Descargar Aplicación

Estudio del Libro de la congregación, 30 de agosto a 5 de septiembre 2021, Capítulo 13, Párrafos 1-6, Respuestas Subrayadas.

Estudio bíblico de la congregación (30 mins.): rr cap. 13 párrs. 1-6 y video.

1-3. a) ¿Por qué debe haber consolado a Ezequiel la visión del imponente recinto del templo? (Vea el dibujo del principio). b) ¿Qué vamos a analizar en este capítulo?

IMAGÍNESE a Ezequiel a los 50 años. Ha pasado la mitad de su vida en el exilio. El templo de Jerusalén lleva muchos años en ruinas. Si alguna vez Ezequiel había acariciado la esperanza de ser sacerdote allí, sus sueños terminaron arruinados, igual que el templo. Todavía faltan cincuenta y seis años para que acabe el exilio, así que no es muy probable que él viva para ver el regreso del pueblo de Jehová a su tierra, y mucho menos para ver el templo reconstruido (Jer. 25:11). Quizá se puso un poco triste al pensar en todo esto.

Pero Jehová, que es tan bueno, aprovecha justo ese momento para mostrarle a Ezequiel una visión llena de detalles, una visión que sin duda consolará mucho a este hombre tan fiel y le dará esperanzas. Por medio de esta visión, Jehová lo lleva de vuelta a su tierra y lo pone en una montaña muy alta. En este lugar tan elevado, el profeta se encuentra con “un hombre de aspecto parecido al del cobre”. Ese hombre, que en realidad es un ángel, lo lleva con él y le hace un recorrido por todo el imponente  recinto del templo (lea Ezequiel 40:1-4). ¡Lo que ve parece tan real! Además de fortalecer la fe de Ezequiel, esta experiencia debió haberle impresionado, y hasta desconcertado un poco. Aunque el templo que está viendo tiene muchas características que le resultan familiares, es bastante diferente al que él conoce, el de Jerusalén.

Esta fascinante visión la encontramos en los últimos nueve capítulos del libro de Ezequiel. Analicemos ahora lo que debemos tener en cuenta a la hora de estudiar y entender esta visión. Después veremos si el templo de Ezequiel era el gran templo espiritual del que el apóstol Pablo habló en profundidad siglos después. Y, para terminar, explicaremos lo que significó esta visión para los judíos que estaban en el exilio con Ezequiel.

Un enfoque diferente

4. Respecto al templo de la visión, ¿Cómo se explicaba en el pasado? ¿Y cómo debemos enfocar la visión ahora?

Tiempo atrás, nuestras publicaciones afirmaban que el templo de la visión de Ezequiel era el mismo que el gran templo espiritual, el que el apóstol Pablo describió por inspiración en su carta a los hebreos. * Viéndolo así, parecía lógico establecer lo que llamábamos tipos y antitipos. Por eso, tomando como punto de partida las explicaciones de Pablo sobre el tabernáculo, le dábamos un significado simbólico a muchas de las características del templo que vio Ezequiel. Sin embargo, un estudio más profundo del asunto, acompañado de oración y meditación, parece indicar que para explicar la visión del templo de Ezequiel hace falta enfocarla desde un punto de vista más sencillo.

5, 6. a) ¿Por qué decimos que el apóstol Pablo fue humilde al hablar sobre el tabernáculo? b) ¿Qué dijo Pablo sobre algunos objetos del tabernáculo? c) ¿Cómo podríamos analizar la visión del templo de Ezequiel?

Por tanto, parece más sensato no atribuirle un significado profético o simbólico a cada detalle de la visión de Ezequiel. ¿Por qué? Veamos un ejemplo interesante. Cuando Pablo habló sobre el tabernáculo y el templo espiritual, mencionó objetos como el incensario de oro, la cubierta del Arca y la jarra de oro que contenía el maná. Pero ¿les dio algún significado profético? Parece que el espíritu santo no lo impulsó a hacer eso, más bien, Pablo escribió: “Ahora no es el momento de hablar de estas cosas en detalle” (Heb. 9:4, 5). El apóstol estuvo dispuesto a esperar y aceptar humildemente la guía que Jehová diera por medio de su espíritu santo (Heb. 9:8).

Nosotros podemos analizar la visión de Ezequiel de forma parecida. Esta visión también está llena de detalles. Así que parece más apropiado esperar humildemente a que Jehová aclare el asunto si fuera necesario (lea Miqueas 7:7). ¿Significa esto que el espíritu de Jehová no ha arrojado más luz sobre esta visión? Por supuesto que no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *