Descargar Aplicación

TESOROS DE LA BIBLIA, 9-15 de agosto 2021: “La Ley demostraba que Jehová ama a las mujeres”, Discurso.

“La Ley demostraba que Jehová ama a las mujeres” (10 mins.)

En lo personal he escuchado esta expresión que cuando alguien ve una casa que está todo en orden, dicen aquí se nota que hay la mano de una mujer. Con esa expresión se demuestra la organización, el aseo. Por que las mujeres tienen esa habilidad. No decimos que los hombres no, pero hay que reconocerlo. Las mujeres tienen ese don del orden y la limpieza.

Aún así, no se les da en nuestros días el debido valor que ellas se merecen. Por ejemplo, cuando realizan cierto trabajo en alguna oficina o cualquier tipo de actividad, no les pagan lo mismo que a los hombres, aunque realizan la misma labor. O tal vez hasta más que eso.

¿Por qué las mujeres no disfrutan del reconocimiento que se merecen? Por la manera de tratar hoy día en el mundo. Rebajan a las mujeres, las ponen en una segunda categoría. Qué distinto en el caso de Jehová Dios siempre ha procurado darles la dignidad que se merece, aún hasta promoviendo leyes.

Revisemos algunas de éstas en la sección de Tesoros de la Biblia. Con el título: La ley demostraba que Jehová ama a las mujeres. Veamos qué leyes Jehová estableció para demostrar cuánto aprecio tenía a estas mujeres. 

Deuteronomio 24:5 

Podemos percibir aquí el interés de Jehová por los recién casados, eximía que un hombre vaya al ejército durante el primer año de casado. Razón: Eso les permitía a ellos tener el derecho de tener un hijo. Y en el caso de que el esposo vaya después de este año obligatorio y va a la guerra. Y si acaso el llegara morir, pues tendría descendencia.

O pueden ser otra razón que la esposa quedaría con algo que le haga recordar ese amor que tenía hacia su esposo. Y por supuesto, de esa manera cubría en parte la ausencia de él. Hasta donde Jehová fue muy amoroso y demostraba aprecio a la mujer.

Otro punto también que se menciona en la Biblia es que si una mujer quedaba  sola viuda, también tenía un trato preferencial.  

Deuteronomio 24: 19-21

Esta ley que acabamos de leer se llama la ley de la rebusca. Jehová tenía un digno propósito. Sabía que una mujer que había quedado viuda tenía muchas dificultades para mantenerse económicamente, puesto que normalmente el esposo era el que hacía el trabajo fuerte y la esposa se encargaba de su casa, de su hogar.

Al quedarse viuda ahora tenía que buscar la manera de conseguir el alimento. Qué forma tan amorosa de Jehová de hacer que los que tenían sus campos y hasta trabajadores no estuvieran sacando hasta el último de las uvas, hasta el último de las aceitunas, o el trigo o la cebada?

Lo que se quedaba en el suelo o lo que quedaba en el árbol podían estas personas, en el caso de las viudas, acercarse y recogerlo. Eso era una ley. ¿Vemos cómo Jehová demostraba que amaba a las mujeres?. Cómo podemos imitar el interés, el cariño hacia las mujeres?

Vamos a poner un ejemplo. Mucho tiempo atrás se nos educaba desde que éramos muy niños, que si subíamos a un autobús y llegábamos a tener un asiento una vez que se subía una mujer, no importara que estuviera embarazada o que tuviera un niño en los brazos. El hecho de ser una mujer se nos decía debes ceder el puesto a ella. Hoy ya no se hace eso.

No se respeta. No se le da la dignidad a la mujer como antes. Cuando un varón cede el puesto a una mujer sin necesidad especial que ella tenga, es admirable y algunos ni siquiera entienden por qué esas cosas suceden. Pero es una manera de reflejar que se les tiene profundo aprecio.

Otra forma, cómo podríamos nosotros, como cristianos también colaborar es en tareas domésticas. Bien se dice que la mujer es la primera en levantarse en la casa y la última en acostarse. Y como decíamos al inicio, hay una mano de una mujer en una casa, se nota. ¿Puede un hombre también colaborar en tareas domésticas? por supuesto que sí.

Sin embargo, es una pena que en muchos hogares se cría a los niños con la idea de que no deben estar ellos en la cocina, que eso no es un lugar para hombres. Pero pensándolo un poco. ¿Cuántos siervos de Jehová varones, hicieron tareas domésticas?

Muchos, incluyendo al propio señor Jesucristo. Aún él cuando resucitó y sus apóstoles vinieron de la pesca. ¿Noes verdad que hay el relato que él preparó pan y algunos pescados para ellos se sirvieran? No mandó a pedir a una mujer para que los prepara. Él mismo lo hizo.

O ¿Qué podemos decir del relato bíblico de Elías cuando un ángel preparó alimento y en varias ocasiones lo despertó para que se sirviera?

Ahí esta una prueba que no necesariamente las mujeres son las únicas que podrían hacer. Los hombres también podemos hacerlo. 

¿Cómo se sentiría una esposa , una madre o alguna mujer que se encarga de las tareas domésticas que los varones colaborarán un día para que ella descansara? ¿No cree que eso sería una manera de demostrarles profundo aprecio y agradecimiento por la tarea que ella realiza?

Y Jehová fue más allá todavía. Hasta trataba de proteger a las mujeres para el futuro.

Deuteronomio 25:5-6

Esta ley, es la que se llamaba matrimonio de cuñado. Eso es una demostración clara de que Jehová quería que esa mujer tuviera descendencia.

Y por supuesto que el primer esposo también mantuviera su nombre o lo que hoy día le llamaríamos su apellido en vigencia. Y ¿por qué Jehová hacía esto? Porque las mujeres no tenían derecho de recibir propiedades o herencias pero los varones sí. Y lo que Jehová hacía era que como había un hijo, un varón, aunque no era el hijo directo del primer esposo.

Sin embargo , él sería el heredero, y por lo tanto ella se beneficiaría de un lugar donde vivir. ¡Cuántas formas que Jehová tuvo de demostrar que amaba a las mujeres! Eso es una clara demostración del interés, del respeto y de la buena posición que las tiene a ellas.

Nosotros también queremos demostrar consideración y profundo amor, cariño y aprecio a cualquiera de las mujeres de nuestro hogar. Y qué decir de nuestras hermanas de la congregación?.

Reconocer que, como Jehová dijo, es un ejercito grande y gracias a ellas muchas personas vienen a alabar a Jehová.

Tengamos la misma actitud, el mismo punto de vista de Jehová, de seguir respetando a las mujeres. Gracias a ellas tenemos hogares limpios, comida a tiempo, ropa limpia y muchas cosas más. Si en su hogar, cerca de usted hay una mujer, apréciala mucho tal como Jehová las aprecia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *