Descargar Aplicación

Tesoros de la Biblia, “Preparados para hacer lo que Jehová nos pida”, Discurso, 19-25 Octubre 2020.

 

 

“Preparados para hacer lo que Jehová nos pida” (10 mins.)

Desde la creación misma de Adán y Eva, Jehová mostró que se interesaba en la humanidad y quería que disfrutaran realmente de la vida, pero con mucha responsabilidad y obediencia, y no como obligados…Pues les concedió dignidad, al darles un valioso regalo: la libertad para tomar decisiones por sí mismos. 

A los que usan esa libertad de manera voluntaria para fomentar la adoración verdadera, santifica su nombre y apoyar su gran propósito, entonces Jehová les llena de bendiciones. 

Y, ¿saben porqué? porque a él le agrada que queramos servirles movidos por amor genuino y profunda gratitud…

Esta semana vimos el ejemplo de los Israelitas en los capítulos 35 y 36 del Éxodo, cuando a los israelitas Jehová Dios les dio instrucciones para construir un lugar de adoración, les dijo en el capítulo 35 versículo 5, ¿Que todo el de corazón dispuesto haga una contribución a Jehová?. 

¿Cómo respondió el pueblo?. Bueno al final dice Éxodo 36:7, «Había suficientes materiales para el trabajo que se iba a hacer. De hecho, había más que suficiente».

Pero lo que más le agradó a Jehová no fue el valor de las contribuciones, sino la generosidad de quienes las dieron para apoyar la adoración pura…y no sólo materialmente, sino también con su tiempo y también con su mano de obra. 

Note en la buena disposición del pueblo en Éxodo 35:25 y 26, si ya lo tienen dice: Todas las mujeres hábiles hilaron a mano y llevaron lo que habían hilad: hilo azul, lana púrpura, hilo rojo y escarlata y lino fino. Y todas las mujeres hábiles que se sintieron motivadas por su corazón hilaron un pelo de cabra. 

Jehová bendijo su buena disposición hermanos, con su espíritu, sabiduría, entendimiento, conocimiento y «habilidad para toda clase de artesanía». Como fue en el caso de Bezalel y Oholiab. Vamos a leer sobre ellos en Éxodo 35:30-35, ¿Lo encontró? dice: Entonces Moisés les dijo a los israelitas: «Miren, Jehová ha escogido a Bezalel, hijo de uri, y hijo de Hur, de la tribu de Judá. Lo ha llenado con el espíritu de Dios para que tenga sabiduría, entendimiento y conocimientos sobre todo tipo de trabajos artesanales y así pueda hacer diseños artísticos, trabajar el oro, la plata y el cobre, cortar y montar piedras, y hacer todo tipo de piezas artísticas de madera. y ha puesto en el corazón de él y de Oholiab hijo de Ahisamac de la tribu de Dan, la habilidad de enseñar a otros. nos ha llenado de habilidad para hacer trabajos de artesano, de diseñador y de bordador que usa hilo azul, lana púrpura, hilo rojo escarlata y lino fino, así como de tejedor. Estos hombres harán todo tipo de trabajos y prepararán todo tipo de diseños 

¿Dominaban Bezalel y Oholiab las técnicas necesarias para el proyecto del tabernáculo?. Bueno, dice el texto que gracias a que se les lleno «Del Espíritu de Dios en sabiduría, en entendimiento, en conocimiento y en habilidad para toda clase de artesanía» pudieron lograr lo que se les estaba mandando que hicieran. 

Y no sólo realizaron su trabajo Hermanos, sino que, también enseñaron a otros el oficio,…No hay duda que Jehová bendice a quien le sirve de corazón. 

Leamos el siguiente texto Éxodo 36:1 y 2. Dice así: «Bezalel trabajará con Oholiab y con todos los hombres hábiles a quienes Jehová ha dado sabiduría y entendimiento para saber hacer todo el trabajo relacionado con el servicio santo, tal como Jehová ha mandado». Entonces Moises llamó  a Bezalel, y a todos los hombres hábiles a quienes Jehová les había puesto sabiduría en el corazón, a todos los que se sintieron motivados por su corazón a ofrecerse para hacer el trabajo. 

Hermanos, ¿Que nos recuerda hoy en día el relato de éxodo 35 y 36?. Pues que Jehová también ayuda a sus siervos con su espíritu, Está hoy más que nunca dispuesto a darlo,…¿Pero, que hicieron los Israelitas para recibirlo, lo recuerdan?, estuvieron con corazón dispuesto y se ofrecieron voluntariamente lo que Jehová les mandó a hacer. ¿Qué debemos entonces hacer para recibir el espíritu santo de Jehová? al igual que los Israelitas. 

Pues, lo mismo, estar dispuestos y de buena gana para ser obedientes, nuestra guía de actividades resalta tres cosas por hacer: como primer punto debemos pedirle a Jehová que nos dé su Espíritu Santo y nos ayude a usar nuestras habilidades para servirle lo mejor posible. 

Todo el conocimiento bíblico que hemos adquirido, las habilidades y capacidades personales en el ministerio, y en nuestra vida personal y con el Espíritu Santo, podremos desempeñar diferentes asignaciones. 

Pero el primer paso hermanos es: estar dispuestos para obedecer, para dedicar más tiempo y energías de nuestro servicio a Jehová. la buena disposición de nuestra parte tiene un gran valor para Jehová y trae muchas bendiciones que mejorarán nuestras vidas. 

Como segundo punto debemos ser buenos estudiantes de la biblia. Tanto Bezalel como Oholiab podrían tener conocimientos relacionados con el trabajo que se les había encomendado, pero nunca se habían enfrentado al trabajo que Jehová les dio. 

Todos nosotros como estudiantes de la biblia, estamos preparados y contamos con habilidades y capacidades personales que hemos desarrollado como Testigos de Jehová para desempeñar nuestras asignaciones. 

El hacerlo de buena gana, y con empeño, disfrutaremos más nuestro servicio y contaremos con el apoyo de Jehová en todo momento. 

Y como tercer punto, debemos esforzarnos al máximo por cumplir con las tareas que se nos encarguen…Para hacerlo, pidamos el Espíritu Santo, que potenciará tanto nuestras habilidades, como nuestro deseo de servir a Jehová. 

Así es como lo menciona el Apóstol Pablo a los Filipenses capítulo 2:12 y 13, que dice: Por lo tanto amados míos, tal como siempre han obedecido, no sólo durante mi presencia, sino mucho más ahora durante mi ausencia, sigan esforzándose para alcanzar su salvación con temor y temblor. Porque Dios es el que, tal como a él le agrada, lo llena de energías dándoles tanto el deseo como las fuerzas para actuar. 

¿Cómo podemos lograr entonces la salvación? apoyándonos en el maravilloso don del Espíritu y luchando por mantener «la palabra vida asida con fuerza», sin soltarla jamás. 

En las cuatro fotografías que aparecen allí en nuestra guía de actividades, notamos lo que deberíamos estar haciendo para disfrutar de la ayuda y bendiciones de Dios, la primera vemos a hermanas trabajando en la construcción, en la segunda a un hermano preparándose para conducir el estudio de la atalaya, en la tercera fotografía vemos a un hermano predicando a un comerciante, mientras el otro si lo notan está vigilando para que no los arresten, y en la cuarta un matrimonio asiste a la escuela para Evangelizadores del Reino. No hay duda hermanos, con la ayuda de Jehová podemos lograr hacer muchas cosas a favor del Reino, Por eso pidamos por su ayuda y hagamos su voluntad plenamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *