Descargar Aplicación

Estudio De La Atalaya, 12-18 de julio 2021, Nada será un obstáculo para los justos, Respuestas Subrayadas.

1, 2. a) ¿Qué escribió un sociólogo en cierto libro? b) ¿Qué analizaremos en este artículo?

hoy día, millones de personas dicen que creen en Jesús pero no aceptan lo que él enseñó (2 Tim. 4:3, 4). De hecho, en cierto libro, un sociólogo escribió: “Si hubiera otro Jesús entre nosotros en la actualidad que dijera las cosas tal como las dijo Jesús […], ¿lo rechazaríamos tal como lo hicieron las personas hace dos mil años? […] La respuesta sería sí”.

En el siglo primero, muchos escucharon lo que Jesús enseñó y lo vieron hacer milagros pero se negaron a poner su fe en él. ¿Por qué? En el artículo anterior vimos cuatro razones, y en este veremos cuatro más. También veremos por qué algunos rechazan hoy a los discípulos de Jesús y qué nos ayudará a no tropezar.

ILUSTRACION:

Jesús reclinado a la mesa y comiendo con Mateo y otros cobradores de impuestos. En la puerta hay varios líderes religiosos murmurando.

Muchos rechazaron a Jesús por las personas con las que se relacionó. ¿Qué razón parecida lleva a algunos a tropezar hoy? (Vea el párrafo 3). *

3. ¿Por qué rechazaron algunas personas a Jesús?

Cuando Jesús estuvo en la Tierra, se relacionó con todo tipo de personas. Comió con los ricos y los poderosos, pero también pasó gran parte de su tiempo con los pobres y los desfavorecidos. Además, les mostró compasión a quienes muchos llamaban pecadores. Algunas personas orgullosas tropezaron por lo que Jesús hizo. Les preguntaron a sus discípulos: “¿Por qué comen y beben con cobradores de impuestos y pecadores?”. Jesús les dijo: “Los que están sanos no necesitan un médico, pero  los enfermos sí. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores, para que se arrepientan” (Luc. 5:29-32).

4. De acuerdo a lo que dijo el profeta Isaías, ¿Qué no debería haberles extrañado a los judíos?

¿Qué dice la Biblia? Mucho antes de que el Mesías viniera a la Tierra, Isaías profetizó que el mundo no lo aceptaría. Escribió: “Fue un hombre despreciado y evitado por la gente […]. Era como si su rostro estuviera escondido de nosotros. Fue despreciado, y lo consideramos como de ningún valor” (Is. 53:3). Según esta profecía, el Mesías sería “evitado por la gente”, así que a los judíos del siglo primero no debería haberles extrañado que Jesús fuera rechazado.

5. ¿Qué piensan de los discípulos de Jesús muchas personas?

¿Pasa lo mismo hoy día? Sí. A muchos líderes religiosos les encanta recibir con los brazos abiertos a los feligreses que son ricos, intelectuales e importantes en la comunidad, sin importarles que su moralidad o estilo de vida no esté de acuerdo con lo que dice la Biblia. Esos mismos líderes religiosos desprecian a los siervos de Jehová, que le sirven con entusiasmo y se mantienen moralmente limpios, porque este mundo no los considera importantes. Como dijo Pablo, Dios escogió a quienes son despreciados (1 Cor. 1:26-29). Pero, para Jehová, todos sus siervos fieles son valiosos.

6. ¿Qué dijo Jesús en Mateo 11:25, 26, y cómo podemos seguir su ejemplo?

¿Qué lo ayudará a no tropezar? (Lea Mateo 11:25, 26). No permita que le afecte la opinión que el mundo tiene de los siervos de Dios. Acepte que Jehová solo utiliza a quienes son humildes para hacer su voluntad (Sal. 138:6). Y piense en todo lo que él ha logrado valiéndose de personas que para el mundo no son ni sabias ni intelectuales.

JESÚS DENUNCIÓ LAS ENSEÑANZAS FALSAS

7. ¿Por qué llamó Jesús hipócritas a los fariseos, y cómo reaccionaron ellos?

Sin ningún temor, Jesús denunció lo que hacían los líderes religiosos de su tiempo. Por ejemplo, llamó hipócritas a los fariseos porque estaban más preocupados por lavarse las manos que por cuidar a sus padres (Mat. 15:1-11). Por lo visto, los discípulos de Jesús se quedaron tan sorprendidos que le dijeron: “¿Sabes que los fariseos se ofendieron al oír lo que dijiste?”. Jesús les contestó: “Toda planta que no ha sido plantada por mi Padre celestial será arrancada de raíz. Así que déjenlos. Guías ciegos es lo que son. Y, si un ciego guía a otro ciego, los dos se van a caer en un hoyo” (Mat. 15:12-14; nota). Aunque los líderes religiosos se enfurecieron con Jesús, él no dejó de decir la verdad.

8. ¿Cómo mostró Jesús que Dios no acepta todas las creencias religiosas?

Jesús también denunció las enseñanzas falsas. Él no dijo que Dios acepta todas las creencias religiosas. Más bien, dijo que muchos irían por el camino espacioso que lleva a la destrucción, mientras que solo unos pocos irían por el camino estrecho que lleva a la vida (Mat. 7:13, 14). Dejó claro que algunos afirmarían servir a Dios, pero en realidad no sería así. Por eso, dio esta advertencia: “Cuidado con los profetas falsos, que se les acercan disfrazados de oveja  pero por dentro son lobos voraces. Los reconocerán por sus frutos” (Mat. 7:15-20).

ILUSTRACION:

Jesús echando del templo a unos comerciantes, que se apresuran a sacar de en medio sus mercancías y animales.

Muchos rechazaron a Jesús porque condenó las creencias y prácticas falsas. ¿Qué razón parecida lleva a algunos a tropezar hoy? (Vea el párrafo 9). 

9. Mencione algunas de las enseñanzas falsas que Jesús denunció.

¿Qué dice la Biblia? Una profecía de las Escrituras predijo que la devoción por la casa de Jehová ardería en el interior del Mesías (Sal. 69:9; Juan 2:14-17). Esa devoción llevó a Jesús a denunciar las enseñanzas y prácticas religiosas falsas. Por ejemplo, los fariseos creían que el alma es inmortal, pero Jesús enseñó que los muertos están durmiendo (Juan 11:11). Los saduceos no creían en la resurrección, pero Jesús resucitó a su amigo Lázaro (Juan 11:43, 44; Hech. 23:8). Y los fariseos atribuían todo al destino y a Dios, pero Jesús enseñó que los humanos pueden decidir si servirán a Dios o no (Mat. 11:28).

10. ¿Por qué hace tropezar a muchas personas lo que enseñamos?

¿Pasa lo mismo hoy día? Sí. Muchas personas tropiezan porque lo que enseñamos de la Biblia deja al descubierto ideas religiosas falsas. Los líderes religiosos le enseñan a la gente que Dios castiga a los malos en el infierno, y de esta manera la tienen bajo su control. Quienes servimos a Jehová, un Dios de amor, denunciamos esta enseñanza falsa. Las religiones también enseñan que el alma es inmortal. Si esto fuera cierto, la resurrección no sería necesaria. Pero nosotros enseñamos que esta no es una creencia bíblica. Por otro lado, a diferencia de muchas religiones que creen en la predestinación, nosotros enseñamos que todos tenemos libertad de elección y podemos decidir si serviremos a Dios. ¿Cómo reaccionan los líderes religiosos? A menudo se ponen furiosos.

11. Según dijo Jesús en Juan 8:45-47, ¿Qué espera Dios de sus siervos?

¿Qué lo ayudará a no tropezar? Si usted ama la verdad, debe aceptar lo que Dios dice (lea Juan 8:45-47). A diferencia  de lo que hizo Satanás, manténgase fiel a la verdad y jamás traicione sus creencias (Juan 8:44). Dios espera que sus siervos sigan el ejemplo de Jesús, y por eso les dice: “Detesten lo que es malo; apéguense a lo que es bueno” (Rom. 12:9; Heb. 1:9).

ILUSTRACION:

Jesús llevando su madero de tormento mientras lo presionan los soldados romanos y muchas personas observan.

Muchos rechazaron a Jesús porque murió en un madero. ¿Qué razón parecida lleva a algunos a tropezar hoy? (Vea el párrafo 12). 

12. ¿Por qué hizo tropezar a muchos judíos la forma en que Jesús murió?

¿Cuál fue otra razón por la que tropezaron los judíos de los días de Jesús? Pablo dijo: “Nosotros predicamos a Cristo ejecutado en el madero, algo que para los judíos es un obstáculo” (1 Cor. 1:23; nota). ¿Por qué fue para ellos un tropiezo? Porque pensaban que el hecho de que Jesús muriera en un madero era más propio de un delincuente y de un pecador que del Mesías (Deut. 21:22, 23).

13. ¿Qué se negaron a reconocer los que rechazaron a Jesús?

Los judíos que rechazaron a Jesús no quisieron reconocer que era inocente, que fue víctima de falsas acusaciones y que fue tratado injustamente. El juicio de Jesús fue una farsa. El tribunal supremo judío se reunió de forma apresurada y no respetaron los procedimientos legales (Luc. 22:54; Juan 18:24). En vez de escuchar con imparcialidad los cargos y las pruebas, los jueces mismos buscaron “algún testimonio falso contra Jesús para que lo mataran”. Como eso no funcionó, el sumo sacerdote intentó que Jesús dijera algo que lo hiciera culpable. Esto era totalmente ilegal (Mat. 26:59; Mar. 14:55-64). Y, después de que Jesús resucitó, estos jueces corruptos les pagaron “una buena cantidad de monedas de plata” a los soldados romanos que vigilaban su tumba para que contaran una mentira que justificara por qué estaba vacía (Mat. 28:11-15).

14. ¿Qué estaba profetizado respecto a la muerte del Mesías?

¿Qué dice la Biblia? Aunque muchos  judíos de los días de Jesús no esperaban que el Mesías muriera, veamos lo que ya estaba profetizado: “Derramó su vida hasta la muerte y fue contado entre los pecadores; llevó los pecados de muchas personas, y por los pecadores intercedió” (Is. 53:12). Así que la ejecución de Jesús como un pecador no les daba a los judíos razón para tropezar.

15. ¿Qué acusaciones hechas contra los testigos de Jehová han hecho tropezar a algunos?

¿Pasa lo mismo hoy día? Sin duda. Igual que a Jesús, a los testigos de Jehová los han acusado y condenado injustamente. Veamos algunos ejemplos. En Estados Unidos, durante los años treinta y cuarenta del siglo veinte, tuvimos que ir a los tribunales una y otra vez para defender nuestro derecho de adorar a Dios en libertad. Algunos jueces demostraban abiertamente que tenían prejuicios contra nosotros. En Quebec (Canadá), la Iglesia y el Estado se aliaron para oponerse a nuestra obra. A muchos publicadores se les encarceló solo por hablar a otros del Reino de Dios. En Alemania, muchos jóvenes fieles fueron asesinados por el régimen nazi. Y, en los últimos años, a muchos hermanos en Rusia se les ha condenado y encarcelado por hablar de la Biblia, algo que las autoridades consideran una actividad extremista. Incluso se ha declarado extremista y se ha prohibido la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras en ruso porque contiene el nombre Jehová.

16. Tal como muestra 1 Juan 4:1, ¿por qué no debemos dejar que nos engañen las mentiras que se cuentan sobre los siervos de Jehová?

¿Qué lo ayudará a no tropezar? Investigue los hechos. En el Sermón del Monte, Jesús advirtió que algunas personas mentirían y dirían “todo tipo de cosas malas” sobre sus discípulos (Mat. 5:11). Todas esas mentiras vienen de Satanás. Él se ocupa de que nuestros enemigos esparzan calumnias sobre los que amamos la verdad (Apoc. 12:9, 10). Rechace esas mentiras y nunca permita que lo asusten ni debiliten su fe (lea 1 Juan 4:1).

ILUSTRACION:

Muchos rechazaron a Jesús porque Judas lo traicionó. ¿Qué razón parecida lleva a algunos a tropezar hoy? (Vea los párrafos 17 y 18). 

17. ¿Qué efecto pudieron haber tenido en algunos las cosas que sucedieron justo antes de que Jesús muriera?

La noche antes de morir, a Jesús lo traicionó uno de sus 12 apóstoles. Otro lo negó tres veces, y todos lo abandonaron (Mat. 26:14-16, 47, 56, 75). Pero esto no lo sorprendió, pues él ya había dicho que esto sucedería (Juan 6:64; 13:21, 26, 38; 16:32). Al ver esto, puede que algunos tropezaran y pensaran: “Si eso es lo que hacen los apóstoles de Jesús, no quiero ser uno de ellos”.

18. ¿Qué profecías se cumplieron justo antes de la muerte de Jesús?

¿Qué dice la Biblia? Siglos antes de que Jesús viniera a la Tierra, Jehová ya había dicho en su Palabra que al Mesías se le traicionaría por 30 piezas de plata (Zac. 11:12, 13). El traidor sería uno de sus amigos (Sal. 41:9). Zacarías también escribió: “Hiere al pastor, y que el rebaño sea dispersado” (Zac. 13:7). Las personas sinceras no rechazarían a Jesús por todas estas cosas. Al contrario, su fe se fortalecería al ver que las profecías se habían cumplido en él.

19. ¿Qué saben las personas sinceras?

¿Pasa lo mismo hoy día? Sí. Unos pocos testigos de Jehová muy conocidos han dejado la verdad, se han hecho apóstatas y han intentado que otros hagan lo mismo. A través de Internet y los medios de comunicación, han esparcido informes negativos, medias verdades y mentiras descaradas sobre nosotros. Pero las personas sinceras no se dejan engañar. Al contrario, saben que la Biblia predijo que esto ocurriría (Mat. 24:24; 2 Ped. 2:18-22).

20. ¿Qué lo ayudará a no dejarse engañar por los que han abandonado la verdad? (2 Timoteo 4:4, 5).

¿Qué lo ayudará a no tropezar? Mantenga su fe fuerte estudiando con regularidad, orando continuamente y manteniéndose ocupado en la obra que Jehová nos ha encomendado hacer (lea 2 Timoteo 4:4, 5). Si tiene fe, no será presa del pánico cuando escuche informes negativos (Is. 28:16). Su amor por Jehová, por su Palabra y por sus hermanos cristianos lo ayudará a no dejarse engañar por los que han abandonado la verdad.

21. ¿De qué podemos estar seguros aunque la mayoría de las personas hoy rechacen nuestro mensaje?

En el siglo primero, muchos tropezaron y rechazaron a Jesús. Pero muchos otros lo aceptaron. Entre ellos estuvieron al menos un miembro del Sanedrín e incluso “un gran grupo de sacerdotes” (Hech. 6:7; Mat. 27:57-60; Mar. 15:43). De manera parecida, millones de personas han decidido seguir a Jesús hoy. ¿Por qué? Porque conocen las verdades de la Biblia y las aman. La Palabra de Dios dice: “Los que aman tu ley disfrutan de abundante paz; nada será un obstáculo para ellos” (Sal. 119:165).

¿QUÉ RESPONDERÍA?

¿Por qué hicieron tropezar a algunas personas las cosas que Jesús hizo y dijo?

Por que era imparcial y se relacionaba con pobres y ricos, sin hacer distinción. Porque no tenía temor en denunciar las enseñanzas falsas que ellos aceptaban. Por la forma de morir  como un delincuente. Y hasta porque fue traicionado.

¿Por qué tropiezan muchas personas hoy día?

Tropiezan por razones parecidas. Porque no somos desde su punto de vista importantes ni reconocidos. Porque no apoyamos las enseñanzas que la biblia no enseña. Por las acusaciones que han hecho contra nosotros. Por causa de los apóstatas.

¿Qué lo ayudará a usted a no tropezar?

Nos ayudará vernos como nos ve jehová.  Imitar a Jesús y no al diablo. Investigar los hechos.  Mantener nuestra fe fuerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *