Descargar Aplicación

“¿Qué aprendemos de las prendas de vestir de los sacerdotes?” , Discurso de 10 Minutos, 21-27 De Septiembre 2020

 

¿LE GUSTARÍA a usted librarse de muchas de las trampas y bochornos de la vida? ¿Le gustaría evitar el ofender innecesariamente a otros, sino más bien agradar a los que se hallan en su derredor? Y sobre todo, ¿le gustaría reducir la probabilidad de ofender a su Creador? Entonces cultive la virtud de la modestia, porque le ayudará grandemente en todos estos aspectos, ¿Porque hacemos estas preguntas?. Porque la modestia impulso a los  a los sacerdotes a buscar la guía de Jehová, permanecer santos y a Comportarse con dignidad al adorar a Dios.

En este discurso contestaremos a estas 3 preguntas muy importantes que son: ¿Cómo buscamos la guía de Jehová?, ¿Qué significa ser santos?, ¿Cómo podemos mostrar modestia y dignidad?, y para contestar la primera pregunta, lo animamos a abrir su biblia y vamos a leer el libro de Éxodo el capítulo 28 y el versículo 30 ¿Lo encontró? Dice así: Dentro del pectoral de juicio pondrás el Urim y el Tumim. Deben estar sobre el corazón de Aarón cuando entre delante de Jehová. Aarón siempre debe llevar sobre su corazón los instrumentos para dictar los juicios de los israelitas cuando esté delante de Jehová.

Es de destacar que el Urim y el Tumim tenían que estar sobre el corazón de Aarón cuando este se encontrara “delante de Jehová”, probablemente refiriéndose a cuando Aarón estaba de pie en el Santo, delante de la cortina que daba al compartimiento Santísimo, para inquirir de Jehová. El que estuviesen situados “sobre el corazón de Aarón” parece indicar que el Urim y el Tumim estaban en el pliegue o bolsa que formaba el pectoral. Estas piedras eran para “los juicios de los hijos de Israel”, y se utilizaban cuando se necesitaba una respuesta de Jehová a una pregunta de importancia para los líderes nacionales y, por consiguiente, para la nación misma. Jehová, el Legislador de Israel, daba una respuesta al sumo sacerdote en cuanto al proceder correcto que se había de seguir sobre cualquier asunto.



¿Que nos indica este pasaje bíblico?, Queridos Hermanos, pues en el texto podemos encontrar muchas indicaciones de parte de Jehová de los cuales todos ellos fueron seguidos al pie de la letra por Aarón y todos los Sacerdotes, lo cual nos enseña que como cristianos debemos sujetarnos y ser obedientes a todos las indicaciones de parte de Jehová, es cierto que Jehová no se dirige a nosotros de manera directa como lo hacia en ese tiempo, pero Jehová hoy en día se dirige a su pueblo mediante su organización que ha establecido en la tierra y lo hacemos al seguir su guía y siendo obedientes a los hermanos que ha elegido para dirigir su pueblo, nos referimos a nuestros queridos ancianos y todos los hermanos que llevan la delantera en la congregación y a la organización de Jehová, hasta el momento queridos hermanos estamos viendo la importancia de seguir buscando la guia de Jehová entonces ¿Cómo demostramos que estamos buscando la guia de Jehová?, siendo obedientes tal como lo hicieron Aarón y los Sacerdotes de esa época .

 

 

Ahora bien para  tener el privilegio de estar por así decirlo en la presencia de Jehová, los sacerdotes debían de mantenerse Santos, y la razón la encontramos en el versículo 36 del mismo libro de Éxodo, si lo encontró acompáñeme por favor con la lectura de este texto bíblico, dice así:  ”También harás una placa brillante de oro puro y, tal como se grabaría un sello, grabarás en ella: ‘La santidad le pertenece a Jehová’. Según el texto leído ¿Cual era la razón por la que los Sacerdotes debían mantenerse Santos?, El turbante del sumo sacerdote de Israel tenía en la parte que quedaba sobre su frente una lámina de oro —“la santa señal de dedicación”—, sobre la que estaba inscrita “con los grabados de un sello” la expresión: “LA SANTIDAD LE PERTENECE A JEHOVÁ”. Ya que el sumo sacerdote era el representante principal de la adoración a Jehová, se esperaba que mantuviese santo el puesto que ocupaba. Por otra parte, la inscripción que llevaba sobre la frente le recordaría a todo Israel que a Jehová siempre se le habría de servir en santidad. Esta imagen del sumo sacerdote sería también una representación apropiada del gran sumo sacerdote, Jesucristo, y del hecho de que este gran sumo sacerdote haya sido dedicado por Dios a un servicio sacerdotal que sostendría la santidad divina. Lo cual nos enseña que solo a Jehová le pertenece nuestra santidad y eso implica vivir de manera limpia en todos los aspectos de nuestra vida.

Y,  ¿Cómo podemos mostrar modestia y dignidad? lo hacemos si seguimos lo que Jehová les mando a los Israelitas al momento de reunirse, vamos a leer ahora el capitulo Éxodo 28:42, 43 dice así: Además, hazles calzoncillos de lino para cubrir su desnudez. Deben cubrirles de las caderas a los muslos. Aarón y sus hijos deben ponérselos cuando entren en la tienda de reunión o cuando se acerquen al altar para servir en el lugar santo. De este modo no serán culpables ni tendrán que morir. Esto es un estatuto permanente para él y sus descendientes.

Según el texto leído cuando estamos adorando a Jehová, debemos comportarnos con la dignidad que merece la ocasión. Claro que ahora debido a esta situación no podemos reunirnos  de manera física pero lo hacemos de manera virtual, pero ¿podemos  demostrar    modestia y dignidad al momento de reunirnos a pesar de la situación?, claro que si, lo hacemos al demostrar limpieza física  y evitando situaciones indecorosas  “Guarda tus pies siempre que vayas a la casa del Dios verdadero”, nos recuerda Eclesiastés 5:1. Moisés y Josué debían mostrar respeto y reverencia a Dios quitándose las sandalias antes de pisar suelo santo. Y los sacerdotes israelitas tenían que usar calzoncillos de lino “para cubrir la carne desnuda”. Dicho mandato impedía que se dieran situaciones indecorosas mientras estos servían en el altar. Además, la familia de un sacerdote debía conducirse de acuerdo con las elevadas normas sagradas y la dignidad del puesto sacerdotal, por eso queridos hermanos busquemos la guía de Jehová, permanezcamos santos y comportarnos con dignidad al adorar a Dios.

 

 

 

   

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *