Descargar Aplicación

Examinando las Escrituras diariamente 2020

Martes 7 de julio del 2020

El mundo entero yace en el poder del inicuo (1 Juan 5:19).

Satanás es un rebelde egoísta que desobedece las normas de Jehová y quiere conseguir que pensemos y actuemos como él. Nos rodea de personas a las que ya ha logrado corromper, pues espera que estas echen a perder o corrompan nuestra manera de pensar y actuar (1 Cor. 15:33; nota). También trata de contaminarnos el corazón haciendo que confiemos en la sabiduría humana y no en la de Dios (Col. 2:8). Por ejemplo, fomenta la idea de que lo más importante en la vida es hacerse rico. ¿Por qué es peligrosa esta idea? Porque, sea que lo logren o no, los que piensan así se pueden centrar tanto en ganar dinero que sacrifiquen su salud, su familia y hasta su amistad con Dios (1 Tim. 6:10). Qué agradecidos estamos de que nuestro sabio Padre celestial nos ayude a tener un criterio equilibrado sobre el dinero (Ecl. 7:12; Luc. 12:15). w19.01 15 párr. 6; 17 párr. 9.

¿Qué más hace Satanás para difundir sus ideas? y ¿Por qué debemos tener mucho cuidado con eso?

Satanás usa las películas y programas de televisión para difundir sus ideas. Sabe que las historias hacen mucho más que entretenernos; moldean nuestra forma de pensar, sentir y actuar. El propio Jesús las utilizó como método de enseñanza. Un ejemplo de ello son las parábolas del buen samaritano y del hijo pródigo (Mat. 13:34; Luc. 10:29-37; 15:11-32). Ahora bien, los que están contaminados por las ideas de Satanás también pueden usar historias para corrompernos. Así que tengamos mucho cuidado. Claro, hay películas y programas que pueden entretenernos y educarnos sin contaminarnos la mente. Por tanto, seamos equilibrados. A la hora de elegir lo que vemos, preguntémonos: “¿Está intentando este programa o película enseñarme que está bien que me deje llevar por los malos deseos?” (Gál. 5:19-21; Efes. 2:1-3). Si notamos que fomenta la manera de pensar de Satanás, alejémonos de él como si quisiéramos protegernos de una enfermedad contagiosa.

¿Cómo pueden ayudar los padres a sus hijos a proteger su corazón?

Padres, ustedes tienen la responsabilidad especial de proteger a sus hijos de los esfuerzos de Satanás por corromperles el corazón. Sin duda, ustedes hacen todo lo posible por evitar que contraigan enfermedades. Por ejemplo, mantienen limpia su casa y se deshacen de todo lo que puede ser un peligro para la salud. De manera parecida, tienen que proteger a sus hijos de las películas, programas de televisión, videojuegos y páginas de Internet que pueden contaminarlos con las ideas de Satanás. Jehová les ha dado la autoridad para velar por la salud espiritual de ellos (Prov. 1:8; Efes. 6:1, 4). Por tanto, no tengan miedo de fijar normas basadas en los principios bíblicos. Díganles a sus hijos lo que pueden y no pueden ver, y ayúdenlos a entender la razón de sus decisiones (Mat. 5:37). A medida que ellos vayan creciendo, enséñenles a distinguir por sí mismos lo que está bien o mal según las normas de Dios (Heb. 5:14). Y recuerden que sus hijos aprenderán mucho de lo que ustedes digan, pero aún más de lo que hagan (Deut. 6:6, 7; Rom. 2:21).

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *