Descargar Aplicación

Estudio del Libro de la congregación, 23-29 de agosto 2021, Capítulo 12, Párrafos 15-21, Respuestas Subrayadas.

Estudio bíblico de la congregación (30 mins.): rr cap. 12 párrs. 15-21.

“Ellos serán mi pueblo”

15. ¿Cómo se están cumpliendo hoy las palabras proféticas de Ezequiel 37:26, 27?

La profecía de Ezequiel da a entender que muchas personas se sentirían impulsadas a darle a Dios adoración pura junto con los ungidos. Jehová dijo sobre su pueblo: “Haré que sean muchos ”, y “Mi tienda estará con ellos” (Ezeq. 37:26, 27; nota). Estas palabras nos traen a la memoria lo que profetizó el apóstol Juan unos setecientos años después de la época de Ezequiel. Refiriéndose a “una gran muchedumbre”, Juan escribió: “El que está sentado en el trono extenderá su tienda sobre ellos” (Apoc. 7:9, 15). Hoy en día, los ungidos y la gran muchedumbre componen una sola nación: el pueblo de Jehová, que goza de protección bajo la tienda de Dios.

16. ¿Qué predijo Zacarías sobre la unión del Israel espiritual y los cristianos con la esperanza terrenal?

Zacarías también predijo la unión de los judíos espirituales y los cristianos con la esperanza terrenal. Hablando de “10 hombres de todos los idiomas de las naciones”, dijo: “Se agarrarán con firmeza de la túnica de un judío y dirán: ‘Queremos ir con ustedes, porque hemos oído que Dios está con ustedes ’” (Zac. 8:23). La expresión “un judío” no se refiere a un solo individuo, sino a un grupo de personas. El mismo texto lo aclara al usar el plural “ustedes”. Este grupo hoy representa al resto ungido, los judíos espirituales (Rom. 2:28, 29). Los “10 hombres” representan a los que tienen la esperanza terrenal. Ellos se agarran con firmeza de los ungidos y van con ellos (Is. 2:2, 3; Mat. 25:40).  Las expresiones “se agarrarán con firmeza” e “ir con ustedes” destacan la completa unión de los dos grupos.

17. ¿Qué palabras de Jesús reflejan la unidad que tenemos hoy?

Tal vez Jesús estaba pensando en la profecía de unificación de Ezequiel cuando se refirió a sí mismo como el pastor de dos grupos que están bajo su cargo y llegan a formar “un solo rebaño”. Estos dos grupos son sus ovejas (los ungidos) y las “otras ovejas” (los cristianos con la esperanza terrenal) (Juan 10:16; Ezeq. 34:23; 37:24, 25). Esa explicación de Jesús y las palabras de los profetas del pasado reflejan a la perfección la extraordinaria unidad de la que disfrutamos hoy todos, sea cual sea nuestra esperanza. En contraste con la religión falsa, que se ha dividido en un sinfín de grupos, nosotros vivimos un auténtico milagro: la unidad.

ILUSTRACION

Una congregación del pueblo de Dios, en la que hay un hermano ungido, está escuchando el comentario que presenta una niña durante la reunión.

Hoy en día, los ungidos y las “otras ovejas” adoran a Jehová unidas como “un solo rebaño”. (Vea el párrafo 17).

“Mi santuario” estará “para siempre en medio de ellos”

18. Según Ezequiel 37:28, ¿por qué es muy importante para el pueblo de Dios no ser “parte del mundo”?

Las palabras finales de la profecía de unificación de Ezequiel destacan algo que garantiza que nuestra unidad jamás se romperá (lea Ezequiel 37:28). El pueblo de Jehová está unido porque su santuario, su adoración pura, está “en medio de ellos”. Y su santuario permanecerá entre ellos si se mantienen “santificados”, es decir, separados del mundo de Satanás (1 Cor. 6:11; Apoc. 7:14). Jesús le dio mucha importancia a no ser parte del mundo. En una sentida oración en la que pidió por sus discípulos, dijo: “Padre santo, cuídalos […] para que sean uno”.  Y añadió: “Ellos no son parte del mundo […]. Santifícalos por medio de la verdad” (Juan 17:11, 16, 17). Fíjese en que Jesús relacionó estas dos ideas: “que sean uno” y que no sean “parte del mundo”.

19. a) ¿Cómo podemos imitar a Dios? b) ¿Qué importante verdad sobre la unidad destacó Jesús la noche antes de morir?

Este es el único pasaje en el que Jesús utiliza la expresión “Padre santo” para dirigirse a Dios. Jehová es totalmente puro y recto. Él le ordenó al antiguo Israel: “Ustedes tienen que ser santos porque yo soy santo” (Lev. 11:45). Puesto que imitamos a Dios, queremos obedecer ese mandato en todo aspecto de nuestra vida (Efes. 5:1; 1 Ped. 1:14, 15). Al referirse a seres humanos, la palabra que se traduce “santo” significa “separado”. Cuando Jesús usó ese término la noche antes de su muerte, destacó que sus discípulos estarían siempre unidos si se mantenían separados de este mundo que promueve la división.

“Te pido […] que los protejas del Maligno”

20, 21. a) ¿Qué fortalece nuestra confianza en la protección de Jehová? b) ¿Qué se espera que hagamos cada uno de nosotros?

La extraordinaria unidad que se ve entre los testigos de Jehová por toda la Tierra demuestra que Jehová escuchó este ruego de Jesús: “Te pido […] que los protejas del Maligno” (lea Juan 17:14, 15). De hecho, nuestra confianza en la dirección de Dios se hace más fuerte al ver que Satanás no ha podido acabar con la unidad del pueblo de Dios. En la profecía de Ezequiel, Jehová dice que los dos palos forman uno en su mano. Así que es Jehová quien ha unido a su pueblo de forma milagrosa bajo su mano protectora, lejos del alcance de Satanás.

Entonces, ¿Qué nos toca hacer? Esforzarnos personalmente por mantener nuestra valiosa unidad. ¿Y hay algo en especial que cada uno de nosotros deba hacer? Sí, mantenernos ocupados en darle adoración pura a Jehová en su templo espiritual. En los próximos capítulos analizaremos lo que eso implica.

LA  ADORACIÓN PURA Y USTED

¿Qué importante verdad acerca de la adoración pura destaca la profecía de los dos palos? (Ezeq. 37:19).

Antes de contestar a esa pregunta debemos recordar que esta profecía sirve para ilustrar cómo se unirían dos grupos. Y, sobre todo, tenemos que resaltar algo muy importante, que esa unidad es obra de nuestro creador Jehová. Entonces, en pocas palabras, la importante verdad que destaca esta profecia es que Jehová es quien hará que sus siervos sean “uno solo”.

¿Cómo sabemos que esta profecía de unificación tendría su cumplimiento mayor después de 1914? (Ezeq. 37:24).

En Ezequiel 37:24, vemos que Jehová reveló a su pueblo de ese entonces, que la profecía de unificación se cumpliría de manera completa, claro después de que su “siervo David” haciendo referencia a Jesús quien llegara a ser Rey, y este suceso tuvo cumplimiento en 1914.

ADICIONAL

En ese tiempo, la mayoría de los que integraban aquel grupo unido tenían la esperanza de llegar a ser reyes y sacerdotes en el cielo y de manera simbolica, estos cristianos ungidos eran como el palo “para Judá”, pues esta nación incluía reyes de la familia de David y sacerdotes de la tribu de Leví. Pero, al pasar de los años, a esos Judíos espirituales se les unieron más y más cristianos con la esperanza terrenal. Estos llegaron a ser como “el palo de Efraín”, nación que no incluía ni reyes de la familia de David, ni sacerdotes de la tribu de Leví. Entonces esos dos grupos juntos forman el pueblo de Dios y sirven unidos a Jehová bajo la dirección de un solo Rey, Jesucristo.

¿Qué puede hacer usted personalmente para mantener nuestra valiosa unidad? (1 Ped. 1:14, 15).

De manera personal para mantener nuestra valiosa unidad estoy dispuesto a imitar a Dios, ya que en Levítico 11:45 dice que Jehová es Santo, en otras palabras está mencionando que Jehová es totalmente puro y recto, es por eso que él ordenó al antiguo Israel de que se mantuvieran Santos y nosotros imitamos a Dios obedeciendo el mandato de mantenernos santos, puros y rectos en todo aspecto de nuestra vida.

ADICIONAL

Y algo interesante que menciona el parrafo es que al referirse a seres humanos, Ser santo transmite la idea de mantenerse separado de lo impuro. La palabra hebrea que se traduce “santo” proviene de un término que significa “separado”. Por eso, lo que es santo se aparta del uso común y se considera sagrado, especialmente debido a su condición limpia y pura.

2 comentarios en «Estudio del Libro de la congregación, Semana del 23 al 29 de agosto del 2021, Capítulo 12, Párrafos 15-21, Respuestas Subrayadas.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *