Descargar Aplicación

Estudio del Libro de la congregación, 4-10 de octubre 2021, Capítulo 14, Párrafos 15-20, Respuestas Subrayadas.

Estudio bíblico de la congregación (30 mins.): rr cap. 14 párrs. 15-20.

Normas para la adoración pura en nuestros días

15. ¿Qué tenemos que recordar al analizar algunas lecciones del templo de la visión?

Veamos ahora algunos detalles específicos de la visión de Ezequiel. Imagínese que acompaña a Ezequiel en su recorrido por este grandioso templo. Recuerde que lo que está viendo no es el gran templo espiritual, solo se están extrayendo lecciones que tienen que ver con nuestra adoración a Jehová. ¿Cuáles son algunas de estas lecciones?

16. ¿Qué aprendemos de todas las medidas que aparecen en la visión de Ezequiel? (Vea el dibujo del principio).

¿Por qué tantas medidas? Ezequiel observa al ángel que parece de cobre medir con precisión cada rincón del templo: los muros, las puertas, los cuartos de los guardias, los patios y el altar. La gran cantidad de detalles podría abrumar a cualquier lector (Ezeq. 40:1-42:20; 43:13, 14). Pero piense en las importantes lecciones que podemos extraer de toda esta información. Al registrar tantos detalles, se nota que Jehová quiere resaltar la importancia de sus normas. Es él quien pone las normas, no simples humanos. Aquellos que afirman que no importa cómo adoremos a Dios están muy equivocados. Además, al medir el templo con tanta precisión, Jehová garantiza que la restauración de la adoración pura es una realidad absoluta. El cumplimiento de las promesas  de Dios es tan exacto como todas esas medidas exactas. Con esto, Ezequiel confirma que la restauración de la adoración pura en estos últimos días es un hecho garantizado.

ILUSTRACION

Ezequiel observando cómo el hombre que parece de cobre va midiendo el templo de la visión.

¿Qué ha aprendido usted de las medidas exactas del templo? (Vea el párrafo 16).




17. ¿Qué nos recuerda el muro exterior que rodeaba la enorme área del templo?

El muro exterior del templo. Como hemos analizado, Ezequiel vio un muro que rodeaba la enorme área del templo. Ese detalle nos recuerda con claridad que los siervos de Dios tenían que asegurarse de que la suciedad espiritual se quedara muy lejos de la adoración pura, y así no se contaminara jamás la casa de Dios (lea Ezequiel 43:7-9). ¡Cuánto necesitamos ese mismo consejo hoy! En 1919, cuando el pueblo de Dios fue liberado de su largo cautiverio espiritual en Babilonia, Cristo nombró a su esclavo fiel y prudente. Especialmente desde entonces, los siervos de Dios se han esforzado por librarse de enseñanzas falsas y prácticas que están impregnadas de idolatría y doctrinas paganas. Por eso nos aseguramos muy bien de que la suciedad espiritual se quede lo más lejos posible de la adoración pura. Tampoco tratamos asuntos comerciales en el Salón del Reino porque queremos mantener ese tipo de cosas lejos de nuestra adoración (Mar. 11:15, 16).

18, 19. a) ¿Qué aprendemos de las enormes puertas que tenía el templo de la visión? b) ¿Cómo reaccionaremos cuando alguien pretenda rebajar las elevadas normas de Jehová? Ponga un ejemplo.

Las enormes puertas. ¿Qué lecciones aprendemos de las puertas tan altas que vio Ezequiel? Este detalle del templo sin duda les enseñó a los judíos desterrados que las normas morales de Jehová son muy elevadas. Y en nuestros días, ¿nos enseña lo mismo? Como nosotros adoramos a Jehová en el gran templo espiritual, ¿verdad que ahora es todavía más importante que nos comportemos como debe ser y que no actuemos con hipocresía? (Rom. 12:9; 1 Ped. 1:14, 15). Durante los últimos días, Jehová ha ido guiando a su pueblo para que siga fielmente sus normas morales. * Por ejemplo, a los pecadores que no se arrepienten se les expulsa de la congregación (1 Cor. 5:11-13). Por otro lado, los cuartos de los guardias que estaban dentro de la estructura de las puertas nos recuerdan que, si una persona no tiene la aprobación de Dios, no se le permitirá la entrada al templo espiritual para adorar a Jehová. Alguien que lleva una doble vida podrá asistir al Salón del Reino, pero no contará con la aprobación de Jehová hasta que no haga las cosas como él quiere (Sant. 4:8). Esto sin duda protege de manera extraordinaria la adoración pura en esta época de inmoralidad y depravación.

La Biblia predice que este mundo se corrompería antes de que llegara el fin. En ella leemos que “los malvados y los impostores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados” (2 Tim. 3:13). Hoy en día cada vez más personas se dejan llevar por la idea errónea de que las elevadas normas de Jehová son demasiado restrictivas, anticuadas o incluso inútiles. ¿Se dejará confundir usted  también? Por ejemplo, la Palabra de Dios dice con toda claridad que quienes practican la homosexualidad están haciendo algo “que es obsceno”. Jehová nos advierte sobre el peligro de aprobar la conducta inmoral (Rom. 1:24-27, 32). Si alguien trata de convencerlo de que las normas de Dios al respecto están equivocadas, ¿terminará usted pensando igual, o más bien apoyará lo que dice Jehová Dios? Cuando nos veamos en una situación similar, nos ayudará pensar en la imagen del templo que vio Ezequiel con esas enormes puertas. Eso nos recordará que, sin importar lo que haga o diga este mundo malvado, Jehová no rebaja sus justas normas. ¿Estamos del lado de nuestro Padre celestial y defendemos lo que es correcto?




20. ¿Qué detalles de la visión de Ezequiel fortalecen a la “gran muchedumbre”?

Los patios. Cuando Ezequiel vio ese patio exterior tan grande, debió emocionarse mucho: ¡cuántos felices siervos de Jehová podrían adorarlo allí juntos! En la actualidad, los cristianos adoran a Jehová en un lugar mucho más sagrado. La visión de Ezequiel fortalece a los que componen la “gran muchedumbre”, siervos de Dios que están en el patio exterior del templo espiritual de Jehová (Apoc. 7:9, 10, 14, 15). Ezequiel vio que los patios estaban llenos de comedores donde los judíos podían comer juntos parte de los sacrificios de paz que presentaban (Ezeq. 40:17). En cierto sentido, era como si comieran con Jehová, una señal de paz y amistad. Ahora ya no ofrecemos los sacrificios que exigía la Ley  mosaica, como hacían los judíos. Pero sí ofrecemos “un sacrificio de alabanza” cuando participamos en la adoración pura, por ejemplo, haciendo comentarios y mostrando nuestra fe en las reuniones o en la predicación (Heb. 13:15). Además de eso, nos nutrimos con el alimento espiritual que Jehová nos da. Con razón nos sentimos como los hijos de Coré cuando le cantaron a Jehová: “¡Un día en tus patios es mejor que mil en cualquier otro lugar!” (Sal. 84:10).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *