Descargar Aplicación

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS: 15-21 Marzo 2021, Números 11-12, Respuestas.

 

Busquemos perlas escondidas (10 mins.)

Nú 11:7, 8. ¿Por qué podemos decir que el aspecto y el sabor del maná demuestran que Jehová es bueno? (it-2 288).

Porque no les proporcionó cualquier alimento, sino un alimento con buen aspecto y buen sabor, pues el texto que leímos de que se asemejaba a la semilla del cilantro y tenía aspecto del bedelio que era transparente,  parecido a la cera, además con él Maná se hacían tortas qué es sabían como una torta dulce aceitada. 

COMENTARIOS ADICIONALES

Jehová no le dio de comer cualquier cosa a los israelitas ni lo primero que se le ocurrió, les proporcionó maná. Tiene una forma parecida a una perla, lo que demuestra que amaba a su pueblo, los cuidaba y valoraba mucho. El maná era blanco como la semilla de cilantro como leímos en el texto y con este aspecto del bedelio. No solo su aspecto es lo destacable, sino que su sabor es como la de una torta dulce con aceite. Jehová le proporcionó un buen alimento en abundancia demostrando su bondad y lo bueno que es.

El sabor del maná y su apariencia eran atractivos para los israelitas. Su apariencia era buena y su sabor dulce, sin duda esto demuestra que Jehová no solo se preocupó por suministrarles alimento sino que también se preocupó porque este fuera agradable para los israelitas y lo disfrutaran y a su vez cumpliera el objetivo de alimentarlos. 

La sustancia del maná se menciona era transparente similar a la cera y su sabor era similar a una “torta dulce” y su apariencia similar a la de una perla. Vemos como Jehová cuido hasta el más mínimo detalle del alimento que le proveyó a los Israelitas para que no pasaran hambre. 

Actualmente seguimos viendo reflejado el amor que Jehová tiene por todos sus siervos y lo bueno que es con nosotros ya que podemos disfrutar de los distintos colores del alimento que consumimos día con día y esto es gracias a la capacidad que Jehová nos dio para aprender a distinguirlos al igual que los distintos sabores que percibimos en la diversa cantidad de platillos. No sólo sacia nuestra hambre sino que gracias a Jehová disfrutamos de ellos.

¿Qué perlas espirituales ha encontrado sobre Jehová, el ministerio y otros temas en la lectura bíblica de esta semana?

SOBRE JEHOVA

Números 11:12, Me enseña de Jehová que es un Dios misericordioso y sabe perdonar y sabe perdonar, Pues cuándo cuando los israelitas suplicaban por ayuda sincera después de portarse rebeldemente,  Jehová escuchó los ruegos de Moisés.

Números 11:23, Desde el punto de vista de Moisés era imposible dar carne a todo el pueblo israelita, para él era un problema grave difícil de solucionar, Jehová le respondió a Moisés que su mano nunca se queda corta. Esto me enseña que desde el punto de vista humano una situación o problema puede parecernos desesperante o que no tiene solución. Sin embargo, este texto nos asegura que si algo es la voluntad de Dios, nada ni nadie puede impedir que se logre. la solución puede venir de una manera u otra, mostrándonos qué, aún si perdiéramos la vida, Jehová ya tiene la solución porque nos resucitará.

Números 11:15,17,  Moisés se sentía agotado por la carga de trabajo que tenía y la crítica constante del pueblo. por eso le imploró a Jehová por favor, Mátame. Jehová no se enojó con él, más bien, lo escuchó y le ofreció ayuda mediante 70 ancianos para que no se sintiera tan estresado. Esto me enseña que Jehová comprende a las personas que ya no quieren vivir o han pensado en suicidarse. Él es mayor que nuestro corazón y conoce todas las cosas, sabe que en realidad no quiere acabar con su vida, si no acabar con su dolor. Jehová los entiende y les ayuda Mediante los consejos de la Biblia y el consejo de un familiar o amigo de confianza.

Números 11:15,17,  Moisés se sentía agotado por la carga de trabajo que tenía y la crítica constante del pueblo. por eso le imploró a Jehová por favor, Mátame. Jehová no se enojó con él, más bien, lo escuchó y le ofreció ayuda mediante 70 ancianos para que no se sintiera tan estresado. Esto me enseña que Jehová comprende a las personas que ya no quieren vivir o han pensado en suicidarse. Él es mayor que nuestro corazón y conoce todas las cosas, sabe que en realidad no quiere acabar con su vida, si no acabar con su dolor. Jehová los entiende y les ayuda Mediante los consejos de la Biblia y el consejo de un familiar o amigo de confianza.

Números 11:11, Cuando el pueblo empezó a quejarse amargamente delante de Jehová, él se enfureció y ejecutó a algunos de ellos con fuego literal. Esto me enseña que, por muy desagradable que esto parezca, Jehová ejerció su derecho soberano que tiene, y en este caso utilizó la fuerza natural del fuego para llevar a cabo su justicia contra ellos. Lo que nos muestra que cuando la justicia de Jehová entra en acción y su juicio es adverso es porque ha alcanzado el colmo de la maldad y no hay posibilidad que las personas cambien. Por lo tanto,  la justicia suprema  que Jehová posee no exime de castigo a quienes lo merecen.

Números 12:2,9,10, vemos que a Miriam se le otorgó el privilegio de transmitir mensajes divinos,Pero cuando no se mantuvo en su lugar apropiado Dios la castigó con severidad. Esto me enseña que así como Jehová le dio privilegios a Miriam, en la actualidad, permite que las mujeres disfruten de muchos derechos y privilegios son su arreglo teocrático.  pero también les hace saber que le desagrada que la mujer rechace el marco ya diseñado para ellas o que quieran competir con el hombre que es el cabeza. por eso, las mujeres fieles y sensatas reconocen su lugar en el arreglo de Jehová.

Números 11:33-34, nos enseña que todo lo que hagamos contrario a lo que Jehová quiere, tarde o temprano nos va a traer consecuencias y a veces, como en el caso de los israelitas pueden ser fatales, de ahí que siempre es mejor andar por las sendas rectas de Jehová, así siempre tendremos su aprobación.

EL MISTERIO

Números 12:4,8, Aaron y Miriam se  quejaron de la posición prominente de su hermano Moisés, a pesar de esto, Jehová no quitó a Moisés del puesto, más bien, les hizo saber que él lo había escogido y que era el hombre adecuado a quién le había confiado su casa, Esto me enseña  que si nos vemos tentados a criticar O pensar que algún hermano no merece un privilegio puesto en la congregación debemos recordar que Jehová es la autoridad Suprema y que él Elige a hombres capaces a quienes les ha confiado su pueblo para atender las necesidades espirituales. Por lo tanto, tenemos que escuchar a Dios y someternos a sus arreglos.

Números 11:26-29, Eldad y Medad, eran dos israelitas que se pusieron a profetizar, Josué el ayudante de Moisés creyó que estaban actuando mal. Sin embargo, Moisés con su respuesta reflejada la forma de pensar de Jehová. y no se preocupó por una posible pérdida de autoridad. Esto me enseña que no  debemos cometer el error de pensar que nosotros somos los mejores para atender una asignación, debemos imitar a Moisés que le importaba más el bienestar del pueblo que sus propios privilegios. Recordemos que si queremos ser verdaderamente útiles para Jehová, es más importante nuestra humildad que nuestra capacidad.

OTROS TEMAS

Números 11:1. A Jehová no le gustan las quejas con amargura. Los israelitas, después de todo lo que Jehová había hecho por ellos, seguían quejándose injustificadamente. Todos nos quejamos alguna vez, no siempre es nuestro mejor momento, pero quejarnos constantemente, con amargura, sin ningún tipo de causa, sin valorar todo lo que tenemos solo viendo lo malo, no le gusta a Jehová y no es propio de su pueblo. No podemos ser cristianos quejumbrosos como vimos en los Tesoros.

Números 11:2. Moisés rogó a Jehová y entonces el fuego se apagó. Nos podemos ver en situaciones difíciles y como humanos imperfectos, debido a la presión que sentimos puede que nos arrastre esa corriente de problemas y nuestra actitud no siempre sea la mejor que deba tener un cristiano de Dios, es por ello que tenemos que orar y rogar a Jehová. Así, por un lado nos perdonará y por otro nos ayudará a sobreponernos.

Números 11:4. Notamos que la multitud extranjera, personas que no eran israelitas pero que estaban con ellas también empezaron a quejarse y divulgar sus deseos egoístas. ¿Qué aprendemos de esto? Las personas que no tienen nuestras mismas creencias nos dirán porqué hacemos una cosa u otro, o porqué no podemos hacer tal cosa, y serán muy insistentes. No dejemos que los deseos egoístas del mundo nos empiecen a afectar y nos lleve a quejarnos por nuestra vida limpia que llevamos.

Números 11:5. Vemos los clamores de los israelitas, dijeron: pescado, pepinos, sandías, puerros, cebollas y ajos, y que eran gratis. Pero sabemos que no fueron gratis, fueron a cambio de esclavitud. De esto aprendemos que es muy fácil olvidarnos de lo malo de nuestro pasado y quejarnos por nuestra situación presente, la cuál es mucho mejor que el pasado. Aprendamos a valorar todo lo bueno y mucho que tenemos hoy que nos da Jehová porque lo malo se olvida rápidamente.

Números 11:6. “Nos estamos quedando sin fuerzas” y “lo único que vemos es este maná”. Por si fuera poco, muchas personas desearían tener ese maná y las fuerzas es un estado psicológico, porque Jehová siempre nos da las fuerzas para superar todas las pruebas que se nos presente, también nos ha dado el descanso para reponer estas fuerzas. Los israelitas se quejaron sin causa alguna y se olvidaron de valorar lo que tenían, que era muy preciado, no hagamos nosotros lo mismo.

Números 11:10. Jehová se enojó mucho con las quejas continuas y Moisés estaba muy disgustado. Hermanos, tenemos todo lo necesario que se puede tener en esta vida, que es esto mismo, la vida. La vida que nos ha dado Dios, todo lo demás es pasajero y ya vendrá si tenemos confianza en que Jehová de verdad que nos cuida y nos protege, no nos quejemos por cosas materiales y sigamos fortaleciendo nuestra confianza en Dios.

Números 11:11-15. A Moisés le afectó mucho las continuas quejas de los israelitas hasta el punto que le pidió morir a Jehová. Nuestras quejas continuas pueden matar a nuestra congregación, la divide, la destruye, la convierte en una presa fácil para Satanás. Debilita la fe de todos los hermanos y esto es muy peligroso pudiendo sentirnos como Moisés. El mundo ya nos pone suficientes trampas, no le ayudemos a ponernos más. Seamos una congregación unida limpia de quejas donde se fortalezca nuestra fe.

Números 11:16,17. Moisés no podía soportarlo más, no podía llevar la carga él solo de un pueblo que solo empezaba a quejarse. El pueblo de Dios hoy día tiene grandes cargas también y mucho trabajo, es por eso, que son muchos los hermanos responsables de la delantera de la congregación para repartir la carga de trabajo. Al igual que ellos se reparten las cargas, podemos hacer lo mismo nosotros con nuestros hermanos, cada uno de nosotros llevamos muchas cargas encima. No obstante, si hablamos de ellas con nuestros hermanos es posible que aliviemos nuestra carga e incluso nos ayuden a que desaparezca porque el pueblo de Dios se ayuda unos a otros.

Números 11:21,23. Moisés llegó a una situación límite hasta el punto que le dijo que cómo sería eso posible, a lo que Jehová le respondió. ¿Acaso hay límites para la mano de Jehová?. Puede que pensemos que nuestra fe es muy robusta y que nunca diremos nada que ponga en duda a Jehová, pero este mundo es muy malvado y si en algún momento nos ocurre esto, puede que no sintamos profundamente defraudados con nosotros mismos, pero veamos cómo reacciono Jehová con Moisés. Fue comprensivo y misericordioso con Moisés, con nosotros también lo será.

Números 11:31,32. En estos versículos vemos una vez más la gran demostración de poder y sabiduría de Jehová. Hasta el punto que daba igual como dijo Moisés anteriormente que estaba rodeado de un pueblo de 600.000 hombres. Todo el pueblo estuvo 2 días de pie recogiendo los 45 centímetros de codornices, nadie recogió menos de 10. Jehová siempre mantiene alimentado a su pueblo, da igual cuántos sean ni las circunstancias que pasen. Con la gran tribulación final que ponga fin a este sistema podemos estar seguros de que su pueblo también tendrá todo lo que necesita.

Números 11:33,34. Cuando Jehová proporcionó estas codornices se volvió a enojar con el pueblo, dando muerte a muchos hombres. ¿Por qué? Porque demostraron que solo tenían deseos egoístas. ¿Cómo podemos asimilarlo con nosotros ahora? Muchas veces podemos quejarnos de lo que tenemos, pero… si reflexionamos y lo comparamos con otros hermanos de otros países, más necesitados y en peor situación que el nuestro, ¿realmente tenemos poco? El querer más y más puede hacer que no valoremos lo mucho que tenemos y eso nos puede convertir en egoístas.

Números 12:11. Aarón y Miriam cuestionaron ciertas cosas que no debían sobre Moisés, luego de ver la sentencia de Jehová ellos dijeron que lo que habían hecho ha sido de tontos. Sacamos una lección de esto, y es que hay muchas cosas que no tenemos ni derecho ni autoridad para juzgar. Somos cristianos de Dios y tenemos que concentrarnos en nuestra adoración pura sirviendo a Jehová de las formas que podemos, no ser tontos y cuestionar aspectos que no tenemos porqué hacer.

Números 12:14,15. Sabemos que hay muchos tipos de pecados y algunos de ellos implican la expulsión de la congregación cristiana, si alguna vez se da un caso como éste sabemos que el cristiano tiene que comenzar un periodo de reflexión y arrepentimiento con Jehová y consigo mismo. Pero el pueblo de Dios, como el campamento, no se desmontará y se irá, sino que estará ahí esperando a que sea el momento para recibir nuevamente a su hermano que se había extraviado. Jehová es amor y todo misericordioso para perdonar como lo es todo su pueblo.

Números 12:3, la Biblia dice que Moisés era el hombre más manso de todos los hombres que había en la tierra. De no haber tenido esa virtud mansa, no es de imaginar cómo habría terminado la situación ante las críticas que recibía de Miriam y Aarón. Esto me enseña que la mansedumbre no es una característica de personas débiles, sino de quienes son capaces de soportar injusticia con paciencia y sin deseos de vengarse. Para los cristianos es necesario cultivar esta virtud mansa, porque nos permite crecer espiritualmente y nos hace dóciles y enseñarles, tal como lo ilustra la vida de Moisés.

Números 11:4-6. Aquí vemos que quienes empezaron la murmuración contra Moisés era los residente extranjeros que estaban con los israelitas, ellos estaban demostrando sus deseos egoístas y esa influencia termino afectado a los israelitas que a pesar de tener el maná añoraban las cosas que dejaron atrás en Egipto como el pescado y los pepinos, las sandías, los puerros, las cebollas y los ajos, en otras palabras no mostraron fe suficiente y empezaron a añorar lo que dejaron atrás, igualmente nosotros debemos tener cuidado con las influencias negativas del mundo que puedan despertar en nosotros el deseo de volver a las cosas que abandonamos en el mundo.

Números11:27, 28. Josué fue a informarle a Moisés que Eldad y Medad comenzaron a actuar como profetas, en sus palabras podemos ver que Josué esperaba que Moisés hiciera algo al respecto, pensando en Josué él era relativamente joven en comparación a Moisés y aunque ya ostentaba un puesto importante como su ayudante dejo que su inexperiencia lo hizo actuar de manera imprudente, igualmente pueda que en la congregación hermanos mayores reciban la ayuda de hermanos más jóvenes para algunas asignaciones, aunque los hermanos jóvenes no sepan como actuar ante una asignación, los hermanos de mayor experiencia están en la obligación de capacitarlos y ayudarlos.

Números 11:27-29. Moisés nos puso un magnífico ejemplo que todos podemos imitar, en vez de ponerse celoso y tratar de ensalzarse a sí mismo, Moisés se alegró cuando Eldad y Medad empezaron a actuar como profetas, sin duda ese ejemplo nos enseña a nosotros como debemos reaccionar cuando otros reciben privilegios en el servicio de Jehová, debemos tener presentes que muchos de esos privilegios son para que estos hermanos puedan ayudar en la congregación tal como Eldad y Medad junto con otros 68 ancianos ayudarían a Moisés a cuidar del pueblo de Israel, así mismo Moisés estaba dispuesto a darles su apoyo, algo que nosotros mismo podemos hacer para con nuestros hermanos.

Números 11:31-34. Esta era la segunda vez en la que Jehová les suministraba al pueblo codornices para que comieran, pero esta vez fue totalmente diferente, ya que el relato dice que cuando la carne de codorniz todavía estaba siendo masticada en su boca cuando se encendió la cólera de Jehová contra el pueblo y  empezó a herir al pueblo con una matanza sumamente grande, esto sucedió así porque los israelitas llegaron a despreciar las provisiones divinas que Dios les daba bondadosamente hasta el punto de quejarse, actualmente Jehová nos alimenta mediante el “esclavo fiel y prudente” así que no sería justo que lleguemos a despreciar esas provisiones amorosas de parte de Jehová.

Números 12:1. Según el relato, Míriam y Aarón empezaron a hablar contra Moisés, lo que también parece indicar que estaban hablando mal sobre él entre el pueblo, la principal queja de su hermana mayor era que la esposa de su hermano menor era cusita, alguien que no era del pueblo una extranjera entre ellos, aparte de eso Miriam tenía miedo de que al reencontrarse Moisés con su esposa Ziporá en el desierto, es posible que Míriam temiese perder su posición como la mujer de más autoridad en el campamento puesto que ya tenía el status de profetisa, el miedo a que alguien nos quite algún privilegio no sería justo en la congregación cristiana.

Números 12:1. Este texto menciona que la esposa de Moisés era cusita, algunas personas piensan que a quien se refiere este versículo no es a Ziporá, sino que probablemente se refiera a otra mujer, posiblemente etíope, debido a que Moisés enviudo, pues aunque el término cusita por lo general hace referencia a los etíopes, también puede abarcar a los habitantes de Arabia lugar de nacimiento de Ziporá, así que no sería justo pensar que este pasaje se refiere a otra mujer, más bien, Ziporá y sus dos hijos fueron con Jetró al encuentro de Moisés en el campamento en el desierto.

Números 12:2. Jehová espera que sus siervos respeten la autoridad que él concede y esa lección quedo demostrada con el caso de Miriam, la persona principal en la queja contra Moisés, parece que abrigaba en el corazón el deseo impropio de obtener más prestigio y autoridad, puesto que era profetisa, el pueblo la respetaba mucho, en particular las mujeres, sin embargo, tal vez empezó a preocuparse indebidamente por la perspectiva de perder cierta prominencia en favor de una supuesta rival, la esposa de Moisés, su egoísmo despertó los celos que provocaron la disputa con Moisés, el caudillo nombrado por Jehová.

Números 12:14. Escupir en el rostro de alguien era considerado como el máximo insulto y un símbolo de vergüenza sobre los malhechores, con esa frase Jehová estaba dictaminado el castigo a Miriam por su actitud de presunción no sólo ante la autoridad de Moisés, sino ante la de Dios misma, la castigó con lepra y después ordenó que saliera del campamento por una semana, aunque nos pareciera que ese castigo fue severo a la vez fue misericordioso, una vez más, Dios mezcló la misericordia con la disciplina, lo que nos demuestra que Jehová es un padre, castiga al grado debido pero a la vez es justo y amoroso.

Lo que se menciona en Números 11:1-6, es un ejemplo amonestador para todos nosotros, ya que, aunque Dios libro a los israelitas de la esclavitud en Egipto, los guío en su viaje por el desierto, les dio ropa que nunca se gastó, y lo sostuvo milagrosamente con Maná, ellos no estaban satisfechos y vez tras vez se quejaron, esto nos enseña a ser agradecidos y valorar todo lo que Jehová nos  brinda tanto en sentido material como espiritual.

Números 11:4, me hace meditar en que hay que tener mucho cuidado con las compañías que tenemos, incluso Con quienes están dentro del pueblo de Jehová, pues estos extranjeros que se fueron con los israelitas supuestamente tenían Fe, pero empezaron a tener una actitud quejumbrosa que corrompió fácilmente a los israelitas y también me enseña que debo fortalecer mucho mi fe para no llegar a ser una causa de tropiezo para con otros.

Números 11:5, Muestra que no Israelitas muestra en sus clamores llegaron a decir que en Egipto tenías muchas cosas deliciosas gratis, pero sabemos que no fue así, pues a cambio eran esclavos. Esto me enseña y a veces es muy fácil olvidarnos de la mano de nuestro pasado y podemos empezar a quejarnos por nuestra Situación actual diciendo que el pasado era mejor,  pero aprendamos a valorar lo bueno que nos da Jehová en situaciones dificiles.

Números 11:29, les enseñó particularmente a quienes llevan la delantera en la congregación, que siempre deben entrenar a otros hermanos para que también alcancen privilegios de servicio y así atender mejor a la congregación, no deben verlos como rivales sino como una dádiva de Jehová que les ayudará a sobrellevar la carga. 

Miriam era la hermana de Moisés y era una mujer de fe, pues recordemos que con tanto gozo había cantado la alabanza a Jehová después la de la destrucción de las fuerzas de Faraón en el mar rojo, pero Números 12:1 muestra que se puso a murmurar, mostrando un espíritu de rebeldía, esto nos enseña  que nunca debemos confiarnos y creer que, porque llevamos muchos años de fiel servicio, nunca vamos a fallar, sino más bien aferremonos a Jehová y fortalezcamos Nuestra fe cada día.

Números 12:2, me enseña que debemos respetar a quienes Jehová les ha dado autoridad en la congregación, no debemos murmurar contra ellos porque es como si estuviéramos criticando al propio Jehová, porque es él quién los ha elegido elegido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *