Descargar Aplicación

Estudio De La Atalaya, 30 Noviembre 6 Diciembre 2020, “Cuida de lo que se te ha confiado”,  Respuestas Subrayadas.

 

 

1, 2. Según 1 Timoteo 6:20, ¿qué tenía que hacer Timoteo?

CUANDO alguien tiene algo valioso, a veces se lo da a otra persona para que se lo cuide. Por ejemplo, puede que deposite el dinero en el banco para mantenerlo seguro y evitar que se le pierda o se lo roben. Así que entendemos lo que significa confiarle a alguien algo que consideramos valioso.

(Lea 1 Timoteo 6:20). El apóstol Pablo le recordó a Timoteo que él había recibido algo muy valioso: el conocimiento exacto del propósito de Dios para la humanidad. Jehová también le había confiado a Timoteo el honor de predicar la palabra y hacer su “trabajo de evangelizador” (2 Tim. 4:2, 5). Pablo le dijo a Timoteo que tenía que cuidar de lo que se le había confiado. A nosotros Jehová también nos ha encomendado cosas valiosas. ¿Cuáles son? ¿Y por qué debemos proteger ese tesoro?




SE NOS HAN CONFIADO VERDADES VALIOSAS

3, 4. Mencione algunas razones por las que las verdades de la Biblia son tan valiosas.

En su bondad, Jehová nos ha dado conocimiento exacto de las verdades que se hallan en su Palabra, la Biblia. Estas verdades son valiosas porque nos enseñan cómo ser amigos de Jehová y cómo ser verdaderamente felices. Cuando aceptamos estas verdades y las ponemos en práctica en nuestra vida, ya no somos esclavos de las enseñanzas falsas y de las prácticas inmorales (1 Cor. 6:9-11).

 

Las verdades que se encuentran en la Palabra de Dios también son valiosas porque Jehová solo se las revela a las personas que son humildes y tienen “la actitud  correcta” (Hech. 13:48). Estas personas aceptan el medio que Dios utiliza para hacernos llegar esas verdades hoy día (Mat. 11:25; 24:45). Nosotros no podemos aprender estas verdades por nuestra cuenta. Llegar a entenderlas es muchísimo más valioso que cualquier otra cosa (Prov. 3:13, 15).

5. ¿Qué más nos ha confiado Jehová?

Jehová también nos ha confiado el honor de enseñarles a otras personas la verdad sobre él y sus propósitos (Mat. 24:14). Este mensaje tiene un valor incalculable porque las ayuda a ser parte de la familia de Jehová y les da la oportunidad de tener vida eterna (1 Tim. 4:16). Sea que hagamos mucho o poco en el ministerio, estamos apoyando la obra más importante de nuestros días (1 Tim. 2:3, 4). ¡Qué gran honor es poder colaborar con Dios! (1 Cor. 3:9).

AFERRÉMONOS A LO QUE JEHOVÁ NOS HA DADO

6. ¿Qué les pasó a algunos cristianos que bajaron la guardia?

En los días de Timoteo, algunos cristianos no valoraron el honor que tenían de colaborar con Dios. Por ejemplo, Demas amó este sistema y por eso despreció el privilegio de servir junto con Pablo (2 Tim. 4:10). Figelo y Hermógenes dejaron la predicación porque, al parecer, sintieron miedo de sufrir la misma persecución que Pablo (2 Tim. 1:15). Himeneo, Alejandro y Fileto se hicieron apóstatas y abandonaron la verdad (1 Tim. 1:19, 20; 2 Tim. 2:16-18). Por lo visto, todas estas personas estuvieron fuertes en sentido espiritual en algún momento, pero dejaron de valorar lo que de verdad era importante.

ILUSTRACIÓN

 

 

En una congregación del siglo primero, un cristiano desafía la autoridad de Timoteo. Algunos de los presentes observan la escena sorprendidos, y otros se burlan de él. Timoteo tuvo que estar firme en la verdad cuando otros decidieron abandonarla.

7. ¿Qué tácticas utiliza Satanás contra nosotros?

¿Qué tácticas usa Satanás para que descuidemos los tesoros que Jehová nos ha confiado? Veamos algunas. Se vale del entretenimiento y los medios de comunicación para fomentar valores y maneras de pensar y actuar que pudieran llevarnos a soltar la verdad. También se vale de la presión de grupo o de la persecución para intentar que sintamos miedo y dejemos de predicar. Y trata de engañarnos para que prestemos atención al “falsamente llamado conocimiento” de los apóstatas y abandonemos la verdad (1 Tim. 6:20, 21).

8. ¿Qué aprendemos de lo que le pasó a Daniel?

Aprendemos que la táctica del entretenimiento puede comenzar de una forma muy sutil, en el caso de Daniel a los 10 años comenzó con juegos inofensivos pero llegó el momento que le dedicaba 15 horas diarias a videojuegos violentos y demoníacos, y aunque era consciente que este hábito lo estaba alejando de Jehová, su corazón ya era duro y si no tenemos cuidado podemos acabar perdiendo las cosas valiosas que Jehová nos ha dado.

Si no tenemos cuidado, podríamos ir soltando la verdad poco a poco. Veamos el caso de Daniel, * que estaba loco  por los videojuegos. Él cuenta: “Empecé con los videojuegos cuando tenía unos 10 años. Al principio, eran juegos relativamente inofensivos. Pero poco a poco empecé con juegos que eran violentos y demoniacos”. Llegó un momento en que se pasaba quince horas diarias frente a la pantalla. Daniel confiesa: “En el fondo sabía que ese tipo de juegos y el tiempo que les dedicaba estaban alejándome de Jehová. Pero mi corazón se había hecho tan duro que pensaba que los principios de la Biblia no tenían que ver conmigo”. Esto nos enseña que la influencia sutil del entretenimiento podría llevarnos fácilmente a soltar la verdad. Si eso nos sucediera, podríamos acabar perdiendo las cosas valiosas que Jehová nos ha dado.

CÓMO TENER BIEN AGARRADA LA VERDAD

9. Según 1 Timoteo 1:18, 19, ¿a qué comparó Pablo a Timoteo?

(Lea 1 Timoteo 1:18, 19). Pablo comparó a Timoteo a un soldado y le mandó que siguiera “peleando la noble batalla”. Pero esta batalla no era literal, sino espiritual. ¿En qué sentido somos los cristianos como soldados en una guerra? ¿Qué cualidades debemos cultivar los soldados de Cristo? La comparación de Pablo nos enseña cinco cosas que debemos hacer para tener bien agarrada la verdad. Veamos cuáles son.

10. ¿Qué es la devoción a Dios, y por qué es tan necesaria?

Cultivemos devoción a Dios. Un buen soldado es leal. Lucha con todas sus fuerzas por proteger a alguien que ama o algo que valora. Pablo animó a Timoteo a cultivar devoción a Dios, esto es, un sentimiento de amor y lealtad hacia él (1 Tim. 4:7). Cuanto más profundos sean estos sentimientos, más fuerte será nuestro deseo de tener bien agarrada la verdad (1 Tim. 4:8-10; 6:6).

11. ¿Por qué debemos ser disciplinados?

Seamos disciplinados. Un soldado tiene que ser disciplinado si quiere cumplir con su deber. Timoteo cumplió con su deber como soldado de Cristo porque siguió el consejo inspirado de Pablo de huir de los deseos incorrectos, de cultivar cualidades cristianas y de relacionarse con sus hermanos (2 Tim. 2:22). Para ello tenía que ser disciplinado. Y nosotros también debemos serlo si queremos ganar la lucha contra nuestros malos deseos (Rom. 7:21-25). Además, debemos ser disciplinados si queremos seguir quitándonos la vieja personalidad y poniéndonos la nueva (Efes. 4:22, 24). Y, cuando estamos cansados al final de un día largo, quizás tengamos que obligarnos para ir a la reunión (Heb. 10:24, 25).

ILUSTRACIÓN

Serie de imágenes: 1. Un matrimonio sentado en el sofá de la sala de estar. El esposo lleva puesta la ropa de trabajo y la esposa está doblando ropa. Los dos están cansados. 2. Más tarde esa misma noche, los dos sonríen mientras hablan con los hermanos después de la reunión. Tras un día largo, quizás tengamos que obligarnos para ir a la reunión, pero ¡cuántas bendiciones recibimos!.

12. ¿Qué nos ayudará a ser mejores maestros de la Biblia?

Si un soldado quiere usar bien las armas, tiene que practicar con regularidad. De manera parecida, los cristianos debemos saber manejar bien la Palabra de Dios (2 Tim. 2:15). Las reuniones nos ayudan a aprender algunas maneras de hacerlo. Pero, si queremos convencer a las personas del verdadero valor de la verdad de la Biblia, debemos tener un programa personal de estudio bíblico. Tenemos que fortalecer la fe con la ayuda de la Palabra de Dios. Pero no basta con solo leerla. Debemos meditar en los versículos que leemos e investigar lo que han dicho nuestras publicaciones a fin  de entenderlos bien y saber explicarlos (1 Tim. 4:13-15). Nos ayudara ha estar preparados para enseñar a otros usando la Biblia. Claro, no basta con leerles un texto. Queremos ayudarlos a entenderlo y a ver cómo les afecta. Así pues, si estudiamos la Biblia con regularidad, seremos mejores maestros (2 Tim. 3:16, 17).

13. De acuerdo con Hebreos 5:14, ¿por qué debemos utilizar nuestra capacidad de discernimiento?

Utilicemos nuestra “capacidad de discernimiento”. Un soldado debe saber adelantarse al peligro y evitarlo. Nosotros también debemos saber identificar las situaciones que podrían hacernos daño y entonces evitar el peligro (lea Hebreos 5:14; Prov. 22:3). Por ejemplo, debemos escoger bien el entretenimiento. A menudo, los programas de televisión y las películas tienen un contenido inmoral. Los cristianos rechazamos este tipo de entretenimiento porque podría debilitar nuestro amor a Jehová poco a poco. Sabemos que Dios odia la inmoralidad y que las personas que llevan una vida inmoral se hacen daño a sí mismas y a los demás (Efes. 5:5, 6).

14. ¿Cómo ayudó a Daniel el discernimiento?

Daniel, mencionado en el párrafo 8, empezó a darse cuenta de que entretenerse con videojuegos violentos y demoniacos no estaba bien. Buscó información en Watchtower Library para luchar con su adicción. ¿Cuál fue el resultado? Dejó los videojuegos que lo perjudicaban, canceló las suscripciones que tenía a juegos en línea y abandonó la amistad con otros jugadores. Él dice: “En vez de estar con los videojuegos, empecé a pasar más tiempo en actividades al aire libre o con los hermanos de la congregación”. Daniel ahora es precursor y anciano.

15. ¿Por qué son peligrosas las historias falsas?

Como Timoteo, nosotros también debemos entender que la información falsa que difunden los apóstatas es peligrosa (1 Tim. 4:1, 7; 2 Tim. 2:16). Por ejemplo, quizás intenten esparcir historias falsas sobre nuestros hermanos o sembrar dudas sobre la organización de Jehová. Estas mentiras podrían debilitar nuestra fe. No nos dejemos engañar por ellas, pues vienen de “hombres de  mente corrupta que no tienen la verdad” y quieren provocar disputas y controversias (1 Tim. 6:4, 5). Ellos quieren que creamos sus engaños y que desconfiemos de nuestros hermanos.

16. ¿Qué distracciones debemos evitar?

No nos distraigamos. Como “buen soldado de Cristo Jesús”, Timoteo debía estar centrado en su ministerio y no dejar que las cosas materiales y otras metas lo distrajeran (2 Tim. 2:3, 4). Como Timoteo, no podemos darnos el lujo de dejar que el deseo de tener más cosas nos distraiga. “El poder engañoso de las riquezas” podría ahogar nuestro amor a Jehová, nuestra gratitud por su Palabra y el deseo de llevarla a otras personas (Mat. 13:22). Debemos mantener una vida sencilla y utilizar nuestro tiempo y energías para seguir “buscando primero el Reino” (Mat. 6:22-25, 33).

17, 18. ¿Qué podemos hacer para protegernos del daño espiritual?

Debemos pensar de antemano cómo reaccionaremos ante una amenaza quizá mientras navegamos por internet, vemos una película o programa de televisión nos topemos con información apóstata o escenas violentas o inmorales, si ya hemos ensayado una salida actuaremos con rapidez y nos protegeremos del daño.

Preparémonos para actuar con rapidez. El soldado debe pensar de antemano en cómo reaccionará ante una amenaza. Si queremos cuidar de las cosas que Jehová nos ha confiado, debemos actuar rápido ante los peligros. ¿Qué nos ayudará a hacerlo? Pensar de antemano en cómo reaccionaremos ante una amenaza.

Por ejemplo, cuando hay un evento público, a menudo se les pide a los asistentes que antes de que empiece el programa ubiquen la salida más cercana. ¿Por qué? Porque si surge una emergencia sabrán por dónde salir con rapidez. De manera parecida, ensayemos de antemano qué “salida” tomaremos si de repente, mientras usamos Internet o vemos una película o un programa de televisión, nos encontramos con información apóstata o con una escena inmoral o violenta. Si estamos preparados, actuaremos con rapidez para protegernos del daño espiritual y estar limpios a la vista de Jehová (Sal. 101:3; 1 Tim. 4:12).

19. ¿De qué bendiciones disfrutaremos si cuidamos de las cosas valiosas que Jehová nos ha dado?

Los cristianos debemos cuidar de las cosas valiosas que Jehová nos ha dado: las preciosas verdades de la Biblia y el honor de enseñarlas a otros. Si lo hacemos, tendremos la conciencia tranquila, una vida con verdadero sentido y la felicidad de ayudar a otros a conocer a Jehová. Con su ayuda, podremos cuidar de lo que se nos ha confiado (1 Tim. 6:12, 19).

¿QUÉ RESPONDERÍA?

¿Qué cosas valiosas se nos han confiado?

Se nos ha confiado el conocimiento exacto de la Palabra de Dios la Biblia y el honor de enseñarles a otras personas la verdad sobre Jehová y sus propósitos.

¿Cómo intenta Satanás que soltemos la verdad?

Satanás se vale del entretenimiento y los medios de comunicación para fomentar valores y maneras de pensar y actuar que pudieran llevarnos a soltar la verdad.

¿Qué podemos hacer para tener bien agarrada la verdad? 

Debemos ser como Timoteo es decir un soldado peleando la noble batalla espiritual al Cultivar devoción a Dios, Siendo disciplinado, Utilizando nuestra “capacidad de discernimiento”, Nunca nos distraigamos y Preparémonos para actuar con rapidez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *