Descargar Aplicación

Estudio del Libro de la congregación, 5-11 Abril 2021, Capítulo 7, Párrafos. 1-7, 8-15 y recuadro 7A, Respuestas.

 
RESPUESTAS DE LOS PARRAFOS Y RECUADRO 7A

 Estudio bíblico de la congregación (30 mins.): rr cap. 7 párrs. 8-15 y recuadro 7A.

LÍNEA DE TIEMPO (LAS FECHAS SON DE ANTES DE NUESTRA ERA)

620: Babilonia comienza a controlar Jerusalén

Nabucodonosor convierte al rey de Jerusalén en su vasallo

617: Babilonia se lleva de Jerusalén a los primeros cautivos

Gobernantes, guerreros poderosos y artesanos son llevados a Babilonia

607: Babilonia destruye Jerusalén

Queman la ciudad y su templo

Después del 607: Tiro (parte continental)

Nabucodonosor mantiene Tiro cercada durante trece años. Conquista la parte continental de la ciudad, pero no la insular

602: Ammón y Moab

Nabucodonosor invade Ammón y Moab

588: Babilonia derrota a Egipto

En el año 37 de su reinado, Nabucodonosor invade Egipto

332: Tiro (parte insular)

El ejército griego, comandado por Alejandro Magno, destruye la parte insular de Tiro

332 o antes: Filistea

Alejandro Magno conquista Gaza, una capital filistea

Lugares del mapa

GRECIA

MAR GRANDE

(MAR MEDITERRÁNEO)

TIRO

Sidón

Tiro

Samaria

Jerusalén

Gaza

FILISTEA

EGIPTO

BABILONIA

AMMÓN

MOAB

EDOM

8. ¿Por qué dijo Jehová que Edom era el hermano de Israel? Pero, con todo, ¿cómo se portaron los edomitas?

Porque los edomitas eran descendientes de Esaú hermano gemelo de Jacob, por eso Jehová dijo que la relación era de hermanos según Deuteronomio 2:4, aún así actuaron en su contra gozando de su sufrimiento incluso los mataban y se los daban al enemigo babilonio tal cómo dice Abdías 14.

COMENTARIOS ADICIONALES

El caso de los edomitas es incluso más cercano que el de los moabitas y ammonitas. Dado que eran descendientes de Esaú, hermano mellizo de Jacob. Una relación tan próxima que Jehová mismo calificó de hermanos de Israel. Esta consideración de familia no tuvo el mismo efecto para los edomitas quienes se enfrentaron con su hermano Israel desde la época del éxodo de Egipto hasta que Jerusalén fue destruida.

Vemos reflejado el desprecio enorme de los edomitas hacia Israel, en que no solo se llevaban mal o se enfrentaban. Ellos disfrutaron viendo Jerusalén en llamas, gozaron del sufrimiento que allí se vivió, animaron a los babilonios a que arrasaran. Incluso los ayudaron cerrando las vías de escape al grupo de israelitas que huyeron para posteriormente entregárselo a su enemigo.

Como vimos en lo siguiente que profetizó Ezequiel la semana pasada. Jerusalén fue destruida, pero sus enemigos no se saldrían con la suya y ahora les tocaría a ellos. Los edomitas fue un enemigo de Israel con mucho odio, como leemos en Salmo 137:7, donde recuerdan la incitación hacia los babilonios para que arrasaran la ciudad. El pueblo de Dios siempre ha suscitado mucho odio, hoy sigue haciéndolo, pero Jehová, a su debido tiempo, traerá su sentencia sobre este odio.

9, 10. a) ¿Qué les pasó a Ammón, Moab y Edom? 

Jehová les dictó sentencia y fueron destruidas tal cómo dice Jeremías 9:26.

COMENTARIOS ADICIONALES

Así estas naciones quedaron desoladas y desaparecieron y se cumplió lo que dijo Ezequiel: Y así llegaran a saber que yo soy Jehová.

Pues a estos tres pueblos, tres territorios que acabaron igual que Jerusalén, desapareciendo. Jehová trajo cuentas contra ellos. Él mismo le había dicho a Israel que no los tocaran, que eran como familia al tener descendientes directos. Y sin embargo ellos, tuvieron un gran desprecio por Israel, de forma que Jehová ejecutó su sentencia sobre todos ellos y terminaron desapareciendo los tres pueblos.

Estos pueblos que deberían haber sido amigos de Israel pero que no los ayudaron en ningún momento y hasta disfrutaron cuando los babilonios asediaron y destruyeron Jerusalén, les deparó la misma consecuencia. La destrucción y por mano de los mismos babilonios cuando conquistaron Moab y Ammón cinco años después. Y respecto a Edom, Jehová mismo eliminó a los hombres como al ganado convirtiéndolo en un lugar desolado.

9, 10 b) ¿Qué ejemplos demuestran que en esas naciones hubo personas que no fueron enemigas de Israel?

En estas ciudades se destacan algunas personas cómo Zélec el amonita e Itma el moabita o cómo Rut la moabita que adoro lealmente a Jehová.

COMENTARIOS ADICIONALES

Itma y Zélec a pesar de ser moabitas y amonitas respectivamente formaban parte de los guerreros poderosos de David. Es claro que David los seleccionó debido a que eran buenos guerreros pero sobre todo contaban con una buena actitud de corazón ante Jehová. Debido a eso no se les puede considerar enemigos de Israel.

Claro. Estamos hablando de grandes pueblos, y aunque la mayoría y sus gobernantes sentían un profundo odio por los israelitas, eso no significa que todos sus habitantes también. Ni que estuvieran de acuerdo con las decisiones de sus gobernantes. Hay muchos ejemplos de personas que se mantuvieron fieles a Dios como Zélec, Itmá o Rut.

Este desprecio enorme y odio que sentían estas naciones contra Israel no condena a todos sus habitantes. Hubieron personas que no eran enemigos de Israel. Nosotros vivimos en un sistema de gran odio y en el que la mayoría de las personas no creen ni adoran a Dios. Pero hay personas que si lo hacen, nosotros, y hay muchas que quieren hacerlo. Es por ello muy importante nuestra predicación, para que cuando llegue la sentencia de Dios nosotros y las personas que se han mantenido justas y leales, se salven de esa destrucción.

Ceder a la presión es como tropezar al borde de un precipicio

11. ¿Qué aprendemos de la relación que Israel tenía con Ammón, Moab y Edom?

Que cuando Israel se descuidaba poco a poco copiaban prácticas religiosas malas a la vista de Jehová. Igual nos podría pasar a nosotros al tratar de complacer a nuestros familiares cuando nos presionan para que cedamos a sus deseos haciendo a un lado nuestros principios.

COMENTARIOS ADICIONALES

Y es que muchas veces los israelitas cedieron ante la presión de las naciones vecinas. Y su actuar demuestra que ceder, aunque sea una vez, ante la presión de personas que no aman a Jehová es como tropezar al borde de un precipicio: puede acabar en una tragedia.

Aprendemos a no bajar la guardia ni con nuestros familiares. El pueblo de Israel cuando bajaba la guardia entraban en sus vidas prácticas de las religiones de sus parientes desarrollando una adoración falsa como al Baal del Peor. Si bajamos la guardia en este sistema, nos puede pasar algo similar y dejar de lado nuestros principios bíblicos.

Estas tentaciones que puede llevarnos a pecar cuando tenemos la guardia baja, puede venir desde nuestro entorno más cercano o familiar como ocurría con las prácticas que les transmitía los pueblos familiares y enemigos de Israel. Si la tentación proviene de un familiar que no comprende nuestras creencias, no debemos hacer excepciones y explicar nuestras creencias en el buen tono al igual que la intención de nuestro familiar.

Siempre que cedemos a una presión es como si tropezáramos cerca del borde de un precipicio y en algunos casos podríamos caer por él. No permitamos que una presión en un momento determinado ponga en peligro nuestra entera fe y trabajo que hacemos al servicio de Jehová.

Puede parecer muy inofensivo o que incluso un amigo o familiar nos lo pinte así, como que le damos mucha importancia y que solo es una celebración, una fiesta para pasarlo bien o que solo tiene lugar una vez al año. Para esas personas, amigos y familia puede ser inofensiva, pero nosotros sabemos lo que dice la Biblia y cómo las ve Jehová. Y son muy peligrosas. No bajemos la guardia ni cedamos por muy inofensiva que pueda parecer una

12, 13. ¿Qué oposición pudiéramos sufrir? ¿Qué podría pasar si nos mantenemos leales?

Podemos sufrir la oposición de nuestros familiares no creyentes, esto no nos debe sorprender pues la Biblia lo confirma en 2 Timoteo 3:12. Pero si nos mantenemos leales a Jehová, quizá algunos de nuestros familiares resulten ser como Zélec, Itmá o Rut, y comiencen a adorarlo con nosotros.

COMENTARIOS ADICIONALES

No debemos permitir que nuestros familiares o amigos influyan en nosotros más que Jehová ya que Él es quién merece ocupar el primer lugar en nuestra vida. Recordemos lo que dice Mateo 10:37: “quién ame más a un familiar o a un amigo que a Jehová, no merece ser llamado siervo suyo”. 

Podemos sufrir lo que sufrió Israel con Ammón, Moab y Edom, que aunque fueran descendientes y familia, el desprecio era enorme. Puede que nuestra familia nos presione a sus costumbres, pero puede que vaya más allá y se opongan y vayan contra nosotros. Jehová ya nos lo advirtió que muchas veces habría división y que el hijo estará contra su padre, y la hija contra su madre en Mateo 10:35,36. Es una gran prueba que nuestra propia familia esté en contra nuestra.

Pocas situaciones podemos imaginar peor que nuestra familia nos desprecie y se confronte con nosotros por no compartir las mismas creencias. Pero puede ocurrir, y a muchos hermanos y hermanas tienen que luchar con esta gran presión. Si nos mantenemos leales a Dios y no cedemos a esta gran presión, puede que ellos cambien su actitud con el tiempo y resulten ser como Zélec, Itmá o Rut.

Aunque nuestra familia no creyente nos busque, busque nuestra confrontación por tener diferentes creencias. Debemos hacer como Israel y lo que Jehová les dijo. Aunque estos pueblos tuvieron gran desprecio y los atacaron, nosotros no queremos andar discutiendo con nuestros familiares no Testigos por mucha confrontación que puedan buscar al provocarnos.

Tenemos que tener en cuenta lo que se dice en Mateo 10:37. Nuestra familia carnal es nuestra familia y la amamos mucho. Y Jehová es nuestro Padre celestial a quién amamos aún más. Jehová siempre tiene que estar en primer lugar en nuestro corazón y eso no significa que no queramos mucho a nuestra familia. No obstante, nuestra adoración a Dios siempre estará en primer lugar en nuestras vidas.

Jehová castigó con furia a sus enemigos

14, 15. ¿Cómo trataron los filisteos a los israelitas?

Los filisteos los trataron con duras restricciones a los israelitas y mataron a muchos de ellos, y cuando los israelitas se arrepentían y volvían a Jehová entonces Jehová los rescataba y liberaba por medio de hombre fieles cómo Sansón, Saul y David. 

COMENTARIOS ADICIONALES

Además del maltrato que los filisteos les tenían a los israelíes les prohibieron el oficio de herrero y al hacerlo ellos a los israelitas les cobraban de manera exagerada.

Los filisteos tenían sus propios dioses falsos y ya se habían establecido en la Tierra Prometida y eran una nación muy poderosa. Lo cuál para Jehová no significa nada, pero Israel una vez más bajó la guardia y se dejó influir por sus sucias prácticas de forma que volvieron a ver la sentencia de Jehová por su infidelidad y fueron dominados por muchos años e incluso muchos israelitas murieron a manos de los filisteos.

Cuando el pueblo de Israel volvió al camino de la rectitud, Jehová volvió a perdonar su arrepentimiento y los volvió a rescatar. Liberó a su pueblo por medio de muchos hombres y formas como Sansón, Saúl y David. Además, se cumplió también con los filisteos la profecía de Ezequiel de que las naciones que castigaran y odiaran al pueblo de Dios también recibiría su sentencia. Estos filisteos fueron castigados en primer lugar por los babilonios y luego por los griegos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *