Descargar Aplicación

Estudio De La Atalaya, 22-28 de noviembre 2021, Acerquémonos a nuestra familia espiritual, Respuestas Subrayadas.

1. ¿Qué relación pueden llegar a tener los seres humanos fieles con Jehová?

Jehová tiene una familia de siervos que lo adoran. Entre ellos están Jesús, que es “el primogénito de toda la creación”, y un sinnúmero de ángeles (Col. 1:15; Sal. 103:20). Cuando Jesús estuvo en la Tierra, mostró que los seres humanos fieles pueden ver a Jehová como su Padre. En cierta ocasión en la que hablaba con sus discípulos, se refirió a Jehová como “mi Padre y Padre de ustedes” (Juan 20:17). Además, cuando le dedicamos nuestra vida a Jehová y nos bautizamos, llegamos a pertenecer a una cariñosa familia de hermanos y hermanas (Mar. 10:29, 30).

2. ¿Qué analizaremos en este artículo?

A algunos siervos de Dios les cuesta trabajo ver a Jehová como un Padre cariñoso. Puede que otros no sepan cómo mostrarles amor a sus hermanos. En este artículo, veremos cómo Jesús nos ayuda a ver a Jehová como un Padre que nos quiere y al que podemos acercarnos. También veremos de qué maneras podemos imitar a Jehová al tratar a nuestros hermanos.

JEHOVÁ QUIERE QUE NOS ACERQUEMOS A ÉL

3. ¿Por qué nos acerca más a Jehová el padrenuestro?

Jehová es un Padre cariñoso, y Jesús quiere que lo veamos como él lo ve: como un padre cariñoso al que podemos hablarle en cualquier momento, no como una persona fría que tiene autoridad sobre nosotros. Jesús lo dejó claro cuando, al enseñarles a sus discípulos a orar, empezó con estas palabras: “Padre nuestro” (Mat. 6:9). Jesús pudo haber dicho que nos dirigiéramos a Jehová como “el Todopoderoso”, “el Creador” o “Rey de la eternidad”, que son títulos muy apropiados y se hallan en la Biblia (Gén.  49:25; Is. 40:28; 1 Tim. 1:17). Pero utilizó un término más afectuoso, como “Padre”.

4. ¿Por qué sabemos que Jehová quiere que nos acerquemos a él?

¿Se nos hace difícil ver a Jehová como un Padre cariñoso? A algunos de nosotros sí. Puede que esto nos suceda porque tuvimos una niñez difícil. Cuánto nos consuela saber que él comprende cómo nos sentimos y quiere estar cerca de nosotros. Por eso, su Palabra nos hace la siguiente invitación: “Acérquense a Dios y él se acercará a ustedes” (Sant. 4:8). Jehová nos ama y nos dice que es el mejor Padre que podemos tener.

5. De acuerdo con Lucas 10:22, ¿por qué puede Jesús ayudarnos a acercarnos más a Jehová?

Jesús nos puede ayudar a acercarnos más a Jehová. Lo conoce muy bien y refleja sus cualidades a la perfección. Por eso dijo: “El que me ha visto a mí ha visto al Padre también” (Juan 14:9). Como un hermano mayor, Jesús nos enseña a respetar y obedecer a nuestro Padre, y a agradarlo y ganarnos su aprobación. Pero, sobre todo, lo que hizo cuando estuvo en la Tierra nos muestra que Jehová es muy bueno y cariñoso (lea Lucas 10:22). Veamos algunos ejemplos de esto.

6. ¿Por qué podemos decir que Jehová le prestó atención a Jesús?

Jehová escucha a sus hijos. Veamos cómo le prestó atención a su Hijo primogénito. Sin duda, escuchó las numerosas oraciones que hizo Jesús cuando estuvo en la Tierra (Luc. 5:16). Lo hizo cuando le pidió ayuda en cuestiones importantes, como cuando escogió a sus 12 apóstoles (Luc. 6:12, 13). Jehová también lo escuchó cuando acudió a él en momentos de angustia. Justo antes de que Judas lo traicionara, le rogó a su Padre que lo ayudara con las duras pruebas que estaba a punto de enfrentar. Jehová no solo escuchó a su querido Hijo, sino que le envió a  un ángel para fortalecerlo (Luc. 22:41-44).

ILUSTRACION:

Como es un Padre cariñoso, Jehová fortaleció a su Hijo por medio de un ángel. (Vea el párrafo 6). *

7. ¿Cómo se siente usted al saber que Jehová escucha sus oraciones?

Hoy día, Jehová también nos escucha cuando le oramos y nos responde en el momento oportuno y de la mejor manera posible (Sal. 116:1, 2). Una hermana de la India lo experimentó en carne propia. Había estado luchando con una profunda ansiedad y le rogó a Jehová que la ayudara. Cuenta: “El programa de JW Broadcasting® de mayo de 2019, que hablaba de cómo hacer frente a las preocupaciones y a la ansiedad, fue justo lo que necesitaba. Fue la respuesta a mis oraciones”.

8. ¿De qué maneras le demostró Jehová su amor a Jesús?

Jehová nos demuestra su amor tal como se lo demostró a su Hijo cuando estuvo en la Tierra (Juan 5:20). Atendió todas sus necesidades espirituales, emocionales y físicas. Y no dudó en expresarle su amor y su aprobación (Mat. 3:16, 17). Jesús nunca se sintió solo, pues sabía que siempre contaba con su amoroso Padre celestial (Juan 8:16).

9. ¿Qué pruebas tenemos de que Jehová nos ama?

Como Jesús, todos hemos sentido en muchas ocasiones el amor de Jehová. Pensemos en esto: Jehová nos trajo a él y nos regaló una familia espiritual llena de amor y unidad que nos hace felices y nos apoya en sentido emocional (Juan 6:44). También nos da un constante suministro de alimento espiritual nutritivo. Y nos ayuda a cubrir las necesidades físicas de cada día (Mat. 6:31, 32). Cuando pensamos en el amor que Jehová nos tiene, nuestro amor por él aumenta.

TRATEMOS A NUESTRA FAMILIA ESPIRITUAL COMO JEHOVÁ LO HACE

10. ¿Cómo podemos imitar el amor de Jehová por nuestros hermanos?

Jehová ama a nuestros hermanos. Pero puede que a nosotros no siempre se nos haga fácil sentir amor por ellos y expresárselo. A veces es porque tenemos diferentes culturas o porque crecimos en circunstancias muy distintas. Y todos cometemos errores que pueden decepcionar o molestar a los demás. Aun así, podemos contribuir a que haya amor en nuestra familia espiritual amando a nuestros hermanos, tal como lo hace Jehová (Efes. 5:1, 2; 1 Juan 4:19). Veamos lo que nos enseña su ejemplo.

11. ¿Cómo reflejó Jesús la “tierna compasión” de Jehová?

Jehová muestra “tierna compasión” (Luc. 1:78). La persona compasiva se preocupa cuando ve que otros sufren y busca maneras de darles ayuda y consuelo. La manera como Jesús trató a las personas fue un reflejo del interés que Jehová sentía por ellas (Juan 5:19). La Biblia dice que, “cuando veía a las multitudes, se conmovía profundamente, porque estaban maltratadas y abandonadas como ovejas sin pastor” (Mat. 9:36). La compasión de Jesús no se limitó a los buenos sentimientos. Curó a los enfermos y ayudó a los que trabajaban duro y estaban sobrecargados (Mat. 11:28-30; 14:14).

12. ¿De qué formas prácticas podemos demostrar compasión?

Si queremos mostrarles interés y compasión a nuestros hermanos, debemos pensar en los problemas que están enfrentando. Por ejemplo, una hermana quizás tenga un problema grave de salud. Nunca se queja, pero tal vez agradezca un  poco de ayuda. ¿Se le hace posible atender las necesidades físicas de su familia? ¿Agradecería que la ayudáramos a preparar las comidas o a limpiar la casa? O supongamos que un hermano se ha quedado sin trabajo. Podríamos darle una pequeña ayuda económica, quizás de forma anónima, para ayudarlo hasta que encuentre trabajo.

13, 14. ¿Cómo podemos seguir el ejemplo de generosidad de Jehová?

Jehová es generoso (Mat. 5:45). Si queremos ser compasivos, no deberíamos esperar a que nuestros hermanos nos pidan ayuda. Podemos tomar la iniciativa, tal como lo hace Jehová. Todos los días, él hace salir el sol sin necesidad de que se lo pidamos, y su calor beneficia a todo el mundo, no solo a los que son agradecidos. ¿Verdad que Jehová nos demuestra que nos quiere al darnos lo que necesitamos? ¡Qué bueno y generoso es, y cuánto lo amamos por ello!

Muchos de nuestros hermanos siguen el ejemplo de nuestro Padre celestial tomando la iniciativa y siendo generosos. Veamos lo que sucedió en el 2013 cuando el supertifón Haiyan arrasó una parte de las Filipinas. Un buen número de hermanos perdieron sus casas y todo lo que tenían. Pero su familia espiritual de todo el mundo de inmediato acudió en su auxilio. Gracias a las donaciones y al trabajo de muchos, se pudo realizar un proyecto colosal que permitió reparar o reconstruir casi 750 casas en menos de un año. Y, durante la pandemia del COVID-19, los Testigos se esforzaron por darles a sus hermanos la ayuda necesaria. Cuando estamos listos para ayudar enseguida a nuestra familia espiritual, le demostramos que la amamos.

ILUSTRACION:

Serie de imágenes: 1. Unos hermanos preparan cajas de comida en una despensa. 2. Un hermano entrega una de las cajas a una familia.

Copiemos el ejemplo de Jehová y seamos compasivos y generosos con nuestros hermanos. (Vea los párrafos 12 a 14). *

15, 16. En armonía con Lucas 6:36, ¿Qué deberíamos hacer si queremos imitar a nuestro Padre celestial?

Jehová es misericordioso y nos perdona (lea Lucas 6:36). Todos los días, nuestro Padre celestial nos muestra misericordia (Sal. 103:10-14). De manera similar, aunque los discípulos de Jesús eran  imperfectos, él les mostró misericordia y los perdonó. Llegó al punto de dar su vida para que se nos pudieran perdonar los pecados (1 Juan 2:1, 2). ¿Verdad que la misericordia y el perdón de Jehová y de Jesús nos acercan más a ellos?

Cuando perdonamos con generosidad, fortalecemos el amor que hay en nuestra familia espiritual (Efes. 4:32). Claro, a veces no es nada fácil perdonar, pero tenemos que esforzarnos por hacerlo. Una hermana cuenta que le fue de mucha ayuda el artículo de La Atalaya titulado “Perdónense liberalmente unos a otros”. * Ella escribe: “Estudiar este artículo me ha ayudado a ver el asunto desde una perspectiva diferente, más positiva. Explicaba que estar dispuesto a perdonar a alguien no significa aprobar su mal comportamiento o restarle importancia al daño que este causa. Pero sí significa desterrar el resentimiento por las malas acciones de esa persona y no perder la paz”. Cuando perdonamos con generosidad a nuestros hermanos, demostramos que los amamos y que imitamos a nuestro Padre, Jehová.

VALOREMOS NUESTRO LUGAR EN ESTA FAMILIA

ILUSTRACION:

Serie de imágenes: 1. Una madre ayuda a su hijita a hacer un dibujo que anime a un hermano que está preso. 2. El hermano que está preso sonríe cuando ve el dibujo y la carta que le han enviado.

Jóvenes y mayores les han mostrado interés y cariño a sus hermanos. (Vea el párrafo 17). *

17. Tal como muestra Mateo 5:16, ¿Cómo podemos honrar a nuestro Padre celestial?

Es un gran honor pertenecer a una familia internacional que se ama. Y queremos que tantas personas como sea posible también adoren a Jehová con nosotros. Por eso, no queremos hacer nada que manche el nombre de nuestro Padre celestial o de su pueblo. Siempre tratamos de comportarnos de una manera que las personas se sientan atraídas al mensaje de las buenas noticias (lea Mateo 5:16).

18. ¿Qué nos ayudará a predicar con valor?

A veces, algunos nos despreciarán o hasta nos perseguirán porque somos obedientes a nuestro Padre celestial. ¿Qué podemos hacer si nos da temor hablar con otros de nuestras creencias? Recordemos  que Jehová y su Hijo nos ayudarán. Jesús les dijo a sus discípulos que no se preocuparan pensando en lo que iban a decir o cómo lo iban a decir. Él mismo les explicó: “Cuando llegue el momento se les indicará lo que deben decir. Y es que no serán solo ustedes los que hablen: el espíritu de su Padre hablará por ustedes” (Mat. 10:19, 20).

19. ¿Cómo dio testimonio con valor un estudiante de la Biblia?

Veamos el caso de un hermano llamado Robert. Cuando apenas empezaba a estudiar la Biblia y tenía muy poco conocimiento, tuvo que presentarse delante de un tribunal militar en Sudáfrica. Con valentía, explicó que por amor a sus hermanos cristianos no serviría en el ejército. Es obvio que valoraba su lugar en nuestra familia espiritual. De repente, uno de los jueces le preguntó: “¿Quiénes son tus hermanos?”. Robert no esperaba aquella pregunta, pero de inmediato recordó el texto de aquel día. Era Mateo 12:50: “Todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo es mi hermano y mi hermana y mi madre”. Aunque Robert llevaba poco tiempo estudiando la Biblia, el espíritu de Jehová lo ayudó a responder aquella y otras preguntas inesperadas. ¡Qué orgulloso debió sentirse Jehová de él! Y también se sentirá orgulloso de nosotros si confiamos en él para predicar con valor en situaciones difíciles.

20. ¿Qué debemos seguir haciendo? (Juan 17:11, 15).

Sigamos valorando el honor que tenemos de pertenecer a una cariñosa familia espiritual. Tenemos el mejor Padre que existe y muchos hermanos y hermanas que nos quieren. Nunca demos todo esto por sentado. Satanás y sus malvados seguidores quieren que dudemos del amor de nuestro Padre celestial e intentan romper nuestra unidad. Jesús, en cambio, oró por nosotros y le pidió a Jehová que nos cuidara para que nuestra familia se mantenga unida (lea Juan 17:11, 15). Y Jehová está respondiendo esa oración. Imitemos el ejemplo de Jesús y jamás dudemos del amor y el apoyo de nuestro Padre celestial. Sigamos acercándonos cada vez más a nuestra familia espiritual.

¿QUÉ CONTESTARÍA?

¿Qué le demuestra que Jehová es un Padre cariñoso?

Jehová desea que le llamemos Padre nuestro. Además quiere que nos acerquemos a él porque nos ama. Siempre está dispuesto a escucharnos y contestar nuestra oración en el momento oportuno. Nos atrajo a su familia espiritual, suministra alimento espiritual nutritivo y nos ayuda a cubrir las necesidades físicas de cada día.

¿De qué maneras podemos expresarles amor a nuestros hermanos?

Queremos no solo decir que amamos nuestros hermanos sino demostrárselo. Tal vez una hermana con problemas de salud necesite que se le ayude a preparar las comidas o a limpiar la casa. O algún hermano se ha quedado sin trabajo y si es posible podemos ayudarle de alguna manera hasta que encuentre trabajo. También podemos perdonar con generosidad para mantener la unidad de nuestra familia espiritual.

¿Cómo demostramos que valoramos pertenecer a nuestra familia espiritual?

Queremos comportarnos de la manera apropiada para respetar a nuestro Padre celestial. Acudir a Jehová y ayuda para efectuar nuestro ministerio y valorar la unidad de nuestra familia espiritual.

Un comentario en «Estudio De La Atalaya, Semana del 22 al 28 de noviembre del 2021, Acerquémonos a nuestra familia espiritual, Respuestas Subrayadas.»
  1. Todo lo anterior expuesto han sido lindas experiencias por lo q todos los seres humanos debemos alimentarnos espiritualmente para ser un poquito más felices.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *