Descargar Aplicación

TESOROS DE LA BIBLIA, 27 de diciembre de 2021 a 2 de enero de 2022, “¿Qué pueden aprender los padres del ejemplo de Manóah y su esposa?” , Discurso Preparado.

“¿Qué pueden aprender los padres del ejemplo de Manóah y su esposa?” (10 mins.)

El valor real de algo puede resultar difícil de percibir. Nos estamos refiriendo como ejemplo a los diamantes, aunque cuando ya se lo pule brilla hermosamente. Cuando se lo encuentra en bruto, apenas tiene un tenue el resplandor y se necesita un proceso largo y cuidadoso para que sea una gema preciosa.

Es posible que un diamante se puede asemejar a los hijos. ¿Por que? porque cuando recién nacen no se sabe realmente cómo va a reaccionar a diferentes situaciones, el tipo de decisiones que tomará y la vida que llevara. Es ahí donde entra, por decirlo así, un buen artesano, un buen joyero, una persona que debe saber muy bien cómo pulir este diamante o su hijo, los padres.

En está sección de Tesoros de la Biblia vamos a hablar del título: «¿Que pueden aprender los padres del ejemplo de Manoáh y su esposa?» En la Biblia se le da algunos calificativos a los hijos como que son un regalo de Jehová, que son una herencia de Jehová, que son como flechas que deben dirigirse muy bien. Pero todo eso indica cuidado, administración. El firme deseo de hacer lo que Jehová dice para que esté hijo brilla delante de Jehová.

Para esto vamos a analizar el ejemplo de Manoáh, un hombre que estaba casado con una mujer que no podía tener hijos. De repente sucede algo asombroso en la vida de ellos.

VAMOS A LEER: Jueces 13:6. 

Entonces la mujer fue y se lo contó a su esposo. Le dijo: “Un hombre del Dios verdadero vino a verme. Su aspecto era muy impresionante, parecía un ángel del Dios verdadero. No le pregunté de dónde venía, y él no me dijo su nombre.

Este suceso mencionado en el versículo 6 era algo especial, porque en esos momentos, casi por 40 años, los israelitas estaban al abandono en manos de los filisteos por hacer las cosas que estaban mal a los ojos de Jehová. Ahora la situación se presenta algo distinto. Un ángel de Dios se presenta a la esposa de Manoáh.

Todos podemos comprender perfectamente que no cualquier persona sería visitada por un ser divino, así que parece que ellos eran sobresalientes, eran ejemplares en su manera de adorar a Jehová. Hoy día, sin duda, los hijos se fijan mucho en la lealtad de sus padres. Es imposible que hoy día un padre le diga a su hijo, lee la Biblia, lee las revistas, prepara las reuniones, si el padre no lo hace, tiene que destacarse.

Los joyeros, los artesanos que trabajan en la joyería con gemas preciosas, tienen que ser muy cuidadosos en lo que realizan, porque un error puede ser fatal en que se destruya una pieza valiosa que podría ir a una colección especial. ¿Pero porque tuvo que visitar este ángel a la esposa de Manoáh? Porque le anuncio que iba a tener un niño. Así que al compartir esta noticia con su esposo, sin duda deben haber sido sentimientos encontrados. ¿Qué hacemos? ¿Será verdad? Una vez que ellos detectaron que esto era cierto, tenía muchas interrogantes que consultar. 

VAMOS A LEER: Jueces 13:8. 

Manóah le suplicó a Jehová: “Perdón, Jehová, pero, por favor, que el hombre del Dios verdadero que acabas de enviar venga otra vez para que nos explique lo que debemos hacer con el niño que va a nacer”.

Aunque esta noticia seguramente les alegro muchísimo a estos padres, sin embargo, estaban muy preocupados porque si un ser divino intervenía, quiere decir que había algo especial en lo que debían ellos realizar. Por eso solicitan a Jehová que les ayude para criar al hijo como debía ser.

Hoy día los padres también tienen una seria responsabilidad si son considerados como una herencia, como un regalo de parte de Jehová, pues tienen que administrárselos muy bien y la mejor persona en el universo que puede dirigir para una excelente crianza de los hijos es Jehová Dios. ¿Cómo pueden hoy día los padres conseguir esa guía que también pidió Manóah?.

Cuando Manóah solicito está petición a Jehová que regrese el Ángel, fue contestada su oración, y cuando de nuevo estuvo el ángel delante de ellos, directamente pregunto: ¿Qué tipo de vida va a llevar el niño? ¿Qué es lo que va a hacer? Y sus respuestas fueron contestadas. Es lo que se debe hacer dentro del círculo familiar.

Como padres, son ustedes los que deben dirigir a los hijos en el camino correcto. Claro, es que en ocasiones los niños y jóvenes van a tomar decisiones que se van a equivocar y posiblemente puede afectarles, si no por un momento, puede ser también por el resto de su vida. Lamentablemente, en el medio en el que vivimos la gente ha creado ciertas reglas que van en contra de lo que Jehová ha dicho con relación a la responsabilidad que tienen los padres.

Nos referimos a que se piensa que no se debe corregir a los hijos no se les debe decir algo distinto a lo que piensan o creen o quieren hacer porque pueden recibir problemas psicológicos. Sin embargo, claramente la Biblia dice que Jehová ha dado la autoridad a los padres para que corrijan a los hijos, sin importar la edad que tengan mientras vivan bajo su techo. 

VAMOS A LEER: Jueces 14:1-4. 

Sansón entonces bajó a Timná y allí vio a una mujer filistea. 2  Después subió adonde estaban sus padres y les dijo: “Vi en Timná a una filistea que me llamó la atención. Quiero que me la consigan para casarme con ella”. 3  Pero sus padres le preguntaron: “¿Acaso no hay ninguna mujer entre tus parientes o en todo nuestro pueblo? ¿Por qué tienes que buscarte una esposa entre esos incircuncisos filisteos?”. Pero Sansón le dijo a su padre: “Consíguemela, porque ella es la adecuada para mí”. 4  Sus padres no se daban cuenta de que esto venía de Jehová, quien estaba buscando una oportunidad para actuar contra los filisteos, ya que en aquel tiempo los filisteos dominaban Israel.

Si estamos hablando aquí de una etapa de adulto de Sansón, pero que vivían bajo la casa de sus padres, así que ellos no dudaron en hacer la corrección necesaria porque eso era lo correcto. La ley decía que debían casarse entre los miembros de los siervos de Dios. Pero aquí estamos hablando de una filistea.

Cuando los diamantes son pulidos, necesitan pasar por cierta fricción para que tengan esa calidad, esa pureza que tanto se desea. Los hijos también necesitan recibir corrección en ciertos momentos, porque Jehová les ha dado la autoridad, y eso se puede utilizar ya sea de manera personal, con publicaciones, con la Palabra de Dios, para que esté hijo sea lo que realmente Jehová espera, un ciervo leal de él.

Sin duda Manoáh y su esposa no se tomaron a la ligera la crianza de alguien que era responsabilidad de ellos y que venía de parte de Jehová. Hoy día los padres de familia también tienen una seria responsabilidad.

Y como se ve en la fotografía de nuestra guía de actividades deben realizar su adoración en familia, ayudarles a que sean unas gemas preciosas delante de Jehová, y todo eso no solo traerá honra a los padres, sino que también por sobre todas las cosas enaltecerá a la sabiduría al amor perfecto de Jehová.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *