Descargar Aplicación

Estudio del Libro de la congregación, 18-24 de octubre 2021, Capítulo 15, Párrafos 1-7, Respuestas Subrayadas.

Estudio bíblico de la congregación (30 mins.): rr sección 4, cap. 15 párrs. 1-7 y video.

1, 2. ¿Qué tipo de prostituta pudiera causarnos cierto asco?

Ver una prostituta es algo muy triste. Quizá nos preguntemos cómo acabó llevando una vida así, tan humillante. ¿Será que en su casa sufrió abusos y maltratos, y por eso anda por las calles desde muy jovencita? ¿Será que se vendió como esclava sexual por culpa de la pobreza extrema? ¿Habrá tenido que huir de un esposo violento? Historias tan tristes como estas son el pan de cada día en este mundo cruel. Con razón Jesucristo fue especialmente considerado con ciertas prostitutas. Así destacó que quienes se arrepienten y cambian pueden tener la esperanza de una vida mejor (Mat. 21:28-32; Luc. 7:36-50).

Pero ahora pensemos en otro tipo de prostituta: una mujer que es prostituta porque quiere. A ella no le parece que sea algo humillante; cree que es una oportunidad para tener poder. Está deseando tener mucho dinero y ser influyente. Y lo que es peor, imagínese que está casada con un hombre bueno y fiel, y ella lo traiciona con total descaro para prostituirse. ¿Qué sensación le causa una mujer así, que elige esa vida por puro gusto? Es difícil  no sentir asco. Precisamente por la reacción que nos provoca esta historia, Jehová Dios utiliza vez tras vez la imagen de una prostituta para que entendamos lo que él siente hacia la religión falsa.

3. ¿Qué relatos analizaremos en este capítulo?

En el libro de Ezequiel (capítulos 16 y 23) hay dos relatos en los que se utiliza la prostitución para ilustrar la terrible infidelidad de los siervos de Dios en Israel y Judá. Pero, antes de analizar estos relatos, conviene que hablemos de otra prostituta simbólica. Ella comenzó a prostituirse mucho antes de que naciera Ezequiel —incluso antes de que Israel existiera—, y todavía anda muy activa. En el último libro de la Biblia, Apocalipsis, se revela su identidad.

“La madre de las prostitutas”

4, 5. ¿Qué representa “Babilonia la Grande”? ¿Y cómo llegamos a esa conclusión? (Vea el dibujo del principio).

A finales del siglo primero, Jesús, por medio de una visión, le presentó al apóstol Juan una mujer fuera de lo común llamada “la gran prostituta” y “Babilonia la Grande, la madre de las prostitutas” (Apoc. 17:1, 5). A lo largo de los siglos, tanto líderes religiosos como biblistas le han estado dando vueltas a la verdadera identidad de esta mujer. Han ofrecido distintas opciones: Babilonia, Roma, la Iglesia católica… Pero desde hace muchos años los testigos de Jehová sabemos quién es realmente “la gran prostituta”: el imperio mundial de la religión falsa. ¿Cómo llegamos a esa conclusión?

Esta prostituta ha sido sentenciada por tener relaciones inmorales con “los reyes de la tierra”, es decir, las autoridades políticas. Así que está claro que ella no es ninguna autoridad política. Por otra parte, en Apocalipsis se dice que “los comerciantes de la tierra” —todo el sistema comercial de este mundo— lamentarán la pérdida de Babilonia la Grande. De modo que ella tampoco puede representar al sistema comercial. ¿Entonces qué es? Ha sido declarada culpable por sus “prácticas espiritistas”, su idolatría y sus mentiras. ¿No encaja todo esto con las religiones corruptas de este mundo? También hay que tomar en cuenta que a esta prostituta se la pinta sentada sobre una bestia salvaje, lo que indica que tiene cierta influencia sobre las autoridades políticas. Además, ella persigue a los siervos fieles de Jehová (Apoc. 17:2, 3; 18:11, 23, 24). ¿No es justo eso lo que ha hecho la religión falsa hasta el día de hoy?

6. ¿Por qué decimos que Babilonia la Grande es “la madre de las prostitutas”?

Pero a Babilonia la Grande no solo se la llama “la gran prostituta”, sino también “la madre de las prostitutas”. ¿Por qué? Porque la religión falsa está dividida en una infinidad de confesiones religiosas, grupos y sectas. Cuando Jehová hizo que se  empezaran a hablar distintos idiomas en la antigua Babel o Babilonia, la gente se llevó sus creencias falsas y las extendió por el mundo, dando lugar así a un sinfín de religiones. Qué apropiado es que el nombre “Babilonia la Grande” se derive de la antigua ciudad de Babilonia, un auténtico semillero de religiones falsas (Gén. 11:1-9). Así que podemos decir que todas estas religiones son “hijas” de una sola organización: la gran prostituta. Satanás utiliza muchas veces estas religiones para atraer a la gente hacia el espiritismo, la idolatría y otras creencias y costumbres que manchan el nombre de Jehová. Con razón al pueblo de Dios se le da la siguiente advertencia sobre esta organización tan corrupta y extendida: “Sálganse de ella, pueblo mío, si no quieren ser cómplices de sus pecados” (lea Apocalipsis 18:4, 5).

ILUSTRACION

La torre de Babel.

Desde la antigua Babel —más tarde llamada Babilonia— se fueron extendiendo por el mundo todo tipo de prácticas y enseñanzas religiosas que dieron lugar a muchísimas religiones falsas. (Vea el párrafo 6).

7. ¿Por qué debemos hacer caso de la advertencia que Jehová nos da?

¿Ha hecho caso usted de esta advertencia de Jehová? Recuerde que tenemos “necesidades espirituales” porque él nos creó así (Mat. 5:3). Y la única forma adecuada de satisfacer esas necesidades es dándole adoración pura a Jehová. Es lógico que los siervos de Dios quieran estar lo más lejos posible de la prostitución espiritual. Pero lo que quiere Satanás el Diablo es algo muy diferente: le encantaría hacer que los siervos de Dios cayeran en la trampa de este tipo de prostitución. Y muchas veces se ha salido con la suya. Para el tiempo de Ezequiel, el pueblo de Dios ya había caído vez tras vez en la prostitución espiritual. Reflexionar en esos errores del pasado nos enseña valiosas lecciones sobre las normas, la justicia y la misericordia de Jehová.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *