarse a favor de los compañeros cristianos. (Flp 2:17.) 

INFORMACIÓN ADICIONAL

Cabe destacar que el uso que se le dio a las libaciones u ofrendas líquidas no siempre fue el adecuado, puesto que la idolatría también se practicaba disponiendo una mesa con alimento y bebida para los dioses falsos (Isa 65:11) ofreciendo libaciones, tortas de sacrificio y humo de sacrificio.

¿Qué perlas espirituales ha encontrado sobre Jehová, el ministerio y otros temas en la lectura bíblica de esta semana?

En Números 29:25-31 se habla sobre cómo los israelitas debían ofrecer sus ofrendas “quemadas”, estas ofrendas constituían un llamamiento a Jehová que indicaba que aceptaba la ofrenda por el pecado que a veces les acompañaba. Actualmente aunque no se hacen ofrendas quemadas con animales, como seres imperfectos podemos llegar a fallar, sin embargo gracias a que la muerte de Cristo nos libera del pecado y la muerte, me motiva a esforzarme por no fallarle a Jehová y a su vez mostrar agradecimiento por la muerte de su hijo.

En Números en los capítulos 28 y 29 se analiza como Jehová dio instrucciones explícitas sobre cómo quería que le adoraran los israelitas, las ofrendas y sacrificios. Mediante ellos obtenían el perdón de sus pecados y a su vez expresaban agradecimiento para con Jehová. Actualmente aunque nuestra adoración no sea presentando ofrendas, Jehová mediante la Biblia nos muestra la manera en la que desea que le adoremos, esto me enseña que para Jehová es importante que le sirvamos de manera completa y apegada a lo que él desea. Si le servimos y le somos leales, alegraremos su corazón y él nos llenará de bendiciones. 

En Números 27:6-11 se habla sobre cinco hermanas solteras que acudieron a Moises, puesto que su familia, como toda familia israelita, recibiría la porción de tierra que le correspondía a su padre, pero esta proción solo correspondía a los hijos varones y su padre Zelofehad, había muerto sin dejar descendientes varones, sin embargo Jehová ordenó a Moises que “ellos se hicieran cargo de que su herencia pasara a su hija”. Sin duda Jehová tomó una decisión imparcial, esto me motiva a seguir su ejemplo al tener una actitud imparcial al tratar a todos nuestros hermanos con dignidad y amor y al predicar a toda clase de personas. 

En Números capítulo 27 a pesar de que Jehová nombró a Moisés caudillo de Israel, no se volvió una persona orgullosa sino modesta, en estos versículos se habla sobre la cuestión de derechos de herencia, decisión importante ya que tendría precedente legal para las generaciones futuras, en el versículo 5 menciona que Moisés “presentó su caso delante de Jehová”, a pesar de sus conocimientos, aptitudes y años como líder, Moisés cifró su confianza en Jehová y lo tomó en cuenta. Esto me enseña que al igual que Moises, a pesar de que tengamos años dentro de la organización de Jehová o gocemos de algún privilegio dentro de la congregación, debemos tomar siempre en cuenta a Jehová y ser modestos y humildes en nuestro actuar.

Números 27:1-2. Las hijas de Zelofehad tuvieron el valor de presentarse delante de Moisés, de Eleazar, de los jefes y delante del pueblo. Cuando nuestras acciones son también humildes y puras, debemos imitar su valor y no coartarnos por pensar en posibles consecuencias. En el ministerio, en la defensa de nuestras creencias en ambientes no cristianos, cuando tengamos que decir algo a algún hermano por su bien o a nuestra familia, imitemos el valor de estas hijas de Zelofehad.

Números 27:3,4. Notamos que las hijas defendieron que su padre no se había revelado contra Jehová junto a Coré. Pero dijeron que murió por otro pecado que cometió. Sus hijas no obviaron este detalle sino que también lo dijeron. Aprendemos a que siempre tenemos que contar las cosas como son, no guardando detalles que pueden favorecer a nuestros intereses, las cosas claras y tal y como son, como cristianos que somos.

Números 27:5. Cuando se nos presenta una situación o se nos consulta algo, queremos, -quizás con buenas intenciones- ayudar a esa persona o hermano dándole una respuesta que le reconforte. Pero Moisés no hizo eso, sino dejó el caso ante Jehová. Si Moisés no tenía esta sabiduría, no hay nada que diga que nosotros sí tendremos la sabiduría necesaria para dar respuestas o soluciones definitivas. Quizás muchas veces nos precipitamos en dar una salida porque queremos ayudar a nuestro hermano cuando en realidad deberíamos haber puesto el caso en manos de Jehová.

Números 27:6-11. Jehová no solo atendió a las necesidades de las hijas de Zelofehad, sino que vio que tenían razón y que se estaba haciendo mal hasta ahora. Jehová cambió el decreto divino y ahora las mujeres desamparadas también tenían derecho a estas posesiones. La escena del mundo es cambiante y esto es constantemente. No nos debe sorprender que las instrucciones que se nos den cambien, porque si lo hacen es por el bienestar de todos y para mejorar las situaciones o adaptarse a nuevas.

Números 27:7. Notamos que Jehová dijo “tienen razón”. En algunas ocasiones podríamos pensar que esto es blanco o negro. Pero no es verdad, y esto es una demostración de ello. Cada situación es diferente y hay muchos detalles que desconocemos. No se puede dar una respuesta concreta a algo porque sea esa la respuesta estándar. Quizás en determinadas situaciones no se cumple esa ley porque hay otro tipo de circunstancias envueltas. Hay que tener cuidado antes de juzgar situaciones en las que no conocemos todos los detalles, porque puede que no tengamos la razón.

Números 27:17. Sabemos del grave error que cometieron Moisés y Aarón con las aguas de Meribá, y las consecuencias que hubieron. Pero el pueblo de Dios nunca se quedaría solo o sin la guía de un pastor. Es por ello, que se eligió de entre el pueblo a un hombre con buen espíritu para que los guiara y no fueran ovejas sin pastor. Esto es muy importante para Jehová, y podemos estar seguros, que por mucho que se nos persiga hoy día, el pueblo de Dios nunca serán ovejas sin un pastor que lo guíe.

Números 28:1-15. Notamos cómo se tenían que hacer las ofrendas, su regularidad y lo que debían ofrecer. Y podemos notar, que se ha cumplido lo que Jehová ha prometido. Para que todas estas ofrendas se puedan hacer, deben tener en abundancia, y es que al pueblo de Dios nunca les faltó el alimento, siempre tuvieron lo necesario. Igual hoy día, Jehová da a su pueblo todo el alimento necesario para protegernos y para su servicio sagrado.

Números 28. En este capítulo vemos el inmenso trabajo que tenían los israelitas y los sacerdotes con las ofrendas regulares y las diferentes celebraciones. Esto nos enseña, que aunque hoy día no hacemos este tipo de ofrendas, debemos desvivirnos por nuestro trabajo y servicio a Jehová. Israelitas y sacerdotes destinaban mucho tiempo al día a servir a Jehová, nosotros debemos hacer lo mismo dentro de nuestras posibilidades en los diferentes ámbitos de su obra y voluntad.

Números 28:18, 25, 26. Al igual que el sábado, Dios estableció una serie de días como santos en los que no debía hacerse ningún tipo de trabajo duro. Esto no nos aplica hoy día, pero si aprendemos mucho de esto. ¿En qué sentido? Por ejemplo, ¿dedicamos un día a la semana por lo menos solo para Jehová? ¿o siempre que podemos? O cuando tenemos las asambleas, ¿hacemos todos los ajustes posibles en el trabajo y estudios para no perdernos ninguno de estos días? Si así lo hacemos, sin duda, nos estamos esforzando como los israelitas por Jehová.

Números 28 y 29. Vemos que son instrucciones muy precisas con muchos pasos y detalles. Esto nos hace pensar en nuestra adoración pura actual a Jehová. Es mucho más sencilla en comparación con la de los israelitas. Si es cierto que hoy día sufrimos mucha persecución y odio, pero los israelitas también y seguían al detalle estas instrucciones. Cuando quizás, tengamos un día con un estado emocional bajo y sin ganas para predicar o para las reuniones, pensemos en la dedicación diaria de estos israelitas y seguro que nos dará las fuerzas que necesitamos.

Números 29. Vemos que en cada día se tenía que presentar una serie de cosas de una forma predeterminada. En aquel tiempo no habían agendas como conocemos hoy día para apuntar todo esto. Hoy día si las tenemos pero no tenemos que apuntar estas instrucciones. Sin embargo, hagamos un buen uso de nuestras agendas para nuestro servicio a Jehová. Pongamonos metas en nuestras agendas sobre cómo será nuestro servicio a Dios a lo largo de la semana, qué cosas haremos cada día para servir y acercarnos más a Dios.

Números 27. Las hijas de Zelofehad mencionaron que su padre murió en el desierto, pero no estaba con el grupo que se unió en contra de Jehová, los que apoyaron a Coré, él murió por su propio pecado ya que posiblemente estaba entre los que debían morir en el desierto debido a la falta que el pueblo había manifestado hace casi 40 años, el hecho de que se mencione que murió por su propio pecado también nos puede recordar al pecado natural y la imperfección adquirida que heredamos por culpa de Adán cuyo triste desenlace es la muerte.

Números 27:18. Próximo a su muerte, Moisés le pidió a Dios que nombrara un sucesor para que los israelitas no llegaran a ser como ovejas que no tienen pastor, es por eso que Jehová nombró ante toda la asamblea que el sucesor de Moisés seria Josué, el espía que permaneció leal y confió en Jehová, el acaudillamiento de Israel no podía haber quedado en mejores manos y de hecho Moisés tuvo 40 años para prepararlo para tal responsabilidad, animándolo y corrigiéndolo cuando fue necesario, esto demuestra lo importante que es entrenar a los hermanos de la congregación para que con el tiempo ellos ocupen puestos de responsabilidad.

Números 27:21. En este versículo podemos apreciar la diferencia entre la relación tan estrecha que Moisés tenía con Jehová y la relación que tendría Josué con Dios, Moisés fue el responsable de la liberación de Israel de la esclavitud y además sirvió como mediador entre él y los israelitas, en cambio, Josué seria el sucesor de Moisés pero en lugar de la comunicación tan directa de la que Moisés había podido disfrutar con Jehová, Josué tendría que consultar al sumo sacerdote, a quien se le había confiado el Urim y el Tumim, mediante los cuales se podía averiguar la voluntad divina, esta diferencia refleja la relación especial de Jehová y Moisés.

Números 28:2. Jehová le mandó a Moisés que les diga a los israelitas que ellos debían asegurarse de realizar todas las ofrendas, sean las hechas con fuego y de aroma muy agradable para Jehová y que debían presentarse en las fechas fijadas, este mandato era para que los israelitas estuvieran al pendiente con respecto a su forma de adoración a Dios, esto no era un asunto que se dejaba al azar o que se podía descuidar, más bien, era algo de suma importancia ya que así demostraban que eran obedientes y leales a Jehová, de esto aprendemos a que siempre debemos estar al pendiente en como efectuamos nuestra adoración a Jehová.

Números 28:26. Jehová esperaba que sus siervos pudieran disfrutar de todas las ocasiones para aprender de la Ley y así reforzar su relación con él, es por eso que por ejemplo durante la Fiesta de las Semanas quedó como estatuto que ellos no debían hacer ningún trabajo duro, este mandato también servía para que ellos pudieran establecer que las fiestas sagradas tenían más prioridad que otras actividades que, aunque eran esenciales, debían estar en su debido lugar, esto nos deja los lecciones, primero que debemos disfrutar tanto de las reuniones como de las asambleas y segundo que debemos dar más prioridad a los asuntos espirituales.

Números  28:27-30. Este relato coincide con los relatos correspondientes de Levítico y Deuteronomio en lo que respecta a la ofrenda de comunión, pero difiere ligeramente en las demás ofrendas, en lugar de siete corderos, un toro joven, dos carneros y un cabrito que menciona Levítico, Números dice que se tenían que presentarse siete corderos, dos toros jóvenes, un carnero y un cabrito, algunos opinan que el pasaje de Levítico se refiere al sacrificio que se ofrecía junto con los panes mecidos, y el de Números, al sacrificio correspondiente a la fiesta en sí, de modo que se ofrecían los dos sacrificios, de todos modos no se trata de una contradicción.

Números 29:1. La fiesta de las trompetas se celebraba el primer día del séptimo mes, con ella comenzaba el año seglar para los judíos y, por lo tanto, esta celebración era más importante que la fiesta de la luna nueva de los restantes once meses, además, el mandato concerniente a la fiesta de las trompetas especifica que debería apartarse como un día de convocación santa, esta fiesta nace del mandato de este versículo, en este día se presentaban en sacrificio un toro joven, un carnero, siete corderos sanos de un año de edad, una ofrenda de grano de flor de harina mojada ligeramente con aceite y también un cabrito como ofrenda por el pecado.

Números 29:39. En este versículo se establece dos partes importantes para la adoración que debían realizar los israelitas, primero debían estar presentes en todas las fiestas periódicas que exija Jehová y también las ofrendas que debían cumplir como las ofrendas de voto y sus ofrendas voluntarias, las ofrendas quemadas, las ofrendas de grano, las ofrendas líquidas y los sacrificios de paz, al tener todo esto presente los israelitas estarían demostrando con estas acciones que estaban obedeciendo todo lo que habían recibido de Jehová, nosotros también podemos manifestar que cumplimos con los mandatos que hemos recibido de Jehová cuando participamos en todas las maneras en las que le rendimos adoración.

Un comentario en «BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS 2021, Semana Del 3 al 9 de Mayo, Números 27 al 29, Respuestas.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *