Descargar Aplicación

Estudio del Libro de la congregación, 13-19 de septiembre 2021, Capítulo 13, Párrafos 15-21, Respuestas Subrayadas.

Estudio bíblico de la congregación (30 mins.): rr cap. 13 párrs. 15-21.

¿Qué significó la visión para los judíos exiliados?

15. a) ¿Cuál era el mensaje principal de la visión profética de Ezequiel? b) ¿Qué contraste encontramos entre el capítulo 8 y los capítulos 40 a 48 de Ezequiel?

Para saber la respuesta que da la Biblia a esta pregunta, analicemos tres ideas que están relacionadas entre sí y que nos ayudarán a ver el cuadro completo. Primero, ¿Cuál era el mensaje principal de esta visión profética? En pocas palabras: la adoración pura sería restaurada. Sin duda, Ezequiel tenía esto muy claro. Ya había escrito lo que hoy es el capítulo 8 de su libro; ahí Jehová le mostró por medio de imágenes muy reales las cosas repugnantes que estaban pasando en el templo de Jerusalén. No tiene nada que ver con la visión de los capítulos 40 a 48. ¡Qué contraste! Seguro que para Ezequiel fue un placer escribir todos los detalles de un relato en el que no hay ni rastro de adoración contaminada. Solo hay adoración pura en su máximo esplendor: un ejemplo perfecto de adoración a Jehová de acuerdo con la Ley mosaica.

16. ¿Cómo confirma la visión del templo de Ezequiel lo que Isaías había predicho más de cien años antes?

Para devolver la adoración pura al lugar que merece, tendría que colocarse en una posición elevada. Más de cien años antes, el profeta Isaías había escrito por inspiración: “En la parte final de los días, la montaña de la casa de Jehová será firmemente establecida por encima de la cumbre de las montañas y será elevada por encima de las colinas” (Is. 2:2). Isaías predijo con toda claridad que la adoración pura de Jehová sería restaurada y puesta en un lugar elevado, como si estuviera en la cima de la montaña más alta. ¿Y dónde se encuentra Ezequiel cuando recibe esta visión? Precisamente “en una montaña muy alta”, mirando hacia la casa de Jehová (Ezeq. 40:2). Así que la visión de Ezequiel confirma que la adoración pura sería restaurada.

ILUSTRACION:

Vista aérea del templo de la visión de Ezequiel situado en una montaña alta y un río saliendo del santuario.

El templo que vio Ezequiel estaba en un lugar muy elevado. (Vea el párrafo 16).

17. ¿Qué se explica en los capítulos 40 a 48 de Ezequiel?

Aquí tenemos un breve resumen de lo que Ezequiel vio y escuchó, tal y como está registrado en los capítulos 40 a 48 de su libro. Primero vio a un ángel midiendo las puertas, los muros, las paredes, los patios y el santuario del templo (Ezeq. 40-42). Después contempló algo impresionante: ¡la gloriosa llegada de Jehová! Entonces vio cómo Dios corregía y guiaba a su testarudo pueblo, a los sacerdotes y a los jefes (Ezeq. 43:1-12; 44:10-31; 45:9-12). También vio un río que salía del santuario y producía vida y cosas buenas en todo su recorrido hasta desembocar en el mar Muerto (Ezeq. 47:1-12). El país estaba dividido en parcelas exactas y, cerca del centro, se le daba adoración pura a Jehová (Ezeq. 45:1-8; 47:13-48:35). ¿Cuál es el mensaje principal de la visión? Queda claro que Dios quería garantizarle a su pueblo que la adoración pura sería restaurada y ensalzada. Jehová honraría su casa de adoración con su presencia y haría fluir desde ese templo un río de bendiciones que traerían curación, vida y paz a la tierra restaurada.

ILUSTRACION:

El templo de la visión de Ezequiel, situado en una montaña alta, visto de cerca.

El templo que vio Ezequiel era una gloriosa representación de algo que Jehová haría, la restauración de la adoración pura. (Vea el párrafo 17).

18. ¿Por qué no puede interpretarse la visión del templo de forma literal?

Segundo, ¿debería interpretarse la visión al pie de la letra? No. Ezequiel y sus compañeros de exilio probablemente se dieron cuenta enseguida de que la visión no representaba nada literal. ¿Por qué no? Recordemos que Ezequiel vio que este templo estaba “en una montaña muy alta”. Aunque es fácil relacionar eso con la profecía de Isaías, la verdad es que no encaja con el monte Moria (Jerusalén), donde había estado el templo de Salomón y donde sería reconstruido algún día. ¿Era ese monte “una montaña muy alta”? No, de hecho el monte Moria estaba rodeado por otras montañas que eran de la misma altura o incluso más altas. Y, además, el recinto del templo que vio Ezequiel era enorme. Toda el área que ocupaba, incluyendo los muros, era demasiado grande para estar en la cima del monte Moria. ¡Ni siquiera habría cabido en la Jerusalén de los días de Salomón! Tampoco esperarían los exiliados que un río literal saliera del santuario del templo y desembocara en el mar Muerto, y que allí sanara sus aguas sin vida. Finalmente, el terreno montañoso de la Tierra Prometida no se podía dividir en línea recta creando fronteras paralelas para las tribus, como se describe en la visión. Por todo esto, no parece que la visión se pueda interpretar literalmente. *

19-21. ¿Qué efecto quería Jehová que tuviera la visión de Ezequiel en su pueblo? ¿Y qué hizo para causar ese efecto en ellos?

Tercero, ¿Qué efecto debía tener la visión en los israelitas de la época de Ezequiel? Al ver las elevadas normas de Jehová  para la adoración pura, el pueblo tendría que sentir vergüenza. Jehová le dijo a Ezequiel: “Descríbele el templo a la casa de Israel”. La descripción del templo debía ser tan detallada que ellos pudieran, por así decirlo, estudiar “su plano”. ¿Y por qué tendrían que meditar tanto en ese templo? No para construirlo, como ya vimos; más bien, para que sintieran “vergüenza por sus errores”, tal como había dicho Jehová (lea Ezequiel 43:10-12).

¿Por qué debía esta visión apelar a la conciencia de las personas sinceras y hacerles sentir vergüenza? Fíjese en lo que se le dijo a Ezequiel: “Hijo del hombre, presta atención, observa y escucha atentamente todo lo que te digo sobre los estatutos y las leyes del templo de Jehová ” (Ezeq. 44:5). Vez tras vez, el profeta escuchó hablar sobre estatutos y leyes (Ezeq. 43:11, 12; 44:24; 46:14). También se le recordó en varias ocasiones las normas de Jehová, incluso la medida estándar para un codo y las unidades de peso exactas (Ezeq. 40:5; 45:10-12; compare con Prov. 16:11). Tan solo en esta visión, Ezequiel utilizó más de cincuenta veces las palabras que en español equivalen a “medir”, “medida” y sus derivados.

Medidas, pesos, leyes, estatutos… ¿Qué quería decirle Jehová a su pueblo con todo esto? Usando estas expresiones vez tras vez, parece que Dios quería enfatizar una verdad fundamental: Jehová es quien pone las normas para la adoración pura. Los que se habían alejado de esas normas necesitaban sentirse avergonzados. Pero ¿Cómo logró la visión que los judíos aprendieran semejantes lecciones? En el capítulo siguiente analizaremos algunos ejemplos concretos. Eso nos ayudará a ver con más claridad lo que esta extraordinaria visión significa para nosotros en la actualidad.

ILUSTRACION:

Exiliados judíos sintiendo vergüenza al escuchar a Ezequiel describiendo el templo de la visión.

¿Por qué debía la visión del templo lograr que las personas sinceras sintieran vergüenza? (Vea los párrafos 19 a 21).

LA ADORACIÓN PURA Y USTED

¿Con qué enfoque más sencillo estamos abordando este análisis del templo que vio Ezequiel?

No atribuirle a cada detalle un significado simbólico o profético.

¿Por qué ya no decimos que Ezequiel vio el gran templo espiritual del que habló el apóstol Pablo más tarde?

No encaja con lo que explicó el apóstol Pablo, él habló de un lugar santo no hecho de manos humanas, En el templo espiritual se hablaba de un solo sacrificio que era del propio Sumo Sacerdote (Jesucristo) No era el momento para revelar verdades del templo sobre ese templo.

Para Ezequiel y los demás judíos en el exilio, ¿Cuál era el mensaje principal de la visión del templo?

La restauración de la adoración pura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *