Descargar Aplicación

Estudio De La Atalaya, 25-31 Enero 2021, Miremos siempre hacia el futuro,  Respuestas Subrayadas.

1, 2. Explique con un ejemplo cómo podemos poner en práctica lo que dice Proverbios 4:25.

El texto temático nos invita a mirar al frente, claro que no podemos borrar nuestro pasado, pero no debemos vivir en él, vemos el ejemplo de una hermana quien recuerda buenos momentos de su vida cuando era joven, ahora que es de edad avanzada sigue esforzándose por ser fiel a Jehová y se concentra en las promesas divinas, imaginando en cómo sera su vida en el paraíso.

IMAGINEMOS los siguientes tres casos. Una hermana de edad avanzada repasa en su mente algunos buenos momentos de su vida. Ahora las cosas son más complicadas para ella, pero sigue haciendo todo lo que puede por Jehová (1 Cor. 15:58). Todos los días se imagina viviendo en el Paraíso junto con sus seres queridos. Otra hermana recuerda una ocasión en que alguien de la congregación la hirió, pero decide no guardarle rencor (Col. 3:13). Y un hermano no olvida los errores que cometió en el pasado, pero se concentra en permanecer fiel de ahora en adelante (Sal. 51:10).

2 ¿Qué tienen en común estos tres hermanos? Que todos ellos tienen muy presente su pasado pero no viven en él. Más bien, miran al frente, es decir, hacia el futuro (lea Proverbios 4:25).

 3. ¿Por qué es importante que mantengamos la vista fija en el futuro?

3 ¿Por qué es importante que mantengamos la vista fija en el futuro? Porque, tal como una persona no puede caminar en línea recta si siempre está mirando hacia atrás, nosotros no podremos avanzar en nuestro servicio a Jehová si siempre estamos mirando al pasado (Luc. 9:62).

4. ¿De qué hablaremos en este artículo?

Analizaremos 3 cosas que pueden hacernos vivir en el pasado; la nostalgia, el resentimiento y el exceso de culpa.

4 En este artículo hablaremos de tres cosas que pueden hacernos vivir en el pasado: * la nostalgia, el resentimiento y el exceso de culpa. En cada caso, veremos cómo los principios bíblicos nos pueden ayudar a soltar “las cosas que quedan atrás” y a estirarnos para alcanzar “las cosas por venir” (Filip. 3:13).

 LA NOSTALGIA

Tres cuerdas en las que pone “nostalgia”, “resentimiento” y “exceso de culpa”, respectivamente. Un hermano de edad avanzada, una hermana y un hermano joven tiran de una cuerda cada uno.

¿Qué cosas pueden hacernos difícil vivir mirando hacia el futuro? (Vea los párrafos 5, 9 y 13). *

5. ¿Qué advertencia nos da Eclesiastés 7:10?

5 (Lea Eclesiastés 7:10). Notemos que el versículo no dice que esté mal preguntarse por qué los tiempos pasados eran buenos, sino por qué eran mejores que los de ahora. A fin de cuentas, los buenos recuerdos son un regalo de Jehová. El problema está en comparar nuestras circunstancias anteriores con las actuales y llegar a la conclusión de que ahora todo es peor. Otra versión de la Biblia traduce así el versículo: “Nunca te preguntes por qué todo tiempo pasado fue mejor, pues esa no es una pregunta inteligente”.

6. ¿Por qué no es de sabios pensar constantemente que nuestra vida era mejor antes? Dé un ejemplo.




6 ¿Por qué no es de sabios pensar constantemente que nuestra vida era mejor antes? Porque la nostalgia puede hacer que nos acordemos solo de lo bueno o que les restemos importancia a los problemas que teníamos en aquellos momentos. Pensemos en los israelitas de la antigüedad: tan pronto como salieron de Egipto se olvidaron de lo dura que había sido su vida y solo se acordaron de los ricos alimentos que disfrutaban allí. Decían: “¡Cuánto echamos de menos el pescado que comíamos gratis en Egipto, y los pepinos, las sandías, los puerros, las cebollas y los ajos!” (Núm. 11:5). Pero ¿era cierto que lo que comían no les costaba nada? No. En realidad, pagaban un alto precio, pues en Egipto estaban sometidos a una cruel esclavitud (Éx. 1:13, 14; 3:6-9). Pero en poco tiempo olvidaron sus problemas y empezaron a añorar el pasado. En vez de concentrarse en todo lo que Jehová acababa de hacer por ellos, decidieron centrar toda su atención en los viejos tiempos. Esto le disgustó muchísimo a Jehová (Núm. 11:10).

ILUSTRACION

Serie de imágenes: Un israelita recuerda cómo era su vida en Egipto mientras deja caer maná entre sus dedos. 1. Come una sandía. 2. Los egipcios golpean y maltratan a los esclavos israelitas. ¿Qué error cometieron los israelitas después de salir de Egipto?.

7. ¿Qué ayudó a una hermana a no caer en la nostalgia?

Para no caer en la nostalgia podemos ver el ejemplo de una hermana que lamentablemente se quedó viuda, su esposo le aconsejo que recordara los buenos momentos pero que no viviera en ellos, de hacerlo podría perder de vista las bendiciones que jehová le daría, porque jehová no se olvidaría de ella.

7 ¿Qué nos ayudará a no caer en la nostalgia? Veamos el caso de una hermana  que empezó a servir en el Betel de Brooklyn en 1945. Unos años después, se casó con otro betelita y allí sirvieron juntos durante varias décadas. En 1976, él se enfermó. Cuando se dio cuenta de que iba a fallecer pronto, le dio a su esposa algunos buenos consejos para cuando enviudara. Le dijo: “Hemos tenido un matrimonio feliz. Muchas personas no saben lo que es eso”. Y añadió: “Aunque los recuerdos persistan, no vivas en el pasado. El tiempo te ayudará a superar el dolor. No te amargues ni te compadezcas de ti misma. Agradece las alegrías y bendiciones que has tenido. […] Los recuerdos son un regalo de Dios”. ¡Qué consejos tan acertados!

8. ¿Qué bendiciones recibió esta hermana por no vivir en el pasado?

8 La hermana hizo caso del consejo. Sirvió fielmente a Jehová hasta que falleció, a la edad de 92 años. Unos años antes, contó: “Cuando reflexiono en los más de sesenta y tres años en el servicio de Jehová de tiempo completo, puedo decir, con toda franqueza, que he llevado una vida plena”. ¿Por qué? Ella explicó: “Lo que más me llena es nuestra maravillosa hermandad y la esperanza de vivir con nuestros hermanos en una Tierra paradisíaca, sirviendo por toda la eternidad a nuestro Magnífico Creador, el único Dios verdadero, Jehová”. * ¡Qué excelente ejemplo de alguien que siempre miró hacia el futuro!

EL RESENTIMIENTO

9. Tal como indica Levítico 19:18, ¿cuándo podría ser especialmente difícil vencer el resentimiento?

9 (Lea Levítico 19:18). A menudo nos cuesta perdonar cuando la persona que nos ofendió es un hermano, un buen amigo o un familiar. En cierta ocasión, una cristiana acusó erróneamente a otra  hermana de haberle robado dinero. Más tarde se disculpó, pero la hermana que había sido acusada no podía dejar de pensar en lo sucedido. Puede que nosotros no nos hayamos visto en una situación como esta, pero seguramente la mayoría de nosotros alguna vez hemos sentido que no podíamos vencer el resentimiento.

10. ¿Qué nos puede ayudar a vencer el resentimiento?

10 ¿Qué nos puede ayudar a vencer el resentimiento? Para empezar, recordar que Jehová lo ve todo. Él está al tanto de todos los problemas e injusticias que sufrimos (Heb. 4:13). Sufre al vernos sufrir (Is. 63:9). Y promete que con el tiempo reparará cualquier daño que las injusticias nos hayan causado (Apoc. 21:3, 4).

11. ¿Cómo nos beneficia librarnos del resentimiento?

Si nos libramos del resentimiento seremos más felices, la hermana mencionada en párrafo 9 fue lo que hizo, no fue fácil, pero recordó Mateo 6:14, si quería que Jehová la perdonará debía perdonar, no es que lo que hubiera pasado fuera de poca importancia, pero sabía que era mejor liberarse del resentimiento que vivir en él.

11 También debemos recordar que liberarnos del resentimiento nos beneficia. Eso es lo que le pasó a la hermana que fue acusada por error. Con el tiempo, logró dejar atrás el rencor. Comprendió que, si perdonamos a los demás, Jehová nos perdona (Mat. 6:14). No es que le quitara importancia a lo que la otra hermana le había hecho, pero decidió librarse del resentimiento. Gracias a ello consiguió ser más feliz y concentrarse en su servicio a Jehová.

EL EXCESO DE CULPA

12. ¿Qué nos enseña 1 Juan 3:19, 20?

12 (Lea 1 Juan 3:19, 20). Todos podemos sentirnos culpables de vez en cuando. Puede ser por cosas que hicimos antes de conocer la verdad o quizás por errores que cometimos después de bautizarnos. Sea por lo que sea, es normal sentirse así (Rom. 3:23). Claro, por mucho que nos esforcemos por hacer lo correcto, “todos tropezamos muchas veces” (Sant. 3:2; Rom. 7:21-23). Los sentimientos de culpa no son agradables, pero pueden ser útiles. ¿Por qué? Porque nos pueden ayudar a rectificar nuestro rumbo y a tomar la firme decisión de no repetir nuestros errores (Heb. 12:12, 13).

13. ¿Por qué es esencial que no caigamos en el exceso de culpa?

13 Ahora bien, puede ser que nos sigamos sintiendo culpables incluso después de habernos arrepentido y de que Jehová nos haya mostrado que nos ha perdonado. Ese exceso de culpa puede hacernos mucho daño (Sal. 31:10; 38:3, 4). ¿Por qué lo decimos? Veamos el caso de una hermana. Ella no dejaba de sentirse culpable por las cosas malas que había hecho en el pasado. Cuenta: “Pensaba que lo mejor era no esforzarme en el servicio de Jehová porque probablemente no tenía ninguna esperanza”. Muchos nos podemos sentir identificados con estas palabras. Pero es esencial que no caigamos en el exceso de culpa. A Satanás le encantaría que pensáramos que somos un caso perdido, aunque Jehová no nos ve así (compare con 2 Corintios 2:5-7, 11).

14. ¿Cómo podemos estar seguros de que Jehová no nos ve como casos perdidos?

14 Aun así, puede que nos preguntemos: “¿Cómo puedo estar seguro de que Jehová no me ve como un caso perdido?”. En cierto sentido, al hacernos esta pregunta ya la estamos respondiendo. ¿Por qué lo decimos? Hace varias décadas, La Atalaya lo explicó así: “Otro problema surge a veces cuando nos encontramos tropezando y cayendo muchas veces por causa de alguna mala costumbre  que ha mordido más profundamente en nuestro anterior modelo de vida de lo que nos habíamos dado cuenta”. Y añadió: “No pierda la esperanza. No decida que usted ha cometido el pecado imperdonable. Exactamente así le gustaría a Satanás que usted razonara. El hecho de que usted se siente afligido y enfadado con usted mismo es prueba en sí mismo de que usted no ha ido demasiado lejos. Jamás se canse de dirigirse humilde y sinceramente a Dios, buscando su perdón y limpiamiento y ayuda. Diríjase a él como un niño se dirige a su padre cuando se halla en dificultad, prescindiendo de cuán a menudo sea sobre la misma debilidad, y Jehová benignamente le dará a usted la ayuda porque él es Dios de bondad inmerecida”. *

15, 16. ¿Cómo se han sentido algunos hermanos al saber que Jehová no los ha dado por perdidos?

15 A muchos hermanos los ha aliviado saber que Jehová no los ha dado por perdidos. Por ejemplo, hace unos años un hermano se sintió conmovido al leer una historia de la sección “La Biblia les cambió la vida”. En el artículo, una hermana admitía que, debido a sus vivencias del pasado, se le hacía muy difícil creer que Jehová pudiera amarla. Esos sentimientos seguían atormentándola incluso años después de bautizarse. Pero empezó a meditar en el rescate y eso la ayudó a ver las cosas de otra manera. *

16 ¿Cómo ayudó esta experiencia al hermano? Él explicó: “De joven me hice adicto a la pornografía, pero logré dejarla. Lamentablemente, hace poco volví a caer en el hábito. Busqué la ayuda de los ancianos de mi congregación, y he podido dar pasos para superar mi problema. Ellos me han dicho que puedo contar con el amor y la misericordia de Dios. Aun así, a veces creo que no valgo nada, que es imposible que Dios me ame”. Él explicó que lo que la hermana dijo de veras lo ayudó: “Ahora entiendo que cuando pienso que  Jehová nunca podrá perdonarme, en realidad estoy menospreciando el sacrificio que su Hijo hizo para que mis pecados fueran perdonados. Recorté este artículo para leerlo y meditar en él cada vez que me asalten pensamientos negativos”.

17. ¿Cómo logró Pablo evitar el exceso de culpa?

17 Experiencias como estas nos hacen pensar en el apóstol Pablo. Él cometió pecados graves antes de hacerse cristiano. Recordaba lo que había hecho, pero no estaba todo el día pensando en eso (1 Tim. 1:12-15). Veía el rescate como un regalo que Dios le había hecho a él (Gál. 2:20). Así logró evitar el exceso de culpa y centrarse en darle a Jehová lo mejor de ahí en adelante.

VIVAMOS PENSANDO EN EL FUTURO

18. ¿Qué hemos aprendido en este artículo?

18¿Qué hemos aprendido en este artículo? Primero, los buenos recuerdos son un regalo de Jehová; pero, por muy buena que haya sido nuestra vida, nuestro futuro en el nuevo mundo será mejor. Segundo, puede que otros nos hieran, pero si decidimos perdonar podremos seguir avanzando. Tercero, el exceso de culpa puede hacer que sirvamos a Jehová sin alegría. Por eso, al igual que Pablo, debemos convencernos de que Jehová nos ha perdonado.

19. ¿Cómo sabemos que en el nuevo mundo no tendremos que cargar con ningún mal recuerdo del pasado?

19 En el nuevo mundo que esperamos, donde disfrutaremos de vida eterna, no tendremos que cargar con ningún mal recuerdo. La Biblia dice que, en ese tiempo, “las cosas del pasado no serán recordadas” (Is. 65:17). Algunos de nosotros llevamos muchos años sirviendo a Jehová y ya somos muy mayores; pero, imagínese, en el nuevo mundo volveremos a ser jóvenes otra vez (Job 33:25). Así pues, estemos decididos a no vivir en el pasado, y vivamos el presente pensando en el futuro.

ILUSTRACION

 

El hermano de edad avanzada, la hermana y el hermano joven de la primera imagen han soltado las cuerdas y caminan sonrientes y llenos de confianza. Vivamos el presente pensando en el futuro. (Vea los párrafos.

¿QUÉ NOS AYUDARÁ A LIBRARNOS DE ESTAS CARGAS?

La nostalgia

Debemos tomar en cuenta lo que dice Eclesiastés 7:10 Aun cuando en nuestro pasado nos haya ido muy bien o las circunstancias fueron favorables, debemos recordar que nada superará a las maravillosas promesa que Jehová nos ha dado, si nos concentramos en el pasado no disfrutaremos de las bendiciones actuales y perderemos de vista las bendiciones futuras. 

Los buenos recuerdos provienen de Jehová, son un regalo maravilloso, pero él no desea que los tengamos para vivir en ellos más bien desea que sean una fuente de ánimo para no perder de vista el premio y que muy pronto todo será mucho mejor.

El resentimiento

Debemos recordar lo que dice Mateo 6:14 si queremos que Jehová nos perdone, debemos aprender a perdonar, si alguien nos lastima quedó en el pasado, depende de nosotros dejarlo ahí y modificar nuestra forma de pensar, si lo hacemos seremos felices dentro de la congregación y tendremos la confianza que Jehová siempre nos perdonara.

El exceso de culpa

Isaías 1:18 revela que Jehová puede perdonarnos, al pecar es como si mancháramos nuestra vida de rojo escarlata, bien el texto menciona que Jehová lo puede volver blanco como la nieve, esto es porque nos arrepentimos de corazón y él nos perdona, no nos abrumemos con sentimientos de culpa, quien quiere que pensemos que Jehová nos ve como caso perdido es Satanás.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *