Descargar Aplicación

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS: 17-23 Mayo 2021, Números 32-33, Respuestas.

 

Busquemos perlas escondidas (10 mins.)

Nú 33:54. ¿Cómo se distribuyó la tierra entre las tribus de Israel? (it-2 238 párr. 2).

Se distribuyeron por medio de sorteo la ubicación geográfica de las tribus y aunque esta era invariable, la extensión de la herencia se ajustaba según el tamaño de la tribu.

COMENTARIOS ADICIONALES

Es por ello que se delimitaron fronteras y que la herencia de la tribu de Simeón se sacó de la tribu de Judá, se les redujo cuando se vio que era demasiado grande para ellos, así que los descendientes de Simeón recibieron propiedad de su tierra en una parte proporcional de la que correspondía a la tribu de Judá.

La ubicación se hizo por sorteo y la extensión según el tamaño de la tribu proporcionalmente. De esta forma, el reparto sería justo para con todos, y todos tendrían lo que le correspondería. Se evitarían todo tipo de malos entendidos y de disputas con estos dos criterios establecido por Dios, denotando su sabiduría y orden en una decisión tan importante.

La extensión se hizo proporcionalmente por el tamaño de las tribus. Esto es por justicia, donde nadie tendría más que nadie sin ningún motivo o justificación, o porque la tierra fuera limitada, de hecho, se vio que Judá era demasiado grande. Todos tenían por igual según su tamaño, y no como ocurre hoy día, que la riqueza está en manos de unos pocos.

INFORMACIÓN ADICIONAL  

Cabe destacar que el aumento o la disminución de la extensión de la herencia no se determinó solo por el criterio de proporcionalidad, ya que por ejemplo, la tribu de Dan, la segunda más populosa, recibió una de las extensiones de tierra más pequeñas, lo que indica que se debieron tener en cuenta otros criterios, como el número de ciudades que había en la región, la orografía del terreno y la calidad del suelo para el cultivo.

¿Qué perlas espirituales ha encontrado sobre Jehová, el ministerio y otros temas en la lectura bíblica de esta semana?

En Números 32:1-5 se habla de cómo la tribu de Gad pidió establecerse en la región ganadera del este de Jordán, residir allí implicaba enfrentarse a grandes desafíos ya que las tribus del lado oeste del río tenían una defensa natural contra las invasiones: el valle del Jordán, aun así Jacob les aseguró que si contraatacaban, los invasores se batirían en humillante retirada. Actualmente como cristianos soportamos las presiones y cargas del sistema de Satanás, y aunque tampoco contamos con una protección milagrosa que nos ahorre la lucha, mantenernos espiritualmente fuertes nos ayudará a defendernos según la dirección divina. 

En Números 33:52 vemos como Jehová les había ordenado a los israelitas que expulsaran a los habitantes de la tierra y sus imágenes ya que no debían celebrar pactos con esos habitantes, aun así desobedecieron a Dios cometieron idolatría y tuvieron alianza matrimonial. Esto me enseña la importancia de obedecer los mandatos de Jehová, ya que son para nuestro propio beneficio y a su vez evitan que caigamos en las trampas de Satanás, además de que nuestro servicio a Jehová será como le agrada demostrando lealtad.

En Números 32:12 aprendemos de Josué y Caleb puesto que se menciona que siguieron a Jehová “íntegramente”, estuvieron entre los doce hombres a quienes se envió a espiar la Tierra Prometida, pero diez de los espías intentaron disuadir a Israel de entrar en Canaán por temor a sus habitantes. Pero Josue y Caleb no se rebelaron y gracias a ello sí entraron a la Tierra prometida junto con una nueva generación. De igual manera si somos fieles a Jehová y le servimos de manera íntegra lograremos disfrutar de muchas bendiciones y de vida eterna en un paraíso. 

En Números capítulo 33 se menciona por lo menos 40 lugares donde acamparon los israelitas, es probable que en ocasiones se encontraban en un lugar cómodo y con sombra en aquel desierto y que al moverse pensaran que ese cambio solo les perjudicaría, pero no habían sobrevivido sin el cuidado y dirección de Jehová. Hoy en día tal vez se nos haga difícil aceptar algún cambio dentro de la organización, y que nos sintamos agobiados como los israelitas puesto que quizá estábamos cómodos en cómo se hacían ciertas cosas, sin embargo si nos esforzamos en obedecer y hacer esos cambios que dicta la organización, veremos la bendición de Dios.

En Números 32:20-22 se habla sobre como en los días de Moisés se equipaban delante de Jehová para la guerra. Aunque actualmente no combatimos guerras con armas literalmente, si nos enfrentamos día a día a oposición y trampas del mundo de Satanás, contamos con la Biblia y publicaciones para defender la verdad y de esta manera estar equipados para defender nuestras creencias.

Números 32:4,5. Estos hijos de Rubén y Gad vieron lo bueno que había delante de sus ojos y querían esas tierras, solo pensaban en ello y no en lo que Jehová les había prometido. Estos hombres solo pensaron en ellos y en sus necesidades, fueron egoístas y arrogantes. Si es cierto que tenemos que satisfacer las necesidades físicas de nuestra familia, igual hemos de hacer con las espirituales, y nunca perder la vista de lo que realmente importa, el Reino de Dios.

Números 32:6,7. Moisés fue claro en la respuesta que les dio y le hizo ver su comportamiento. Mientras sus hermanos irían a la guerra, ellos se quedarían allí disfrutando de una tierra que conquistó Jehová. Como siervos de Dios debemos estar dispuestos a hacer sacrificios en nuestras vidas, cambios que nos permitan caminar en el camino que conduce a lo que realmente es vida, y no intentar encajar en este sistema que pronto será destruido.

Números 32:9. Estos hombres desanimaron el pueblo. Nuestra actitud puede producir el mismo efecto en nuestros hermanos y en el ambiente general de la congregación. Es por ello, que siempre queremos estar fuertes en sentido espiritual y que nuestras conversaciones, palabras y metas en la vida sean para edificarnos y edificar a todos nuestros hermanos en sentido espiritual y no material.

Números 32:10. Jehová se enojó muchísimo con ellos y su mentalidad. Y no queremos que esto pase con nosotros. Prometimos dar nuestra vida a Jehová, así que no debemos relejarnos. Este sistema intentará que veamos las cosas buenas que hay en él y que las intentemos buscar descuidando lo que realmente importa. No caigamos en esta trampa, y seamos siempre justos a ojos de Jehová para que esté contentos con nosotros.

Números 33:1. Notamos la sabiduría y orden de Jehová en el desplazamiento de un pueblo tan extenso. Lo hicieron con orden, salieron por grupos según sus ejércitos dirigidos por Moisés y Aarón. El mismo orden debemos imitar en todo lo que hacemos, en la planificación de nuestra vida. Tal como salimos en el ministerio bien organizados por grupos, si implantamos el mismo orden que nos enseña Jehová en nuestras vidas, serán más sencillas, sin tantos imprevistos y nos ayudará a concentrarnos en lo que realmente es importante.

Números 33:3. Vemos que salieron tras la Pascua. Es decir, se enfrentarían a un difícil viaje llenos de confianza por esta celebración. Esta misma confianza nos la da semana tras semanas nuestras reuniones de congregación. Es por ello que debemos aprovecharlas, y también debemos aprovechar las asambleas, un momento muy especial y que siempre recordamos, y de las que sacaremos aún más provecho si salimos de ellas llenos de confianza y nos ponemos manos a la obra en nuestro servicio a Dios.

Números 33:6. En Ezam comenzaba el desierto. Posiblemente en este punto estarían viendo a lo que se enfrentarían y que sería muy duro. Igual ocurre en la vida de un cristiano desde que decide servir a Dios. Al principio nos puede parecer un desierto, pero con el paso del tiempo nos sentimos muy regocijados pese a los problemas y eso es porque confiamos plenamente en Jehová y nos apoyamos unos a otros a superar los obstáculos que se presenta. Sigamos haciéndolo por el bienestar del pueblo de Dios.

Números 33:9-36. Todas las paradas que hacían Moisés y Aarón fueron en lugares que les permitiera seguir avanzando. Este sistema nos puede obligar a hacer muchas paradas, que todas sean para que nos permita seguir avanzando en nuestro servicio a Jehová y honremos y alabemos el nombre de Dios en cada una de ellas.

Números, el capítulo 33. Vemos toda una hoja de ruta de todos los movimientos que hicieron los israelitas en su viaje. Un cristiano es bueno que tenga una hoja de ruta sobre su servicio a Dios, esto le permitirá tener una perspectiva de futuro, lo cual es bueno porque nos mantiene siempre distraídos a las tentaciones de este sistema porque estamos pensando constantemente en cómo mejorar nuestro servicio a Jehová, y mientras lo vayamos haciendo saldremos fortalecidos al ver cómo hemos avanzado en nuestras metas.

Números 33:52. Al igual que Jehová les mandó hacer esto a los israelitas. Nosotros tenemos que expulsar de nuestras vidas todo aquellos que sea causa de tropiezo o de debilitamiento de nuestra fe. Sean cosas materiales o amistades tóxicas. Todo aquello que nos pueda incitar a hacer algo que vaya en contra de la voluntad de Jehová, hemos de desecharlo de nuestras vidas.

Números 32:5. En este texto podemos confirmar la veracidad de la Biblia, hace varios siglos Jacob profetizó que los descendientes de Gad recibirían constantemente ataques de nómadas merodeadores, pero aún así ellos se defenderían exitosamente, antes de entrar en la Tierra Prometida, la tribu de Gad pidió establecerse en la región ganadera del este del Jordán, residir allí suponía enfrentarse a desafíos importantes puesto que era una zona expuesta en todas las épocas a la invasión de los hambrientos nómadas, algunos de los cuales caían sobre ellas como enjambres cada año en busca de pastos, aunque esto era una desventaja permitiría a los gaditas defenderse y así cumplir con la profecía.

Números 32:12. Josué y Caleb, hombres animosos, probaron que se puede andar en los caminos de Dios y permanecer íntegros cuando los otras personas dejan de confiar en Jehová, ellos estuvieron entre los doce hombres a quienes se envió a espiar la Tierra Prometida, diez de los espías intentaron disuadir a Israel de entrar en Canaán por temor a sus habitantes, sin embargo, Josué y Caleb dijeron con ánimo que Jehová sin falta les daría una tierra que daba leche y miel, como aquella generación de israelitas no tuvo fe ni ánimo, nunca entró en la tierra de promisión, en cambio Josué y Caleb sí entraron porque demostraron que confiaban en Dios.

Números 32:12. Caleb hijo de Jefuné fue una persona leal a Jehová, de los doce espías que fueron a espiar la tierra prometida, solo él y Josué dieron un testimonio excelente y debido a esto, fue el único de aquella generación adulta, además de Josué y algunos levitas, que entró en la Tierra Prometida, al entrar en la tierra prometida fue recompensado por su lealtad al otorgarle una porción de la tierra y de vivir sus últimos días en paz pero todavía dispuesto a servir a Jehová, aunque es un siervo del pasado que no se le menciona con mucha frecuencia es un excelente ejemplo de lealtad a Dios.

Números 32:28. Moisés les dio un mandato acerca de los hijos de Gad y los hijos de Rubén cuando estos entraran en la tierra prometida al sacerdote Eleazar, a Josué hijo de Nun y a los jefes de las casas paternas de las tribus de Israel, es interesante ver que Moisés quien ya estaba próximo a dejar de ser el líder de Israel ya estaba dejando instrucciones importantes a sus sucesores para que estos sepan cómo deben actuar en situaciones futuras, prácticamente ya los estaba entrenado para responsabilidades importantes, el ejemplo de Moisés demuestra lo importante y vital de entrenar a siervos de Jehová jóvenes para que estén preparados para responsabilidades futuras.

Números 33:2. Moisés estuvo anotando los puntos de partida de las etapas de su viaje desde su salida de Egipto hasta ese momento, pero Moisés hizo esto porque era una orden directa de Jehová, pueda que el hecho de que estos datos fueron incluidos en las escrituras tuviera como función demostrar que Jehová cuidó, alimentó, aconsejó, castigó y rectificó a Israel durante todo su viaje y en cada punto en donde se establecieron los israelitas, cuando ya estuvieran en la tierra prometida ellos recordarían todo lo bueno que Jehová hizo por ellos, igualmente cuando estemos en el Nuevo Mundo siempre recordaremos todas las muestras de amor por parte de Jehová.

Números 33:4. En este texto vemos que las plagas que Jehová envió en contra de los egipcios sirvió para humillación y demostración del poder divino, en primer lugar muchas de las plagas que fueron enviadas para dar un duro golpe que azotó a los egipcios, sus animales y sus cultivos, en segundo lugar las plagas sirvieron como una forma de humillar a los falsos dioses de Egipto puesto que quedó demostrado que eran simples representaciones que no servían para nada y en tercer lugar la última plaga que fue la muerte de los primogénitos de Egipto sirvió como advertencia del gran error que representa oponerse a Jehová.

Números 33:50-53. Jehová le dijo a Moisés que antes de que los israelitas se establecieran en la tierra prometida, tendrían que expulsar a toda la gente malvada y destruir sus ídolos, una de las razones para tal mandato es que se debía eliminar la mala influencia de aquellas naciones puesto que eso podría tener un efecto devastador en la fe de los israelitas y la posibilidad de que adopten sus costumbres, Jehová esperaba que su pueblo no se contaminara con ideas o costumbres de las naciones que no lo adoraba, así mismo, Jehová espera que sus siervos eviten a toda costa la influencia negativa del mundo malvado de Satanás.

Números 33:55. Los israelitas tenían una misión muy importante, debían expulsar a los habitantes de la tierra puesto que ellos serían una molestia constante como si fueran astillas en sus ojos y espinas en sus costados aparte de que los habitantes de aquella región lo acosarían constantemente, aunque con el tiempo algunos de aquellos habitantes desaparecieron, otras naciones de esa misma región acosarían una y otra vez a la nación de Israel, igualmente nosotros sufrimos constantemente el acoso de personas que no conocen a Jehová, en tales situaciones es importante mantener la calma y confiar en Jehová.

Un comentario en «BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS 2021, Semana Del 17 al 23 de Mayo, Números 32 al 33, Respuestas.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *