Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Sábado 5 de diciembre del 2020

 

 

Sábado 5 de diciembre del 2020

Soy de genio apacible y humilde de corazón (Mat. 11:29).

Jesús no atrajo indebidamente la atención sobre sí mismo creando una compleja celebración para conmemorar su muerte. Al contrario, les dijo a sus discípulos que lo recordaran una vez al año mediante una ceremonia sencilla y apropiada (Juan 13:15; 1 Cor. 11:23-25). Así dejó claro que no era orgulloso. Cuánto nos alegra que la humildad sea una de las maravillosas cualidades de nuestro Rey celestial (Filip. 2:5-8). Una forma de imitar la humildad de Jesús es poniendo los intereses de los demás por encima de los nuestros (Filip. 2:3, 4). Pensemos en lo que hizo la noche antes de morir. Aunque sabía que estaba a punto de sufrir una muerte horrible, se preocupó sobre todo por el dolor de sus discípulos fieles. Así que pasó esa última noche enseñándoles, animándolos y consolándolos (Juan 14:25-31). Demostró que le preocupa más el bienestar de los demás que el suyo propio. Qué magnífico ejemplo de humildad nos dio. w19.01 21 párrs. 5, 6.




LA HUMILDAD DE JESÚS

Al leer Mateo 26:26-28, ¿por qué decimos que la Conmemoración que instituyó Jesús fue sencilla, y qué representan el pan sin levadura y el vino?

Jesús instituyó la Conmemoración de su muerte en presencia de los once apóstoles fieles. Para esta ceremonia, solo usó el pan sin levadura y el vino que habían sobrado de la Pascua (lea Mateo 26:26-28). Les dijo a los apóstoles que estos dos sencillos productos eran símbolos que representaban su cuerpo perfecto y su sangre, que poco después ofrecería por ellos. A los apóstoles no debió sorprenderles que esta nueva cena fuera tan sencilla. ¿Por qué no?

 

¿Qué consejo de Jesús a Marta nos ayuda a entender por qué la Conmemoración es tan sencilla?

Recordemos algo que sucedió unos meses antes, durante el tercer año del ministerio de Jesús. Mientras estaba de visita en casa de sus amigos Lázaro, Marta y María, comenzó a enseñarles. Aunque Marta se encontraba en la casa, estaba distraída preparando una complicada comida para aquel invitado tan importante. Pero Jesús la corrigió con cariño diciéndole que no siempre era necesario hacer una comida elaborada (Luc. 10:40-42). Tiempo después, cuando solo quedaban horas para que diera su vida, hizo lo mismo que le había dicho a Marta. Preparó una ceremonia sencilla. ¿Qué nos enseña esto sobre Jesús?.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *