Descargar Aplicación

Estudio del Libro de la congregación, 20-26 de septiembre del 2021, Capítulo 14, Párrafos 1-7, Respuestas Subrayadas.

Estudio bíblico de la congregación (30 mins.): rr cap. 14 párrs. 1-7 y video.

1, 2. a) ¿Qué aprendimos en el capítulo anterior sobre la visión del templo de Ezequiel? b) ¿Qué dos cosas analizaremos en este capítulo?

En el capítulo anterior aprendimos que el templo que vio Ezequiel no era el gran templo espiritual del que habló el apóstol Pablo siglos después. También aprendimos que la visión tenía el objetivo de enseñarle al pueblo el valor de las normas de Dios para la adoración pura. Solo si el pueblo seguía esas normas, podría volver a tener una buena relación con Jehová. Por eso él enfatizó esa importante idea al repetir dos veces muy seguidas: “Esta es la ley del templo” (lea Ezequiel 43:12).

Analicemos ahora las lecciones que se pueden extraer de la visión del templo. Primero veremos qué lecciones específicas debieron haber aprendido los exiliados sobre las normas de Jehová para la adoración pura. Teniendo esto claro, veremos qué significa la visión para nosotros en estos últimos días, una época tan difícil.

3. ¿Por qué el escenario de la visión pudo haber hecho que el pueblo se avergonzara de su comportamiento?

Para saber qué lecciones pudieron extraer los judíos exiliados, estudiemos algunos rasgos muy llamativos de esta visión. La montaña  alta. Es probable que el pueblo asociara el escenario de la visión de Ezequiel con la alentadora profecía de restauración que escribió Isaías (Is. 2:2). ¿Pero qué les enseñaba el hecho de que la casa de Jehová estuviera en un lugar tan elevado? Que la adoración pura sería ensalzada, puesta en alto, estaría por encima de todo. Claro, la adoración pura ocupa de por sí un lugar alto, pues es un sistema establecido por el Dios que está “en una posición elevada, muy por encima de todos los demás dioses” (Sal. 97:9). Pero el pueblo no había estado haciendo su parte. Durante siglos, permitieron vez tras vez que la adoración pura se degradara, se contaminara y quedara abandonada. Al ver la casa de Dios puesta en alto —es decir, elevada a la posición importante y gloriosa que se merece—, los judíos de buen corazón seguro que se avergonzaron de su comportamiento.




4, 5. ¿Qué lección quizás aprendieron los judíos exiliados sobre las enormes puertas del templo?

Las enormes puertas. Al principio de la visión, Ezequiel vio que el ángel que lo acompañaba estaba midiendo las puertas. Medían nada más y nada menos que unos 30 metros (100 pies) de alto (Ezeq. 40:14). Dentro de esas grandes estructuras estaban los cuartos de los guardias. ¿Qué significaría todo esto para los que estudiaran el plano? Jehová le dijo a Ezequiel: “Presta mucha atención a la entrada del templo”. ¿Por qué se lo dijo? Porque el pueblo había metido individuos “incircuncisos de corazón y de carne” en la casa de adoración de Jehová, un lugar muy sagrado. Por eso Jehová afirmó: “Ellos profanan mi templo” (Ezeq. 44:5, 7).

Los que eran “incircuncisos […] de carne” estaban desobedeciendo un claro mandato que Dios había dado en la época de Abrahán (Gén. 17:9, 10; Lev. 12:1-3). Pero la situación de los “incircuncisos de corazón” era todavía peor, pues se habían rebelado por completo contra las instrucciones y la guía de Jehová. A esos rebeldes no se les debió haber dado permiso para entrar a la sagrada casa de adoración de Jehová. Él odia la hipocresía, pero su pueblo había dejado que esta reinara en su casa. Las puertas y los cuartos de los guardias de la visión del templo dejan muy clara la lección: ¡que no volviera a ocurrir esa barbaridad! Para entrar a la casa de Dios, hay que respetar sus elevadas normas. Solo así Jehová aprueba la adoración de su pueblo.




6, 7. a) ¿Qué mensaje le transmitió Jehová a su pueblo con la imagen del muro exterior del templo? b) ¿Cómo habían tratado los israelitas la casa de Jehová? (Vea la nota).

El muro exterior. Otro rasgo llamativo de esta visión era el muro que rodeaba el área del templo. Ezequiel dice que el muro exterior medía 500 cañas —1.555 metros (5.100 pies)— por cada lado. Imagínese: más de un kilómetro y medio (casi una milla) (Ezeq. 42:15-20). Aun así, los edificios del templo y los patios formaban un cuadrado que tan solo medía por cada lado 500 codos —259 metros (850 pies)—. Eso significa que alrededor de los edificios del templo  había una extensa área, y el muro exterior la rodeaba. * ¿Por qué estaba diseñado así?

Jehová dijo: “Que alejen ahora de mí su prostitución espiritual y los cadáveres de sus reyes, y yo residiré en medio de ellos para siempre” (Ezeq. 43:9). Es muy probable que la expresión “los cadáveres de sus reyes” se refiera a la idolatría de aquel entonces. Era como si Jehová usara el amplio espacio alrededor del templo de la visión para decirles a los judíos: “Llévense toda esa suciedad muy lejos de aquí; ¡no quiero ni verla!”. De esta forma, si ellos mantenían su adoración pura, Jehová los bendeciría con su presencia.

Un comentario en «Estudio del Libro de la congregación, Semana del 20 al 26 de septiembre del 2021, Capítulo 14, Párrafos 1-7,Respuestas Subrayadas.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *