Descargar Aplicación

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS: 28 de junio al 4 de julio del 2021, Deuteronomio 9 al 10.

Dt 9:1-3. Aunque los hijos de Anac eran fuertes y altos, ¿por qué los israelitas no debían tenerles miedo? (it-1 133).

Porque contaban con Jehová, quién los había sacado de Egipto y había humillado con las diez plagas al poderoso Faraón y sus dioses falsos. También ellos habían visto cómo Jehová los había cuidado durante el viaje en el desierto y les había provisto de todo lo necesario.

COMENTARIOS ADICIONALES

En estos “tiempos críticos, difíciles de manejar”, nosotros, al igual que los israelitas, nos encaramos con enemigos que nos superan por mucho cómo por ejemplo presiones en sentido moral, espiritual y, en algunos casos, físico. Sin embargo, cómo dice Salmo 9:10, si en realidad conocemos a Jehová y comprendemos lo que representa su nombre, confiaremos en él al mismo grado que los israelitas fieles. 

Y en nuestro caso quizá algunos pensemos, bueno para los israelitas seguramente fue más fácil confiar en Jehová ya que habían visto las 10 plagas, el mar rojo abrirse en dos y muchos otros milagros. Pero en realidad cada uno de nosotros en la actualidad también contamos con grandes manifestaciones del poder de Dios cómo por ejemplo, las obras de creación de Jehová, entre ellas, el universo y sus miles de millones de galaxias. Y qué tal las inmensas fuerzas físicas que dominan nuestra vida diaria, todas estas son muestras claras del gran poder de nuestro Dios Jehová y contribuyen a que nuestra confianza en Jehová sea plena. 

El informe negativo que dieron los espías no tenía sentido y se debió a la falta de fe en Jehová y en todo lo que ya había hecho por ellos y demostrado. Por muy altos que fueran esta raza extraordinaria, y por muy altas que fueran las murallas de la ciudad. Jehová estaba de su lado y no tendrían nada que temer, pero les faltó fe.

Al igual que ocurrió en aquella época, hoy podemos pasar por momentos en nuestras vidas que los vemos muy complicados o que nunca hemos enfrentado y tememos no poder resistir la gravedad de esos problemas o situación. Pero lo haremos, porque tenemos a Jehová, que no nos falte fe como les pasó a los israelitas después de este informe. No hay nada más grande que Jehová y Él nos dará todo lo que necesitamos para sobreponernos.




¿Qué perlas espirituales ha encontrado sobre Jehová, el ministerio y otros temas en la lectura bíblica de esta semana?

Deuteronomio 9:5 Jehová da la razón de porque expulsaría a los cananeos de su tierra, y era porque la contaminaban con su escandalosa inmoralidad: su adulterio, su homosexualidad y su derramamiento de sangre inocente, la sangre de criaturas recién nacidas. Y ¿Qué puede decirse de las naciones de hoy en día? Sus iglesias están contaminadas de inmoralidad y con eso están contaminando la Tierra. Es por eso que serán también vomitadas de la Tierra. 

Deuteronomio 9:7 se dice: “Acuérdate y nunca te olvides de cómo provocaste a Jehová tu Dios en el desierto”. Estas palabras pueden ofrecernos una valiosa lección; no debemos olvidar nuestros errores del pasado, ya que esto puede ser el medio de aprender de ellos y de sus consecuencias. Es cierto que una vez que Jehová perdona nuestros pecados, los olvida, pero nosotros no debemos de olvidarlos por completo ya que correríamos el peligro de volverlos a cometer.

Deuteronomio 9:10 se dice que las dos tablas de piedra que contenían las leyes habían sido escritas con el dedo de Dios. Sin embargo esta expresión es semejante a cuando en sentido figurado, se dice que Dios hizo milagros y creó los cielos con su “dedo” o sus “dedos”. En realidad en estos casos la expresión “dedos” de Dios alude a su espíritu santo o fuerza activa.

Deuteronomio 9:16 se habla de cuando los israelitas se hicieron un becerro de oro y comenzaron a adorarlo. La obra Perspicacia en su tomo 1 página 244 menciona que este rito estuvo muy ligado al culto a Mólek, un dios al que a veces se representaba con la cabeza de un toro o becerro. Por esta razón el hecho de que los israelitas adoraran al becerro de oro fue, a los ojos de Jehová, un pecado muy grave. 

Deuteronomio 9:18 vemos cómo Moisés pasó cuarenta días en la montaña de Sinaí sin comer ni beber. Es indudable que tuvo que contar con el apoyo divino para que esto fuese posible. Esto nos deja una valiosa lección, así cómo Jehová ayudó a Moisés para que pudiera cumplir con esta asignación, en la actualidad también nos ayudará para cumplir con las asignaciones que se nos den, tenga las dificultades que tengan. 

Deuteronomio 10:12 hace una pregunta que nos involucra a nosotros incluso en la actualidad, dice: “¿qué te está pidiendo Jehová tu Dios?”. Cómo Él es el Soberano del universo, el que nos dio la vida y el que nos mantiene con ella, tiene el derecho de pedirnos lo que quiera. Si hay alguien que puede exigirnos obediencia, ese es él. Sin embargo, no quiere que le obedezcamos a la fuerza. Al contrario, nos pide que seamos “obedientes de corazón”. 

Deuteronomio 9:1. Los israelitas tuvieron que enfrentar tiempos y épocas difíciles. Nosotros también lo hacemos, y dentro de poco será aún más difícil como por ejemplo, cuando venga Armagedón nuestro mensaje de paz cambiará y no será fácil. Por muy duro que sea lo que tenga que venir, no debemos olvidar nuestra fe en Jehová, él nos sostendrá pase lo que pase.

Deuteronomio 9:2. Había pocas personas que pudieran permanecer firme antes estos hijos de Anac por ser una raza extraordinaria de gran altura y fuerza. El pueblo de Dios sabemos que es una minoría respecto al mundo, pero se mantiene firme, porque no hay nadie más grande y poderoso que Jehová, y esto nos da seguridad en nuestras vidas.

Deuteronomio 9:3. Da igual los problemas que nos sobrevengan ni la dificultad de los mismos. Si ponemos a Jehová siempre en primer lugar, él irá delante y nos dará las fuerzas y la ayuda que necesitemos para solventar de forma exitosa cualquier prueba que se nos presente.

Deuteronomio 9:4. Cultivar un amor profundo por Jehová es reconocer, como leemos en este versículo, que todo lo que tenemos y logramos en nuestra vida es porque Jehová nos lo ha proveído y lo hemos puesto en primer lugar. Sí así lo seguimos haciendo, veremos como serán muchas las bendiciones que Jehová nos dará.

Deuteronomio 9:7. Jehová había hecho grandes cosas por los israelitas y aún así seguían siendo un pueblo terco que fallaban y pecaban vez tras vez. Nosotros no queremos ser igual, queremos ser diferentes y de verdad un pueblo aparte de Dios. De forma que cuando traiga su día señalado, seamos justos a sus ojos y se sienta feliz por nosotros.

Deuteronomio 9:8. Jehová estuvo a punto de aniquilarlos en esta situación, como en otras y aún así no lo hizo. Nos muestra la gran misericordia, bondad y amor de nuestro Padre celestial. No queremos que ninguno de nuestros actos esté en contra de lo que dice su Palabra y le demos un motivo para que esté enfadado con nosotros. Nuestro amor por él causa tal temor que queremos obedecerle en todo momento.

Deuteronomio 9:9. 40 días y 40 noches, dice que ni comió ni bebió agua. De esto aprendemos que cuando estamos dedicando nuestro tiempo a nuestro servicio a Dios debe ser exclusivo para Dios, para Jehová. No debemos dejarnos distraer por otros aspectos secundarios. Cuando dedicamos de nuestro tiempo a Jehová, ha de ser un tiempo de calidad, honesto y sincero, sin distracciones o pensando en otras cosas no relevantes.

Deuteronomio 9:12. 40 días tardó el pueblo en desviarse nuevamente de su camino. Esto nos quiere decir que debemos estar muy alertas por mucho que pensemos que nuestra fe es muy fuerte y lo aguantará todo. Porque de un momento a otro, podríamos estar desviándonos de nuestro camino que tanto esfuerzo nos ha llevado a seguir, Satanás es muy astuto y nos puede hacer tropezar sin darnos cuenta de un instante a otro.

Deuteronomio 9:17-19. Jehová estaba muy enojado y Moisés también lo estaba hasta que rompió las tablas que le había escrito Dios. Aún así Jehová le volvió a escuchar y evitó la aniquilación de su pueblo. Esto nos muestra, en un aspecto práctico, que por muy enfadado con razón o no que podamos estar con las acciones de un hermano, nunca debemos darnos por vencidos y ayudarlos en todo lo que podamos, así lo quiere también Jehová.

Deuteronomio 10:1-2. En estos versículos vemos la gran paciencia de Jehová. Después de 40 días le iba a volver a escribir lo mismo en esas tablas que rompió. Aunque nosotros no queremos poner a prueba la paciencia de Jehová porque le amamos y tememos, queremos obedecerle. Podemos tener la seguridad que él entiende las presiones por la que pasamos y es paciente con nosotros y nuestros errores.

Deuteronomio 10:12. Jehová solo nos pide que lo amamos. Si tenemos un verdadero amor por nuestro Padre celestial, todo lo demás vendrá por añadido, sentiremos respeto, temor y querremos obedecerle porque le amamos, queremos agradarle como a nuestros padres o seres queridos. Si amamos a Dios, él nos amará y nos cuidará en todo momento.

Deuteronomio 10:22. 70 personas y ahora es tan numeroso como las estrella de los cielos. Haciendo un paralelismo con este versículo, si confiamos en Jehová, le amamos y le obedecemos, da igual lo poco que podamos tener en sentido material o en cualquier otro, Jehová nos dará todo aquello que necesitamos en nuestras vidas, haciendo nuestras bendiciones numerosas.

Deuteronomio 9:5b. En la parte b de este texto encontramos las dos principales razones por las cuales los israelitas debían expulsar a las naciones que ocupaban el territorio de Canaán o la Tierra Prometida, la primera razón es que ellos debían expulsar a aquellas naciones debido a que eran malvadas debido a que realizaban prácticas que incluso según los estándares actuales de moralidad serian condenadas y la segunda razón es que al ocupar esas tierras se estaría cumpliendo con la promesa que Dios había dado a sus antepasados Abrahán, Isaac y Jacob con lo cual estarían haciendo posesión efectiva de su herencia.

Deuteronomio 9:7. Moisés aconsejó a los israelitas que no olvidaran las veces en las que demostraron una actitud rebelde en contra de Jehová de las cuales fueron castigados en muchas ocasiones, por ejemplo, el resultado de la desobediencia de los israelitas fue Jehová su Dios los hizo andar cuarenta años en el desierto con el fin de humillarlos y de que corrigieran sus caminos rebeldes, de modo que guardaran los mandamientos de Jehová su Dios, andando en sus caminos y temiéndolo, así ellos tendrían que aprender a no repetir sus errores pasados y así queda demostrado que no olvidar puede ser el medio de aprender de los errores pasados y sus consecuencias.

Deuteronomio 9:24. Esta sencilla declaración de Moisés resume perfectamente el conducta general de los israelitas, desde el primero momento en la que Moisés se presentó ante Faraón ellos mostraron un espíritu de queja, cuando estaban a la orilla del mar Rojo ellos comenzaron a tener miedo y perder la fe en Jehová, cuando acamparon en las faldas del monte Sinaí procedieron a desesperarse y realizaron un fiesta pagana, durante el viaje al desierto ellos se quejaron de la falta de alimento y agua pero a la vez se quejaban de las provisiones divinas, se atrevieron a cuestionar su nombramiento y en las llanuras de Moab se dejaron seducir por las mujeres del país, sin duda esa frase los describe muy bien.

Deuteronomio 9:25-29. Durante su estancia en el monte de Sinaí, fue la intercesión de Moisés lo único que salvó al pueblo israelita de la furia de Jehová, para ello Moisés se centró en los argumentos por los cuales Jehová los había sacado de Egipto, primero en que ellos son el pueblo escogido de Dios portadores de su nombre, segundo la promesa que Dios había dado a sus antepasados Abrahán, Isaac y Jacob con lo cual estarían haciendo posesión efectiva de la tierra y tercero para que las otras naciones no se burlaran de Dios diciendo que sacó a los israelitas solo para matarlos, aparte de eso apreciamos que Jehová es un Dios que está dispuesto a escuchar a sus siervos.

Deuteronomio 10:4. Para muchos, Los Diez Mandamientos son las diez leyes básicas del pacto de la Ley y el decálogo primordial para vivir de acuerdo con los consejos y advertencia que contiene, para los israelitas era importante que cumplieran con cada uno de los diez puntos establecidos pero en la actualidad los cristianos ya no estamos obligados a cumplirlas pero eso no significa que debemos olvidarnos de ellas, más bien, es importante que los cristianos analicemos la Ley con sus Diez Mandamientos, pues en ella se da a conocer el punto de vista de Dios sobre diferentes asuntos, y además era una sombra de las buenas cosas por venir de la realidad que pertenece al Cristo.

Deuteronomio 10:12. Moisés les dijo a los israelitas que temieran a Jehová, pero aquí no estaba hablando de un angustioso terror a sufrir las consecuencias de nuestras malas acciones sino que se refería a un profundo respeto por Dios y sus normas, lo que nos impedirá hacer nada que lo ofenda y este versículo nos anima a que amemos y sirvamos a Jehová de todo corazón, la persona que ama a Dios demuestra por sus acciones lo que siente, por lo tanto, si de verdad amamos a Dios, trataremos de hacer todo lo que le agrade y Jehová nos pide que le obedezcamos en todo, habrá quienes piensen que esta obediencia absoluta no puede ser beneficiosa, pero en el caso de Dios, sí lo es.

Deuteronomio 10:16. La mayoría de versiones de la Biblia traduce este versículo dando la idea de que se debe “circuncidar el corazón”, esto no se refiere a que el cristiano deba realizar un corte en el cuerpo o sometiéndose a algún proceso parecido para demostrar que le pertenece a Dios, más bien, significa librarse de cualquier cosa en el modo de pensar, afectos o motivos que sea desagradable e inmunda a los ojos de Jehová y que insensibilice el corazón, lo que hace del cristiano un verdadero hombre de fe dispuesto a servir a Dios es que aguante las pruebas y permanezca firme en la fe.

Deuteronomio10:17. Aquí Jehová nos asegura que no trata a nadie con parcialidad ni acepta soborno, es decir, a diferencia de muchos seres humanos poderosos o influyentes, no deja que pesen en sus decisiones las riquezas materiales o las apariencias, ni tiene prejuicios ni favoritismos de ningún tipo y de hecho hay muchas pruebas que demuestran esa manera de actuar de Dios, por ejemplo, lejos de limitar a una minoría selecta la oportunidad de ser sus adoradores verdaderos, el acepta a personas de toda clase para que puedan obtener la vida eterna, él ofrece esta maravillosa perspectiva a todas las personas, sin importar la posición social, el color de la piel ni el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *