Descargar Aplicación

TEXTO DIARIO, De hoy Jueves 19 de noviembre del 2020

 

Examinando las Escrituras diariamente 2020

Jueves 19 de noviembre del 2020

Practiquen el dar, y se les dará (Luc. 6:38).

Jesús quiere que seamos felices siendo generosos. Muchas personas reaccionan bien a la generosidad. Claro, no todos responden favorablemente, pero la gratitud de quienes sí lo hacen puede motivarlos a ser generosos ellos mismos e iniciar una reacción en cadena. Por lo tanto, debemos seguir siendo generosos incluso cuando parezca que la gente no lo valora. No sabemos cuánto logrará un simple acto de generosidad. Quien es generoso de verdad no espera recibir nada a cambio. Jesús tenía esto presente al decir: “Cuando des un banquete, invita a los pobres, a los lisiados, a los cojos, a los ciegos; y serás feliz, porque ellos no tienen con qué pagártelo” (Luc. 14:13, 14). La Biblia dice que el generoso será bendecido y que “cualquiera que obra con consideración para con el de condición humilde” es feliz (Prov. 22:9; Sal. 41:1). En efecto, somos generosos porque ayudar a los demás es un placer. w18.08 21, 22 párrs. 15, 16.




NO NOS CANSEMOS DE SER GENEROSOS

¿Qué cosas podemos dar para ser felices?

Cuando Pablo repitió las palabras de Jesús de que “hay más felicidad en dar que en recibir”, no se refería solo a dar cosas materiales, sino también a dar ánimos, guía y ayuda a quien lo necesite (Hech. 20:31-35). El apóstol nos enseñó con palabras y con hechos a ser generosos con nuestro tiempo, energías, atención y amor.

¿A qué conclusión han llegado muchos expertos?

Los sociólogos también han observado que dar nos hace felices. Según cierto artículo, las personas afirman que se sienten notablemente más felices cuando hacen buenas obras por los demás. De acuerdo con los investigadores, ayudar al prójimo nos transmite un sentido de logro porque satisface necesidades humanas que son fundamentales. De hecho, los expertos suelen recomendar el voluntariado como método para tener una salud mejor y una mayor sensación de felicidad. Esto no nos sorprende a quienes consideramos que la Biblia es la Palabra de nuestro cariñoso Creador, Jehová (2 Tim. 3:16, 17).

¿Qué motivos tenemos para ser generosos?

Vivir rodeados de personas egoístas puede hacer difícil mantener un espíritu generoso. Sin embargo, Jesús dijo que los dos mandamientos más importantes son amar a Jehová con todo el corazón, alma, mente y fuerzas, y amar al prójimo como a nosotros mismos (Mar. 12:28-31). Como hemos visto en este artículo, los que aman a Dios procuran imitarlo. Tanto él como su Hijo son generosos, y los dos nos recomiendan serlo porque nos hará felices de verdad. Nuestros esfuerzos por ser generosos con Dios y el prójimo traerán honra a Jehová y beneficios para nosotros y para los demás.

Seguro que ya estamos tratando de ayudar al prójimo, sobre todo a nuestros hermanos (Gál. 6:10). Si no nos cansamos, es muy probable que otras personas nos lo agradezcan y nos amen por ello, y nosotros seremos felices. Proverbios 11:25 dice: “El alma generosa será engordada ella misma; y el que liberalmente riega a otros, él mismo también será liberalmente regado”. Como es natural, hay muchas maneras y muchos campos de la vida y el ministerio cristiano en los que podemos ser generosos, amables y desinteresados. En el siguiente artículo, veremos algunos de ellos.

Todos los Derechos Reservados Copyright © 2020 Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania JW.ORG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *