Descargar Aplicación

Estudio De La Atalaya, 20-26 de diciembre 2021, Aferrémonos a la verdad con fuerte convicción, Respuestas Subrayadas.

1. ¿Por qué hay tantas personas confundidas?

Se Calcula que existen decenas de miles de religiones que dicen ser cristianas y que afirman adorar a Dios como a él le agrada. Con razón tantas personas están confundidas y se preguntan: “¿Existe una sola religión verdadera, o acepta Dios todas las religiones?”. ¿Y nosotros? ¿Estamos totalmente convencidos de que los testigos de Jehová enseñamos la verdad y de que nuestra manera de adorar a Dios en la actualidad es la única que él acepta? ¿De verdad es posible estar tan convencidos? Veamos lo que indican las pruebas.

2. ¿Por qué estaba el apóstol Pablo convencido de que lo que creía era la verdad? (1 Tesalonicenses 1:5).

El apóstol Pablo estaba totalmente convencido de que lo que creía era la verdad (lea 1 Tesalonicenses 1:5). Y esa seguridad no era una simple emoción. Era el resultado de un estudio profundo de la Palabra de Dios. Él creía que “toda la Escritura está inspirada por Dios” (2 Tim. 3:16). Al estudiarla, Pablo encontró pruebas indiscutibles de que Jesús era el Mesías prometido. Sin embargo, los líderes religiosos judíos decidieron pasar por alto esas pruebas. Aquellos hipócritas afirmaban representar a Dios, pero sus obras decían lo contrario (Tito 1:16). En contraste, Pablo no eligió en qué partes de la Palabra de Dios quería creer y en cuáles no. Estaba dispuesto a enseñar y a aplicar “toda la voluntad de Dios” (Hech. 20:27).

3. Para estar convencidos de que tenemos la verdad, ¿necesitamos saber las respuestas a todas nuestras preguntas? (Vea también el recuadro “ Las obras y los pensamientos de Jehová son más de los que podemos contar”).

Hay quienes opinan que la religión verdadera debería poder responder todas las preguntas, incluso aquellas que no se responden específicamente en la Biblia. ¿Es realista  esperar eso? Veamos el ejemplo de Pablo. Es cierto que él les dijo a los cristianos “Comprueben todas las cosas”, pero también reconoció que había muchas cosas que él no comprendía (1 Tes. 5:21). Él explicó que “tenemos un conocimiento incompleto” y que “vemos imágenes borrosas en un espejo de metal” (1 Cor. 13:9, 12). Pablo no lo sabía todo, y nosotros tampoco. Pero él comprendía las enseñanzas básicas sobre Jehová, tenía suficiente conocimiento para estar convencido de que tenía la verdad.

Las obras y los pensamientos de Jehová son más de los que podemos contar

Para estar totalmente convencidos de que tenemos la verdad, ¿es imprescindible saber ahora las respuestas a todas nuestras preguntas o ser capaces de responder a cualquier pregunta que nos hagan? No. Como muestran los siguientes textos bíblicos, nunca llegaremos a saberlo todo sobre las obras y los pensamientos de Jehová. Seguiremos aprendiendo de nuestro Dios por toda la eternidad. Mientras tanto, lo que Jehová nos ha enseñado sobre él y sobre su propósito es suficiente para que tengamos una fe fuerte en él y para que les expliquemos a otros las enseñanzas básicas de la Biblia.

Salmo 40:5: “¡Cuántas cosas has hecho, oh, Jehová mi Dios! Son muchas tus obras maravillosas y tus pensamientos a nuestro favor —nadie puede compararse contigo—. Si tratara de narrarlos y hablar de ellos, serían demasiados, más de los que puedo contar”.

Eclesiastés 3:11: “Él lo ha hecho todo hermoso a su debido tiempo. Hasta ha puesto la eternidad en el corazón de ellos; con todo, la humanidad nunca comprenderá totalmente las obras que el Dios verdadero ha hecho”.

Isaías 55:9: “Tal como los cielos están por encima de la tierra, así mis caminos están por encima de los caminos de ustedes, y mis pensamientos, de los pensamientos de ustedes”.

Romanos 11:33: “¡Oh, qué profundas son las riquezas, la sabiduría y el conocimiento de Dios! ¡Qué inexplicables son sus juicios e inexplorables sus caminos!”.

4. ¿Cómo podemos fortalecer nuestra convicción de que hemos encontrado la verdad, y qué veremos en este artículo?

¿Cómo podemos fortalecer nuestra convicción de que hemos encontrado la verdad? Una forma es comparando la manera de adorar a Dios que enseñó Jesús con la manera en que lo adoramos los testigos de Jehová hoy día. En este artículo, veremos que los cristianos verdaderos 1) rechazan la idolatría, 2) respetan el nombre de Jehová, 3) aman la verdad y 4) sienten amor intenso unos por otros.

RECHAZAMOS LA IDOLATRÍA

5. ¿Qué ejemplo dio Jesús al adorar a Dios, y cómo podemos seguirlo?

Como Jesús amaba muchísimo a Jehová, lo adoró únicamente a él, tanto cuando estaba en el cielo como cuando estuvo en la Tierra (Luc. 4:8). Y les enseñó a sus discípulos a hacer lo mismo. Ni él ni sus discípulos fieles usaron jamás imágenes en su adoración. Como Dios es un espíritu, nada de lo que el hombre haga para representarlo podrá nunca acercarse a su incomparable gloria (Is. 46:5). ¿Y qué hay de hacer imágenes de los llamados santos y rezarles? En el segundo  de los Diez Mandamientos, Jehová dijo: “No te hagas ninguna imagen tallada ni nada que tenga forma de algo que esté arriba en los cielos, abajo en la tierra o debajo en las aguas. No te inclines ante esas cosas” (Éx. 20:4, 5). Para quienes desean agradar a Dios, estas palabras no dejan lugar a dudas.

6. ¿Qué ejemplo siguen hoy día los testigos de Jehová?

Los historiadores reconocen que los cristianos del siglo primero solo adoraban a Dios. Por ejemplo, un libro sobre la historia del cristianismo dice que los primeros cristianos “se habrían horrorizado” ante la simple idea de colocar imágenes en sus lugares de adoración (History of the Christian Church). Hoy día, los testigos de Jehová seguimos el ejemplo de los cristianos del siglo primero. No oramos a imágenes de “santos” o a ángeles, ni siquiera le oramos a Jesús. Y tampoco realizamos actos de adoración a símbolos del Estado, como saludar la bandera u otros. Pase lo que pase, estamos decididos a obedecer estas palabras de Jesús: “Adora a Jehová tu Dios” (Mat. 4:10).

7. ¿Qué claras diferencias existen entre los testigos de Jehová y otras religiones?

Hoy día, muchas personas siguen con entusiasmo a líderes religiosos muy populares, hasta el punto de que casi los idolatran. Abarrotan sus iglesias, compran sus libros y donan muchísimo dinero para apoyarlos. Algunos se creen todo lo que les dicen. ¡Ni viendo a Jesús en persona se emocionarían tanto! En cambio, los verdaderos siervos de Jehová no seguimos a ningún líder humano. Aunque respetamos a los que nos dirigen, nos guiamos por esta clara enseñanza de Jesús: “Ustedes son todos hermanos” (Mat. 23:8-10). No convertimos en ídolos a los hombres, sean líderes religiosos o gobernantes políticos. Y no apoyamos sus causas, sino que permanecemos neutrales y separados del mundo. En todos estos campos somos muy diferentes de muchos grupos que afirman ser cristianos (Juan 18:36).

RESPETAMOS EL NOMBRE DE JEHOVÁ

8. ¿Cómo sabemos que Jehová quiere que glorifiquemos su nombre y se lo demos a conocer a todo el mundo?

En cierta ocasión, Jesús oró: “Padre, glorifica tu nombre”. Jehová mismo le respondió con una atronadora voz desde el cielo prometiéndole que glorificaría su nombre (Juan 12:28). A lo largo de su ministerio, Jesús le dio gloria al nombre de su Padre (Juan 17:26). Así que es lógico esperar que los cristianos verdaderos se sientan orgullosos de usar el nombre de Dios y de dárselo a conocer a otros.

9. ¿Cómo demostraron los cristianos del siglo primero que respetaban el nombre de Dios?

En el siglo primero, poco después de que se formara la congregación cristiana, Jehová “dirigió su atención a las naciones para sacar de entre ellas un pueblo para su nombre” (Hech. 15:14). Aquellos cristianos estaban orgullosos de usar el nombre de Dios y de dárselo a conocer a otros. Usaron el nombre divino abiertamente en su ministerio y al escribir los libros de la Biblia. * Así demostraron que eran un pueblo para el nombre de Dios (Hech. 2:14, 21).

10. ¿Qué pruebas hay de que los testigos de Jehová son un pueblo para el nombre de Dios?

¿Son los testigos de Jehová un pueblo  para el nombre de Jehová? Veamos las pruebas. Hoy día, muchos líderes religiosos han hecho todo lo que está en su mano para esconder el hecho de que Dios tiene nombre. Lo han eliminado de sus traducciones de la Biblia y en algunos casos han prohibido usarlo en sus servicios religiosos. * Pero es innegable que los testigos de Jehová son los únicos que le dan al nombre de Dios la honra y el respeto que merece. Ningún otro grupo religioso les da a conocer a tantas personas como nosotros el nombre de Dios. Nos esforzamos al máximo por ser lo que nuestro nombre dice que somos: testigos de Jehová (Is. 43:10-12). Hemos publicado más de 240 millones de ejemplares de la Traducción del Nuevo Mundo, que utiliza el nombre de Jehová en lugares donde otros traductores de la Biblia lo han omitido. Y editamos en más de 1.000 idiomas publicaciones bíblicas que utilizan el nombre de Jehová.

ILUSTRACION:

Serie de imágenes: 1. El hermano Gerrit Lösch presenta la “Traducción del Nuevo Mundo”. 2. Hermanos y hermanas predicando en diferentes partes del planeta.

Los cristianos verdaderos se sienten orgullosos de hablarles a otros de Jehová. (Vea los párrafos 8 a 10). *

AMAMOS LA VERDAD

11. ¿Cómo demostraron que amaban la verdad los cristianos del siglo primero?

Jesús amaba la verdad, es decir, la verdad sobre Dios y sus propósitos. Vivió en armonía con ella y se la dio a conocer a los demás (Juan 18:37). Los verdaderos seguidores de Jesús también sentían  un profundo amor por ella (Juan 4:23, 24). De hecho, el apóstol Pedro llamó al cristianismo el “camino de la verdad” (2 Ped. 2:2). Los cristianos del siglo primero amaban muchísimo la verdad, y por eso rechazaron las ideas religiosas, las tradiciones culturales y las opiniones personales que iban en contra de ella (Col. 2:8). De la misma manera, los cristianos verdaderos en la actualidad se esfuerzan por seguir “andando en la verdad” (3 Juan 3, 4). ¿De qué manera? Asegurándose de que todas sus creencias y su forma de vivir estén de acuerdo con la Palabra de Jehová.

12. ¿Qué hacen los hermanos que dirigen la obra cuando se dan cuenta de que necesitamos hacer algún ajuste, y por qué lo hacen?

Los testigos de Jehová no afirman tener un conocimiento absolutamente perfecto de la Biblia. A veces han cometido errores en su manera de explicar alguna enseñanza bíblica o de organizar la congregación. Pero esto no debería sorprendernos, pues las Escrituras dejan claro que el pueblo de Dios iría comprendiendo la verdad cada vez mejor con el paso del tiempo (Col. 1:9, 10). Jehová va revelando la verdad poco a poco, así que debemos estar dispuestos a esperar con paciencia a que la luz de la verdad se vaya haciendo más brillante (Prov. 4:18). Cuando los hermanos que dirigen la obra se dan cuenta de que necesitamos hacer algún ajuste en nuestra manera de entender o hacer algo, no dudan en cambiar lo que sea necesario. Muchas iglesias de la cristiandad hacen cambios para contentar a sus feligreses o para ganarse las simpatías del mundo. Pero los testigos de Jehová hacemos cambios para acercarnos más a Dios y para adorarlo como Jesús enseñó (Sant. 4:4). Cuando hacemos un cambio, no es porque queramos adaptarnos a las ideas u opiniones que estén de moda, sino porque hemos llegado a entender mejor lo que dice la Biblia. Amamos la verdad (1 Tes. 2:3, 4).

SENTIMOS AMOR INTENSO UNOS POR OTROS

13. ¿Cuál es la cualidad más importante de los cristianos verdaderos, y cómo la demuestran los testigos de Jehová en nuestros días?

A los cristianos del siglo primero se los conocía por muchas cualidades, pero la más importante era el amor. Jesús dijo: “De este modo todos sabrán que ustedes son mis discípulos: si se tienen amor unos a otros” (Juan 13:34, 35). En nuestros días, los testigos de Jehová disfrutan de amor y unidad en todo el mundo. A diferencia de las demás religiones, formamos una auténtica familia que supera todas las barreras sociales, raciales y nacionales. Y vemos ese amor en acción en nuestras reuniones y asambleas. Esto nos hace estar todavía más convencidos de que somos los únicos que adoramos a Jehová como él desea.

14. Según Colosenses 3:12-14, ¿Cuál es una manera importante de demostrar amor intenso unos por otros?

La Biblia dice: “Sientan amor intenso unos por otros” (1 Ped. 4:8). Una manera de demostrar ese amor es perdonándonos y soportándonos unos a otros por nuestras imperfecciones. También buscamos oportunidades de ser generosos y hospitalarios con todos los hermanos, hasta con los que tal vez nos hayan ofendido (lea Colosenses 3:12-14). Sin duda, este amor es la mayor prueba de que somos cristianos verdaderos.

 “UNA SOLA FE”

15. ¿De qué otras maneras seguimos el modelo de la congregación cristiana del siglo primero?

Hay otras facetas de nuestra adoración en las que también seguimos el modelo de la congregación cristiana del siglo primero. Por ejemplo, la estructura de nuestra organización —lo que incluye a los superintendentes viajantes, los ancianos y los siervos ministeriales— imita el modelo establecido por los apóstoles en el siglo primero (Filip. 1:1; Tito 1:5). Y lo mismo puede decirse de nuestra opinión sobre el sexo y el matrimonio, nuestro respeto a la santidad de la sangre y nuestro deseo de proteger a la congregación de quienes cometen pecados graves y no se arrepienten (Hech. 15:28, 29; 1 Cor. 5:11-13; 6:9, 10; Heb. 13:4).

16. ¿Qué nos enseña Efesios 4:4-6?

Jesús dijo que muchos afirmarían ser discípulos suyos, pero que no todos lo serían realmente (Mat. 7:21-23). Y la Palabra de Dios también profetizó que, en los últimos días, muchos solo aparentarían “tener devoción a Dios” (2 Tim. 3:1, 5). Pero la Biblia deja claro que hay “una sola fe” que tiene la aprobación de Dios (lea Efesios 4:4-6).

17. ¿Quiénes siguen el ejemplo de Jesús y practican la única religión verdadera hoy día?

Entonces, ¿Quiénes practican hoy día la única religión verdadera? Tras analizar las pruebas y fijarnos en el ejemplo que dejó Jesús y que siguieron los cristianos del siglo primero, la respuesta está clara: los testigos de Jehová. Formar parte del pueblo de Dios y conocer la verdad sobre Jehová y sus propósitos es sin duda un gran privilegio. Por lo tanto, sigamos aferrándonos a la verdad con fuerte convicción.

¿CÓMO DEMOSTRAMOS LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ QUE HACEMOS ESTAS COSAS?

Que solo adoramos a Jehová y que respetamos su nombre.

Solo Jehová, el Creador y Soberano del universo, merece devoción exclusiva. Adoramos a Jehová cuando respetamos su soberanía y honramos su nombre, nuestra adoración no es solo lo que sentimos. La adoración verdadera implica acción. Al dedicarle nuestra vida a Jehová, nos comprometemos a obedecerle como soberano en todo ámbito de la vida y a mostrar nuestro más profundo respeto por su nombre.

Que amamos la verdad.

La Biblia explica que el amor verdadero no se demuestra “de palabra ni con la lengua, sino en hecho y verdad”, significa que no siempre basta con decirle a alguien que lo amamos. Por ejemplo, si un hermano no tiene suficiente comida o ropa, necesita algo más que unas palabras de ánimo. De manera parecida, como amamos a Dios y al prójimo, no solo le pedimos a Jehová que envíe obreros a la cosecha, sino que también participamos al máximo en la predicación.

Que sentimos amor intenso unos por otros.

Una manera de demostrar ese amor es perdonándonos y soportándonos unos a otros por nuestras imperfecciones. También buscamos oportunidades de ser generosos y hospitalarios con todos los hermanos, hasta con los que tal vez nos hayan ofendido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *