Descargar Aplicación

Estudio del Libro de la congregación, 11-17 de octubre 2021, Capítulo 14, Párrafos 21-25 y Recuadro 14A, Respuestas Subrayadas.

Estudio bíblico de la congregación (30 mins.): rr cap. 14 párrs. 21-25  y Recuadro 14A, Respuestas.

21. ¿Qué pueden aprender de los sacerdotes de esta visión los cristianos ungidos?

Los sacerdotes. Ezequiel vio que las puertas del patio interior, por las que solo entraban los sacerdotes y levitas, eran idénticas a las puertas del patio exterior, por las que pasaba la gente que no pertenecía a la tribu con derechos sacerdotales. Esa era una buena forma de recordarles a los sacerdotes que las normas de Jehová para la adoración pura también eran para ellos. ¿Cómo nos afecta esto hoy? Aunque el sacerdocio ya no es hereditario entre los siervos de Dios, a los cristianos ungidos se les dice: “Ustedes son ‘una raza escogida, un sacerdocio real, una nación santa’” (1 Ped. 2:9). En el antiguo Israel, los sacerdotes adoraban a Dios en un patio aparte. En la actualidad, los cristianos ungidos no están separados en sentido literal de sus hermanos espirituales, pero sí tienen una relación especial con Jehová: son sus hijos adoptivos (Gál. 4:4-6). Y para este grupo también hay ideas muy útiles en la visión de Ezequiel. Por ejemplo, ellos tienen en cuenta que a los sacerdotes también se les podía aconsejar y corregir. Es importante que todos los cristianos recuerden que son parte de “un solo rebaño” que sirve bajo “un solo pastor” (lea Juan 10:16).

ILUSTRACION

Hermanos y hermanas saludándose por fuera de un Salón del Reino.

¿Qué nos enseñan sobre la adoración pura las enormes puertas y los patios? (Vea los párrafos 18 a 21).

22, 23. a) ¿Qué pueden aprender los ancianos al pensar en el jefe que aparece en la visión? b) ¿Qué podría pasar en el futuro?

El jefe. En la visión de Ezequiel, el jefe es una persona realmente importante que supervisa al pueblo y lo ayuda a presentar sacrificios. Pero, como no es de la tribu sacerdotal, tiene que someterse a la autoridad de los sacerdotes dentro del recinto del templo (Ezeq. 44:2, 3; 45:16, 17; 46:2). Así que él es un buen ejemplo para los que tienen cierto grado de responsabilidad en la congregación. En realidad, todos los ancianos, incluidos los superintendentes de circuito, tienen que ser obedientes y sumisos al esclavo fiel nombrado por Dios (Heb. 13:17). Los ancianos se esfuerzan por ayudar a los siervos de Dios a ofrecer sacrificios de alabanza en las reuniones de congregación y en la predicación (Efes. 4:11, 12). Y también toman nota de cómo Jehová reprendió a los jefes de Israel por abusar de su poder (Ezeq. 45:9). Igualmente, los ancianos saben que también pueden recibir consejo y corrección. Es más, lo agradecen y lo ven como una oportunidad que Jehová les da para avanzar y ser mejores pastores y superintendentes (lea 1 Pedro 5:1-3).

Jehová seguirá proporcionando superintendentes cariñosos y hábiles en el futuro Paraíso. En realidad, son muchos los ancianos que ya están recibiendo preparación para ser buenos pastores allí (Sal. 45:16). ¿No es emocionante pensar que esos mismos hombres serán una bendición en el nuevo mundo? Puede que más adelante, cuando Jehová lo considere conveniente, entendamos mejor la visión de Ezequiel y las demás promesas de restauración. Quizás algunos detalles se cumplan en el futuro de manera sorprendente; de una manera que ahora no nos podemos ni imaginar. El tiempo lo dirá.

Jehová bendice la adoración pura

24, 25. ¿Qué imágenes proféticas de la visión describen las bendiciones de Jehová para su pueblo fiel?

Por último, recordemos el acontecimiento más impresionante de la visión de Ezequiel: Jehová mismo acude al templo y le promete a su pueblo que va a permanecer con ellos, siempre y cuando se mantengan fieles a sus normas para la adoración pura (Ezeq. 43:4-9). ¿Qué efecto tendría la presencia de Jehová en la gente y en el país?

En esta visión se describen algunas bendiciones divinas mediante estas dos reconfortantes imágenes proféticas: 1) un río que proviene del santuario del templo y convierte el suelo en tierra fértil y llena de vida, y 2) un país dividido de forma ordenada y precisa, con el templo y su terreno en la zona central. Estos pasajes tienen mucho que ver con nosotros. ¿Por qué? Porque vivimos en una época en la que Jehová ha entrado, por así decirlo, en un sistema de adoración mucho más sagrado —el gran templo espiritual—, que él mismo ha purificado y aprobado (Mal. 3:1-4). En los capítulos 19 a 21 de este libro analizaremos esas dos imágenes proféticas.

RECUADRO INFORMATIVO 14A: Lecciones de la visión del templo de Ezequiel

Vista aérea del templo de la visión de Ezequiel.

Se eleva y se protege la adoración pura

El templo de la visión se pone en “una montaña muy alta” (1). ¿Hemos puesto nosotros en alto la adoración pura y ocupa el primer lugar en nuestra vida?

El muro exterior (2) rodeaba un área de terreno enorme (3); en el centro de esa área estaba el recinto del templo. De ahí sacamos una importante lección: no dejemos que nada contamine nuestra adoración a Jehová. Si hasta las cosas “de uso común” tienen que estar lejos de la adoración pura, con mucha más razón la conducta impura o inmoral tiene que estar fuera de la vida de los que adoran a Jehová (Ezeq. 42:20).

Bendiciones eternas

Del santuario del templo sale un hilito de agua que va aumentando hasta ser un torrente que convierte el suelo en tierra fértil y llena de vida (4). En el capítulo 19 de este libro analizaremos esas bendiciones.

Las mismas normas para todos

Las enormes puertas exteriores (5) e interiores (9) nos recuerdan que Jehová ha puesto normas de conducta elevadas para todos los que desean darle adoración pura. Fíjese en que las puertas interiores y exteriores son idénticas, del mismo tamaño. Y es lógico, porque los justos mandatos de Jehová son los mismos para todos sus siervos, sin importar las responsabilidades o el puesto que tengan en la congregación.

Una comida en la mesa de Jehová

Los comedores (8) nos recuerdan que, en la antigüedad, la gente podía comer parte de los sacrificios que llevaban al templo; en ese sentido compartían una comida con Jehová. Hoy en día es diferente. Los cristianos adoramos en el templo espiritual, donde ya se ha ofrecido “un solo sacrificio” (Heb. 10:12). De todas formas, sí ofrecemos sacrificios de alabanza (Heb. 13:15).

Una garantía de parte de Dios

Puede que al leer tantas medidas y detalles en la visión usted se sienta algo abrumado. Pero todo esto nos enseña una lección muy importante: nos garantiza que el propósito de Jehová de restaurar la adoración pura es algo seguro, algo tan inalterable y exacto como aquellas medidas. Aunque Ezequiel no dice que haya otras personas en la visión, él puso por escrito la firme corrección que Jehová les dio a los sacerdotes, los jefes y el pueblo. Todos los siervos de Dios tienen que acatar sus justas normas.

LA ADORACIÓN PURA Y USTED

¿Qué lecciones prácticas quizás aprendieron los judíos exiliados cuando estudiaron la visión del templo?

Aprendieron que todos los cristianos somos uno solo, todos formamos un solo rebaño y que solo sirve a un solo pastor.

¿Por qué podemos decir que la visión tiene que ver también con nosotros?

Porque en la visión, Jehová reprende a los jefes de Israel por abusar de su poder. Igualmente, podemos  ver que los ancianos aprenden de esta visión que también pueden recibir consejo y corrección. Y también los hermanos podemos aprender que todos en la congregación  nos apoyamos, nos damos consejos que nos pueden ayudar a mejorar como congregación.

Al estudiar el recuadro “Lecciones de la visión del templo de Ezequiel”, ¿Qué lecciones ha pensado poner en práctica en su adoración personal a Jehová?

Podríamos poner en practica que recibir consejo y corrección no es nada malo, mas bien nos ayuda a ser mejores y a aprender mas de nuestros errores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *