Descargar Aplicación

Primera conversación (3 mins. o menos): Empiece usando la sección “Ideas para conversar” y venza una objeción que sea común en su territorio (th lecc. 2).

PUBLICADOR: Buenos días, mi nombre es Pablo, ¿Con quién tengo el gusto?

AMO DE CASA: Disculpe, ¿Cómo consiguió mi numero?

PUBLICADOR: En la guía telefónica, y nuestra intención no es venderle nada ni ofrecerle algún producto, solo estamos llamando para dar un mensaje que está tomado de la Biblia.

AMO DE CASA: Bueno, si es de la Biblia no hay problema, ¿De qué se trata?

PUBLICADOR: Estamos hablando con los vecinos sobre un tema por el cual casi todos nos hemos cuestionado al ver todas las cosas que pasan al mundo y a nosotros,  ¿Cree usted que el sufrimiento es un castigo de Dios?

AMO DE CASA: Yo creo que sí, ya que es una disciplina de él.

PUBLICADOR: Sabe, muchos pensábamos así antes, cuando atravesamos por problemas o situaciones difíciles pensamos que son como pruebas de parte de Dios, pero si nos ponemos a pensar, por eso, ¿Será Dios capaz de castigarnos?

AMO DE CASA: Yo creo que no porque yo he leído en la Biblia que Dios es Amor.

PUBLICADOR: Así es, y en la Biblia nosotros encontramos una afirmación que hizo Santiago, aquí en Santiago 1:13, léalo por favor.

AMO DE CASA: Bueno, dice…

PUBLICADOR: Gracias por la lectura, según este versículo, ¿Es posible someter a prueba a Jehová Dios?

AMO DE CASA: Eso es imposible, ningún humano puede poner a prueba a Dios.

PUBLICADOR: Exacto, y si seguimos leyendo lo que dice este versículo, ¿Qué otra cosa es imposible para Jehová Dios?

AMO DE CASA: Dice que él en cambio tampoco pone a prueba a las personas.

PUBLICADOR: Correcto, y entonces vemos que Dios es incapaz de poner pruebas mediante el sufrimiento, ante esto surge otra pregunta, entonces ¿Por qué nosotros sufrimos?, ¿Le parece bien si otro día le llamo y vemos que dice la Biblia?

AMO DE CASA: Claro que si, por supuesto.

 

Un comentario en «SEAMOS MEJORES MAESTROS 2020 , Semana del 27 de Julio al 2 de Agosto, Primera conversación, Lección 2.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *