Descargar Aplicación

Examinando las Escrituras diariamente 2020

Jueves 16 de julio del 2020

Nos recomendamos como ministros de Dios por habla verídica (2 Cor. 6:4, 7).

¿Cuál es una diferencia entre los cristianos verdaderos y los miembros de las religiones falsas? Que los siervos de Dios decimos la verdad (Zac. 8:16, 17). No decimos mentiras grandes ni pequeñas, sino que siempre les decimos la verdad a extraños, compañeros de trabajo, amigos y seres queridos. Si eres joven, es normal que quieras sentirte aceptado por tus compañeros, pero nunca lleves una doble vida. No finjas ser un buen cristiano delante de tu familia y en la congregación, mientras te comportas de una manera muy diferente cuando estás con jóvenes del mundo o cuando usas las redes sociales. Eso es vivir una mentira: les estarías mintiendo a tus padres, a los hermanos y a Dios (Sal. 26:4, 5). Sin embargo, Jehová sabe si lo honramos solo con los labios, pero nuestro corazón está muy lejos de él (Mar. 7:6). Es mucho mejor que hagas como dice este proverbio: “No envidie tu corazón a los pecadores; antes bien, esté en el temor de Jehová todo el día” (Prov. 23:17). w18.10 9 párrs. 14, 15

¿Cómo debemos llenar las solicitudes para el servicio de tiempo completo?

Tal vez quieras ser precursor regular o emprender alguna faceta del servicio especial de tiempo completo, como Betel. Cuando llenes una solicitud, es importante que respondas con honradez a todas las preguntas relacionadas con la salud, el entretenimiento y la moralidad (Heb. 13:18). ¿Y si has hecho algo impuro o inapropiado y no se lo has contado a los ancianos? En ese caso, pídeles ayuda para que puedas servir a Jehová con la conciencia tranquila (Rom. 9:1; Gál. 6:1).

¿Qué debemos hacer si se nos interroga sobre nuestros hermanos?

Por otro lado, imaginemos que el gobierno pone restricciones a la obra del Reino y se nos interroga sobre nuestros hermanos. ¿Estamos obligados a contar todo lo que sabemos? Pensemos en lo que hizo Jesús cuando lo interrogó el gobernador romano. Siguió el principio de que hay “tiempo de callar y tiempo de hablar”, y en ocasiones no dijo nada (Ecl. 3:1, 7; Mat. 27:11-14). En tales casos, lo mejor es ser precavidos para no poner en peligro a nuestros hermanos (Prov. 10:19; 11:12).

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *