Descargar Aplicación

TESOROS DE LA BIBLIA, 8-14 de noviembre 2021, “¿Qué aprendemos de un malentendido?”, Discurso Preparado.

“¿Qué aprendemos de un malentendido?” (10 mins.)

Hace algunos años, un hermano pasaba por cierta calle cerca a un local donde comúnmente se vendía licor y al pasar vio dentro, en una mesa sentado un hermano de la congregación. No tenía nada ahí, pero ¿Qué hacía el hermano en ese lugar? Después de un tiempo, le dijo a uno de los ancianos lo que había observado y se llamó a este hermano que estaba dentro de ese local donde se vendían licores.

Para que explique la situación el hermano, porque estaba bebiendo. Realmente esta situación es bastante crítica y se presta para muchas cosas. Así precisamente es lo que vamos a ver en esta sección de Tesoros de la biblia: «Qué aprendemos de un malentendido». Creo que muchos de nosotros podemos ver, escuchar o leer cosas que podrían entenderse mal. Y eso es lo que pasó con las tribus del Este del Jordán. Veamos de quiénes se trata. Y ¿Qué sucedió?.

VAMOS A LEER: Josué 22:10.

Cuando llegaron a las regiones del Jordán en la tierra de Canaán, los rubenitas, los gaditas y la media tribu de Manasés construyeron un altar allí junto al Jordán, un altar enorme, impresionante.

Bien, la situación era crítica. Estas tribus estaban al lado Este del Jordán. Recuerda que la mayoría estaban en el lado Oeste. Al estar en ese lugar, pues ellos decidieron construir dice un altar enorme, impresionante. Nadie iba a dejar de saber lo que estaba sucediendo. ¿Por qué lo hicieron?

Bueno, si usted hubiera estado en ese lugar en esa época y ve que los otros compañeros israelitas construyen un altar impresionante. ¿Qué hubiese pensado? Pues lo mismo que pensaron las otras tribus, que se volvieron apóstatas, veremos la actitud que se tomó del lado del este de las otras tribus. 

VAMOS A LEER: Josué 22:12.

Cuando los israelitas se enteraron, todo el pueblo de Israel se reunió en Siló para ir a luchar contra ellos. 

Es que se estaban volviendo apóstatas, habían hecho un altar y el altar no lo tenían ellos, estaba del lado oeste, el altar. ahora, ¿Qué otras cosas más sucedieron? Bueno en el versículo 15 y 16 se hace lo siguiente.

VAMOS A LEER: Josué 22:15,16.

Cuando llegaron adonde estaban los rubenitas, los gaditas y la media tribu de Manasés, en la tierra de Galaad, les dijeron: 16  “Esto es lo que todo el pueblo de Jehová dice: ‘¿Cómo pudieron cometer semejante acto de infidelidad contra el Dios de Israel? Hoy han dejado de seguir a Jehová al construirse un altar y rebelarse contra Jehová. 

Las cosas para estas tribus del lado Oeste del Jordán eran muy claras, como dice claramente el versículo 16. ¿Cómo pudieron cometer semejante acto de infidelidad contra Dios Israel? Ellos estaban convencidos que había apostasía y por eso todos se prepararon para ir a acabar con dos tribus y media.

Sin duda había mucho por el cual preocuparse. Sin embargo, no se tomó acción de batalla de inmediato. ¿Qué es lo que ellos hicieron? Bueno, en los versículos 13 y 14 se indica que se preparó una comitiva para ir a averiguar qué sucedía. El encargado principal fue Finehás, hijo del sacerdote Eleazar. Él, junto con diez jefes de cada tribu, es decir, uno de cada tribu, fueron a averiguar que estaba pasando.

Este malentendido significaría la muerte de dos tribus y medio de Israel. Pero vemos aquí el punto, antes de actuar se fue a averiguar bien ¿Qué pasó?, ¿Por qué han hecho esto?

Volviendo a la experiencia que les mencioné al inicio del discurso, de este hermano que se lo vio estando dentro de un local donde se expendía licor cuando fue acusado directamente por los ancianos, el hermano que lo vio no fue directamente al que estaba dentro de local. Es decir, ¿Qué haces aquí? Sino que fue directo a hablar con uno de los ancianos, decir él está tomando o bebiendo licor.

Luego el anciano, al saber esto, hizo los pasos que tenía que dar. Llamó al hermano que estaba siendo acusado y le preguntó ¿Usted estaba dentro del lugar? si ¿Estaba bebiendo? No. Cuando se le preguntó entonces qué hacía usted adentro sentado en ese lugar. El hermano explicó: porque ahí venden una comida que a mí me gusta.

¿Qué era lo que pasaba? Que en ese mismo local durante el día vendían comida. Y el hermano estaba ahí para comer. Pero no se le vio nada que tenía en la mesa en ese momento. Pero por las noches ese mismo local era un lugar donde se vende licor. ¿Ve el punto? No se averiguó primero, sino que de inmediato se actuó. Una vez que se arregló la situación, pues todo quedó en calma.

Y claro, hubo que hablar con el hermano que había acusado para que se entere porque el hermano estaba dentro. Así todos estaban en paz. Esto es lo que pasó también con Fhinehás. Fue junto con diez más a saber las razones de por qué se había hecho un altar. ¿Por qué lo habían hecho? 

VAMOS A LEER: Josué 22:21,22,24,26,27,29,30.

21 Entonces los rubenitas, los gaditas y la media tribu de Manasés les contestaron a los jefes de los clanes de Israel: 22  “¡El Dios de dioses, Jehová! ¡El Dios de dioses, Jehová! Él sabe, e Israel también sabrá. Si fuimos rebeldes e infieles con Jehová, entonces no nos libres hoy.  24  Pero no, nosotros lo hicimos por otra cosa que nos preocupaba. Dijimos: ‘En el futuro, los hijos de ustedes les dirán a los nuestros: “¿Qué tienen que ver ustedes con Jehová, el Dios de Israel? 26  ”Así que dijimos: ‘Tomemos medidas al respecto y construyamos un altar no para ofrendas quemadas ni sacrificios, 27  sino para que sea un testigo entre ustedes y nosotros y nuestros descendientes de que realizaremos nuestro servicio a Jehová delante de él con nuestras ofrendas quemadas y nuestros sacrificios y nuestros sacrificios de paz, para que los hijos de ustedes no les digan en el futuro a los nuestros: “Ustedes no tienen nada que ver con Jehová».  29  ¡Nosotros jamás nos rebelaríamos contra Jehová ni dejaríamos de seguir a Jehová+ construyendo otro altar para ofrendas quemadas, ofrendas de grano y sacrificios aparte del altar de Jehová nuestro Dios que está delante de su tabernáculo!”. 30  Cuando el sacerdote Finehás, los jefes del pueblo y los jefes de los clanes* de Israel que estaban con él oyeron las palabras que dijeron los descendientes de Rubén, Gad y Manasés, quedaron satisfechos.

Impresionante. Y que bien este modelo para nosotros. Antes de acusar o actuar, veamos realmente las razones tras lo que vemos, leemos o escuchamos. ¿Cómo vamos a reaccionar si nosotros somos los acusados de algo injustamente? De la manera calmada como actuaron estas dos tribus y media. Y ¿Por qué no debemos sacar conclusiones erradas? 

Porque no es lo correcto. Necesitamos seguir el procedimiento real, el que Jehová nos da para que nosotros tengamos la aprobación de él y todo se mantenga en paz. Un excelente ejemplo de lo que podemos aprender de un malentendido.

No nos apresuremos ni a ofenderlos ni acusar. Hagamos las cosas de la manera apropiada, investigando que los que son los debidos responsables lo hagan, y así todo estará en paz bajo la bendición de Jehová.

2 comentarios en «TESOROS DE LA BIBLIA, Semana Del 8 al 14 de noviembre 2021, “¿Qué aprendemos de un malentendido?”, Discurso Preparado.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *