Descargar Aplicación

TESOROS DE LA BIBLIA, 3-9 de enero de 2022, “¡Qué horrible es la traición!”, Discurso Preparado.

“¡Qué horrible es la traición!” (10 mins.)

Cuando vemos la imagen de introducción del tema que estamos considerando, inmediatamente podemos describirla: ¡Vemos un acto despreciable, la codiciosa Dalila traicionando a Sansón, el hombre que la amaba!.

Con su vergonzoso acto, causo mucho daño. Pero ¿por qué debería interesarnos lo que hizo esta mujer? Pues nos interesa porque el relato es bíblico y ejemplos como estos nos sirven de advertencia para no actuar como ella, y valorar más la importancia de la lealtad, sobre todo en estos últimos días.

Vayamos al relato: Debido a que el juez Sansón llevaría la delantera en la lucha de Israel contra los Filisteos, algunos cabecillas aprovecharon a Dalila para traicionarlo, tal vez sabiendo que ella no sentía amor no lealtad por Sansón, querían averiguar el secreto de su extraordinaria fuerza a fin de eliminarlo.

VAMOS A LEER: Jueces 16:4,5. 

Y después de eso aconteció que él se enamoró de una mujer en el valle torrencial de Soreq, y su nombre era Dalila. 5  Y los señores del eje de los filisteos procedieron a subir a donde ella y a decirle: “Embáucalo y ve en qué está su gran poder y con qué podremos prevalecer contra él y con qué podemos estar seguros de atarlo para dominarlo; y nosotros, por nuestra parte, te daremos cada uno mil cien piezas de plata”.

Cuando Dalila fracasó en su intento de descubrir el secreto de Sansón, entonces recurre a otra táctica: Presionar a Sansón con llantos y reproches, aprovecharse del amor que Sansón le tenia para salirse con la suya… lograr lo que quería, que su amado le revelara su secreto.

VAMOS A LEER: Jueces 16:15,18. 

Ella ahora le dijo: “¿Cómo tienes el descaro de decir: ‘De veras te amo’, cuando tu corazón no está conmigo? Estas tres veces te has burlado de mí y no me has declarado en qué está tu gran poder”. 16  Y aconteció que, porque ella lo apremiaba con sus palabras en todo tiempo, y seguía instándolo, el alma de él se impacientó hasta desear morir. 17  Por fin él le descubrió todo su corazón y le dijo: “Nunca ha venido navaja sobre mi cabeza, porque soy nazareo de Dios desde el vientre de mi madre. Si de veras fuera afeitado, entonces mi poder ciertamente se apartaría de mí, y realmente me debilitaría y vendría a ser como todos los demás hombres”. 18  Cuando Dalila llegó a ver que él le había descubierto todo su corazón, inmediatamente envió a llamar a los señores del eje filisteos, y dijo: “Suban esta vez, porque me ha descubierto todo su corazón”. Y los señores del eje filisteos subieron a donde ella para traer el dinero en la mano.

¿Resulto la táctica de lloriquear y reprochar? Si, pues dice el versículo 16 que «ella lo agobiaba y lo presionaba día tras día» a tal grado que «él acabó tan cansado que quería morirse», y termino revelando el secreto.

Enseguida, ella se encargó de que le cortaran el pelo mientras dormía en su regazo y lo entregó a sus enemigos para que hicieran con él lo que quisieran.

¿Qué aprendemos de este mal ejemplo? ¿Qué aprendemos de este vergonzoso acto de traición? Bueno, que el nombre «Dalila» quedará para siempre vinculado a la traición y el amor fingido. Y que es vital que luchemos contra cualquier tendencia hacia la ambición o la codicia, pues podríamos perder el favor de Jehová.

No hay lecciones más contundentes para ayudarnos a rechazar algo tan deplorable como la traición. 

VAMOS A LEER: 1 Tesalonicenses 2:10.

De hecho, ustedes son testigos, y también Dios, de que nos comportamos de una manera leal, justa e intachable con ustedes, los creyentes.

El consejo de Pablo es: «Compórtense de una manera leal, justa e intachable»… Por lo tanto: Como testigos de Jehová debemos ser leales en la familia y en la congregación, que nunca se perturbe la paz y unidad.

Todos sabemos que el adulterio es una de las formas de traición más devastadoras. Y con frecuencia,  el primer paso en esa dirección se da cuando se distancian emocionalmente uno del otro, evitemos que eso pase y si da el caso.

Identifiquemos el problema y hagamos corrección de inmediato, pues Jehová odia el divorcio, y ha expresado enérgicamente que condena a los casados que traicionan de esa manera a su pareja.

Por otro lado, también debemos ser leales a Dios siempre, incluso en casos en los que algún hermano ha sido expulsado de la congregación, sobre todo si es un familiar o amigo.

En caso como esos entra en juego nuestra lealtad, no a la persona, sino a Dios. Jehová nos observa y sabe si estamos obedeciendo su mandato de no tener contacto con cualquiera que haya sido expulsado. (1 Corintios 5:11-13)

VAMOS A LEER: Salmo 18:25,26.

Al que es leal tú le demuestras lealtad; al hombre intachable lo tratas de forma intachable; 26  con quien es puro tú te muestras puro, pero con el retorcido te muestras astuto.

«Jehová recompensa a los que se mantienen leales» dice el Salmista, tengámoslo muy en cuenta.

Vivimos en un mundo traicionero y desleal, evitemos que eso influya en nosotros, sigamos el ejemplo de hombres fieles y leales que han servido y algunos permanecen en las congregaciones, y demostremos a diario que hemos tomado la firme decisión de permanecer leales a Dios, tanto en la familia como en la congregación mientras avanzamos hacia un mundo mejor que pronto llegará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *